editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arq.  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

www.ulpgc.es www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa IU

  Boletín dCA

Descarga / FTP


LAU52

 LAU83 Iluminación de la vegetación
AO Rama Asignaturas Optativas
LAU Rama Luminotecnia Arquitectónica y Urbana.
LAU8  Trabajos.
LAU81  Ambiente e iluminación.
LAU82 Gestión del brillo.
LAU83 Iluminación de la vegetación.
LAU84 Confort visual.
LAU85 Alumbrado vial.
LAU86 Alumbrado deportivo
LAU87 Alumbrado de emergencia

 

ILUMINACIÓN DE SUPERFICIES AJARDINADAS.

Los proyectos de iluminación de superficies ajardinadas de entornos urbanos residenciales, deben ser concebidos para que se produzca una aceptable coordinación entre las propias necesidades fisio - biológicas de las plantas y los requisitos que se deben verificar en la iluminación artificial.

En la iluminación de jardinerías, hay que tener en cuenta, sobre todo, que el espectro luminoso de las lámparas (el color de la luz que emiten), está directamente relacionado con la calidad de vida de las plantas y por lo tanto, con el  buen aspecto que puedan ofrecer las plantas  a los usuarios de las superficies ajardinadas.


Las plantas tienen una floración condicionada por los periodos de luz que reciben, sobre todo cuando esta luz es emitida por lámparas de espectro amplio, como las que se están fabricando en la actualidad.

Según el modo en que responde la floración de las plantas cuando se las ilumina, estas pueden clasificarse en::

  • Plantas de día corto (no florecen cuando el alumbrado se prolonga en exceso) .

  • Plantas de día largo (solo florecen cuando el alumbrado se prolonga)

Las lámparas que tienen emisiones espectrales de luz roja contribuyen al crecimiento de los tallos y las que emiten en azul potencian el crecimiento formativo, todo ello contribuye a que se generen crecimientos anormales (fototropismos).

Se puede asegurar entonces que el alumbrado artificial:

  • Acelera el crecimiento vegetativo.

  • Influye en el estado general de las plantas.

  • Inhibe, adelanta o retrasa la floración.

  • Influye en la cantidad y calidad de las flores.

En los trabajos de investigación realizados, se coincide en señalar que:

  • Las lámparas menos lesivas para las plantas son las de vapor de sodio de baja presión y las de vapor de sodio de alta presión.

  • Las lámparas incandescentes, las halógenas (con cristal de protección contra radiaciones ultravioletas) y las fluorescentes, son medianamente lesivas para las plantas (afectan a la fotosíntesis de la masa vegetal).

  • Las lámparas de vapor de mercurio de alta presión y las de halogenuros metálicos, con fortísimas emisiones de radiaciones ultravioleta (sobre todo las últimas), son muy lesivas para las plantas.

En el alumbrado de las jardinerías hay que tener en cuenta el tránsito de escenarios en relación con el cambio de las estaciones, de este modo conviene disponer de:

  • Lámparas incandescentes para la primavera y el verano (destacan mejor el follaje verde).

  • Lámparas de sodio para el otoño y el invierno (resaltan mejor el follaje verde amarillo de los árboles de hoja caduca, y no son tan lesivas como otras lámparas de descarga).

  • Cuando iluminamos hojas verdes hay que utilizar lámparas de vapor de sodio de alta presión o vapor de mercurio color corregido teniendo en cuenta su negativa influencia sobre las plantas.

  • Cuando iluminamos hojas amarillas hay que utilizar vapor de sodio a baja presión o incandescentes.

  • Cuando iluminamos flores, las incandescentes son las más adecuadas.

Cuando se acomete el alumbrado de la jardinería hay que iluminar:

  • Árboles y arbustos: que deben ser iluminados para que sobresalgan de un fondo oscuro; desde lejos, enfocando hacia el conjunto o; desde cerca, colocando un punto de luz junto al tronco para que, al iluminar hacia arriba, señale con claridad los troncos y las ramas de la masa arbórea.

  • Setos.

  • Estanques: En la iluminación de masas de agua se pueden utilizar lámparas incandescentes, alógenas y de descarga. La emisión del flujo luminoso no se puede dirigir nunca hacia la superficie del agua, siempre lo debemos dirigir en trayectoria paralela a la superficie o hacia abajo. El agua siempre debe mantenerse limpia.

  • Fuentes.

En la iluminación de la jardinería hay que establecer:

  • Cuales son los objetos más importantes que focalizan la atención de los usuarios.

  • Cuales son los colores dominantes de las masas arbóreas (estos colores dependen de las estaciones, con la floración, con la caducidad de las hojas, etc.)

  • El Índice de Reproducción de Color de las fuentes luminosas que empleemos. Se pueden utilizar filtros de color, o fuentes que ofrezcan diferentes colores de luz (incandescentes, vapor de sodio a baja y alta presión, vapor de mercurio color corregido, etc.).

Hay que tener en cuenta, con carácter general que; las lámparas de descarga emiten elevadas irradiaciones (a partir de los 400w) que afectan la fotosíntesis, la floración y el crecimiento de las plantas, y que, sobre todo, las lámparas de vapor de mercurio emiten radiaciones en las longitudes de onda del ultravioleta (muy dañinas) y que por lo tanto se hace necesario estudiar el espectro de estas lámparas antes de utilizarlas.

  • Niveles de iluminancias exigidos.

  • Horario de funcionamiento del alumbrado.

  • Características de alumbrado (instalaciones vistas u ocultas).

SELECCIÓN DE ÁRBOLES Y ARBUSTOS.

