INICIO de editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción | Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria  |  Redacción

www.ulpgc.es www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa S

  Boletín dCA

Descargas


Inicio Servicios Técnicos

 S125  Resumen de sistemas de uniones y sujeción a obra
S1 Saneamiento
S12 Materiales y sujeción a obra
S121 Introducción. Plomo
S122 Gres y plásticos
S123 Fundición
S124 Fibro-cemento
S125 Resumen de sistemas de uniones y sujeción a obra
EXPOSICIÓN.

En los cuadros de doble entrada que siguen resumimos los sistemas de empalme y unión  usuales entre los materiales de desagüe.


 

I

II

III

IV

V

VI

VII

VIII

IX

 

PLOMO

GRES

 PVC

  PE

  PP

FUNDICION CON COPA 

FUNDICION SIN COPA

FIBRO CEMENTO SANITARIO

FIBRO CEMENTO DE PRESION

  a

PLOMO

   2

1 + 3

 

 

 

1 + 4

1 + 8

1 + 4

1 + 8

  b

GRES

 

3 | 5

 

 

 

3 | 5

  8

3 | 5

  8

  c

PVC

 

 

5 | 7

  6

  6

1 + 5

1 + 8

1 + 5

1 + 8

  d

P E

 

 

  6

6|7|8

  7

 

 

 

 

  e

P P

 

 

  6

  6

  6

 

 

 

 

  f

FUNDICION CON COPA

 

 

 

 

 

3|4|5

  8

3 | 5

   8

  g

FUNDICION SIN COPA

 

 

 

 

 

 

  8

 

   8

  h

FIBRO CEM. SANITARIO

 

 

 

 

 

3 | 5

  8

 3 | 5

   8

  i

FIBRO CEM. DE PRESION

 

 

 

 

 

 

 

 

   8

 Utilización del Cuadro.-  Siguiendo el sentido de circulación del líquido, se entra con el material de las líneas a) a i) y se busca/n la/s clave/s bajo las columnas I) a IX), según sea el material con el que hay que continuar o injertar.  En la hoja siguiente se describen las claves 1 a 8 recomendadas.            

     C L A V E

                        D  E  S  C  R  I  P  C  I  O  N

         1

  Virola

  (o refuerzo)

 Material base

 Refuerzo

  Soldadura

 

 

 Plomo

 Cobre

  Latón

  Estaño

Plomo

 

 

 PVC

 PVC

  Cola

          2

  Sueldas de plomo y estaño

  *  *  *

          3

  Estopa y mástic bituminoso o asfáltico a calentar

  *

          4

  Cuerda embreada y plomo derretido

  *  *

          5

  Anillo de caucho

  *

          6

  Preformado de caucho y racor de presión

  *

          7

  Encolado

  *  *  *

          8

  Juntas especiales (Gibault, Emallit, etc.)

  *

    *    ............      Junta elástica

    **   ............      Junta semirígida    

    ***  ............      Junta rígida

Un tema a veces marginado de los tratados al uso es el de los sistemas de sujeción de las redes de  desagües, es decir la introducción de las mismas como un elemento constructivo más de lo que es el edificio, considerado éste como un conjun­to.

En este aspecto las técnicas van siempre por delante de  lo  que  puede  ser la experiencia, y más cuando las redes, en general, llegan  a  constituir,  en las nuevas tendencias arquitectónicas, un elemento semántico  más en el lenguaje formal y espacial.

De  cualquier   manera  los principios  tecnológicos que determinan  las  soluciones  correctas  no pueden ser en ningún caso  traicionados,   y   ésta  va  a  ser  la filosofía que confor­me este tema, lo que  no será   óbice para   la exposición  de algunas  técnicas  específicas  de    casas   comerciales,   por   representar  adecuadas soluciones  a los problemas concretos que se presentan en la edificación.

1.-     CONSIDERACIONES CONSTRUCTIVAS.

Los aspectos básicos a tener en cuenta para la adopción del sistema de sujeción adecuado son, los siguientes :

a)         Resistencia mecánica en sí y a la flexión, bajo el peso del agua circulante, del conducto considerado.

b)        Resistencia a la tracción y/ o esfuerzo cortante del material soporte.

c)         Diferencias de dilatación entre el conducto y el material soporte y, en su caso, con el material de recubrimiento; diferencias, que se acrecientan por el paso, en el primero, de agua a altas temperaturas.

d)        Incompatibilidad del conducto con los materiales de recubrimiento al uso.figs. 16 y 17

Dicho esto pasemos a describir sobre las correspondientes figuras las diferentes soluciones a adoptar.  Por razones de método las expondremos según conciernan a ramales, bajantes y colectores suspendidos.

2.-     ABRAZADERAS.  TIPOS Y SEPARACIONES

2.1.- En desagües, Manguetones y Derivaciones.

Los ramales pueden ir empotrados, en cámaras o bien colgados.

Cualquiera que sea el material se interpondrá un manguito de caucho entre la pieza de sujección y el tubo para facilitar su dilatación con respecto a la obra (figs. 16 y 17).

La separación entre abrazaderas responderá tanto al material instalado como a su diámetro.

Caso especial constituyen los manguetones de plomo dado su limitado espesor de pared.

Remitimos a los cuadros, así como a las figuras que los acompañan.

 

 

 

 

 

 

2.2.-  En colectores.

Un sistema de sujeción clásico a adoptar es el que se indica en la fig. 18.

Nótese el doble anclaje al soporte así como la barra horizontal de estabilización sobre la generatriz superior del conducto.  Se señalan en un cuadro las separaciones recomendadas entre abrazaderas.  En la fi­gura que lo acompaña se hace ver la buena practica constructiva que consiste en situarlas, en cualquier caso, a los lados de los empalmes y - sobre todo - de los injertos de los bajantes.

fig. 18

2.3.- En bajantes.

Remitimos a la fig. 19.

Las tuercas de las abrazaderas bajo las capas deben apretarse hasta percibir una cierta presión.  Por el contrario la (s) abrazadera (s) intermedias deben tener un mínimo de holgura.

 

 

2.4.-  Nuevas soluciones.

A título de ejemplo se representan en las figs. 20, 21 y 22 las soluciones que, para tuberías de fundición ligera, aporta la casa PONT-A-MOUSSON, conducentes a conseguir mayor rapidez - y, por tanto, economía - en los montajes.

figs. 20, 21 y 22

3.-PROBLEMAS CON EL MATERIAL DE RECUBRIMIENTO EN LOS  RAMALES EMPOTRADOS.

Los ramales de materiales plásticos, dado su alto coeficiente de dilatación, puestos en contacto directo con enfoscados o enlucidos, pueden producir fisuras y desprendimientos de alicatados.  Por su parte los ramales de plomo son atacables por los enfoscados que constituyen la base  de un correcto alicatado.

Así pues, en los sectores en que los ramales hayan de ir sujetos a paredes se recomienda una de estas dos soluciones:

a)  Llevar los conductos entre dos tabiques con un mínimo de holgura.

b)  Realizar una roza profunda y aislar el conducto en todo su recorrido mediante una coquilla sobre la que se aplicarán directamente las abrazaderas.  Constructivamente ello exige la utilización de paredes al menos de 1/2 asta.

 

4.-     SISTEMAS DE FIJACION DE LAS ABRAZADERAS.

El sistema de fijación de las abrazaderas a la obra constituye frecuentemente un aspecto descuidado que puede, sin embargo, tener consecuencias importantes, incluso para la seguridad del edificio.  Así por ejemplo, no es improbable encontrarse con abrazaderas que han sido fijadas mediante el disparo de un perno a una vigueta y la consiguiente fisuración de la misma.  O, también pesados colectores suspendidos mediante simples tacos de nylon a las ligeras paredes de una bovedilla de hormigón aireado.

Sin pretender ser exhaustivo en el tema, procede sin embargo establecer las siguientes reglas básicas.

a)         Proscribir los anclajes practicados mediante el empotramiento de garras, siempre que el material base tenga una función estructural.

b)        Solicitar de las casas comerciales el tipo de anclaje adecuado para cada material así como la especificación de las resistencias admisibles a tracción y cizallamiento puestas en relación con la resistencia del material base.

c)         Practicar los anclajes mediante disparo o taladro en las superficies de hormigón teniendo en cuenta lo siguiente :

-  En el caso de losas emplear la técnica del disparo, eligiendo siempre pernos de moderado diámetro y penetración.  Utilizar pernos con arandela previa de plástico que, al quedar presionada entre la arandela metálica y el hormigón contribuirá al sellado perimetral del orificio.  No es recomendable, sin embargo, utilizar esta técnica en los nervios de los forjados reticulares.

- En el caso de vigas planas practicar taladramiento previo y aplicación de espárrago y tornillo.  De este modo, a la vez que se  evitan posibles fisuras incontroladas producibles por las técnicas de disparo, se podrá detectar la presencia de un redondo de la armadura; en tal caso se trasladará el lugar del taladro y se sellará el practicado anteriormente con resinas de epoxi.  Una práctica correcta incluye la limpieza mediante aire del agujero del taladro y la aplicación de resina antes  de introducir el espárrago.  En todos los casos se evitarán las zonas de máximos momentos flectores y, sobre todo, practicar los tala­dros a menos de 10 cms. del borde de las vigas.

-  La técnica anterior puede usarse en el caso de soportes, si bien éstos deberán ser de escasa cuantía de hierro y utilizando siempre las caras de menor armado.  No se recomienda este procedimiento en caso de soportes esbeltos y/o muy armados debiéndose, en tal caso, recurrir a la fijación de las abrazaderas a collarines metálicos.

-  Siempre deberá desecharse la práctica de taladros en vigas de canto por razones fácilmente comprensibles según lo expuesto.

En las figuras que siguen se reproducen algunas soluciones que aporta la casa HILTI para los casos más frecuentes en la práctica, dónde pueden apreciarse (figs. 21 y 24) soluciones "tipo paraguas" que, con buen criterio, se van imponiendo frente a otras menos seguras y más  destructivas.

figs 23 a 27


Actualizado 20/02/08

 ©  Contenido: Juan Carratalá Fuentes y Manuel Roca Suárez