La red viaria de los entornos urbanos residenciales, debe iluminarse adecuadamente contemplando la existencia en las proximidades de las calles, de árboles y arbustos, que deben dejar espacio libre suficiente como para impedir que se produzcan interferencias con el alumbrado vial.

Para evitar estas interferencias, se hace necesario seleccionar diferentes tipos de árboles y de arbustos, atendiendo a determinadas características de los mismos, características que los hacen más idóneos para favorecer la iluminación nocturna.

La selección de árboles y arbustos, se puede orientar a escoger árboles de formas estilizadas, esféricas o normales, según las circunstancias (de todos modos, un buen servicio de poda, puede solucionar cualquier problema entre el arbolado y el alumbrado vial).

Al respecto, cabe señalar que el arbolado de las áreas residenciales puede presentar diferentes tipos de follaje como puede ser:

  • El tipo cilíndrico del gran altura (más de 14 m), que precisa alturas de luminarias de 6 m y brazos de 2 m.

  • El tipo oval de altura intermedia (10 m.), que precisa alturas de luminarias de 6 m y brazos de 2m.

  • El tipo esférico de mediana altura (menos de 10 m.), que precisa alturas de luminarias 8 m y brazos de 3 m.

  • El tipo piramidal ancho de baja altura (9 m.), que precisa de alturas de luminarias de 9 m y brazos de 5 m.

  • El tipo piramidal estrecho de bajo altura (menos de 9 m), que precisa de alturas de luminarias de 9m y brazos de 4 m.

La poda del arbolado, para facilitar el alumbrado vial, no debe afectar necesariamente ni a la totalidad del árbol ni a todos los árboles, basta con podar las ramas que caen bajo el haz luminoso de los puntos de luz, por el hombro o collar de la rama, para resolver posibles interferencias.

Cuando se procede a podar el arbolado, se deben utilizar técnicas contrastadas, para evitar destrozos innecesarios en la vegetación, como el causado con el sistema de poda a media rama con supresión del 100% del follaje arbóreo en una sola estación que puede propiciar el riesgo de muerte para el árbol por inanición y de los arbustos que dependen de su sombra.

También hay que tener en cuenta, que ciertas especies de árboles no requieren poda.

Como se insiste, hay que establecer una evidente diferenciación entre la poda para mejorar la vegetación facilitando el alumbrado artificial y la mutilación causante de la muerte del arbolado.

El ángulo de línea de poda, es el ángulo definido por el soporte de la luminaria (báculo, poste, etc.) y la línea del cono de luz de la luminaria por debajo de la cual se debe realizar la poda del arbolado, para mantener adecuados niveles de iluminación.

En función del ángulo de la línea del cono de luz de la luminaria y de la distancia "D" existente entre el punto de luz, y la proyección vertical del punto de intersección de de la línea del cono de luz de la luminaria con el follaje del arbolado, se puede determinar la altura de poda.

 

DETERMINACIÓN DE LA ALTURA DE PODA DEL ARBOLADO
ANGULO DE LA LÍNEA DEL CONO DE LUZ DE LA LUMINARIA ALTURA DE PODA DEL ARBOLADO
70º 0.36 D
75º 0.26 D
80º 0.17 D

Incluso, la frondosidad del arbolado ubicado entre las luminarias y los objetos iluminados, puede ser utilizada para organizar podas que propicien la aparición de formas escultóricas con el recorte del follaje, reduciendo al mismo tiempo, por ejemplo, la producción del deslumbramiento directo de las luminarias sobre los posibles observadores, concretamente, en los conductores de vehículos.

Esta posibilidad, de darle diferentes formas, a las copas de los árboles, tiene mucho interés en las áreas residenciales, donde el alumbrado vial, precisa ubicar los puntos de luz a importantes ínterdistancias y donde también se recurre a iluminaciones de elevada potencia con ángulos de emisión próximos a la horizontal.

Cuando se distribuye el arbolado, en los entornos urbanos, se debe de tener muy en cuenta, la interdistancia, la altura de montaje y la situación transversal de los puntos de luz.

A fin de minimizar las interferencias entre el alumbrado vial y el arbolado se hace necesario tener en cuenta recomendaciones como las que a continuación se hacen:

  • En los alumbrados viales, con arbolado, las luminarias deben ser montadas sobre brazos más largos, con el objeto de paliar las posibles interferencias que produce la vegetación.

  • Cuando se utiliza arbolado, resulta recomendable, suspender las luminarias mediante sistemas catearías sobre el centro de la calzada. El sobrecoste y la pérdida de eficacia del alumbrado por acción del viento (modificación de distribución fotométrica), deben ser tenidos en cuenta, cuando se opta por esta solución.

  • En masas arbóreas de altura, se  debe recurrir al uso de puntos de luz, de baja altura que precisan lámparas de reducida potencia. Tiene que tenerse en cuenta, que cuando se reduce la altura de los puntos de luz, también se reduce la interdistancia entre ellos, y se incrementa el coste de la instalación.

  • Para incrementar los niveles de iluminación con arbolado, se pude incrementar la potencia de las lámparas, pero cuando se opta por esta solución hay que tener en cuenta que se incrementa la demanda energética y el deslumbramiento directo.

  • En el supuesto que sea preciso variar la interdistancia de los puntos de luz, para que no se produzcan interferencias con el arbola, las variaciones propuestas no pueden ser superiores al +- 10% de la separación previamente determinada, sin que sea necesario variar otros parámetros (emplazamientos transversal, altura de los puntos de luz, etc.).

Se puede incluso producir variaciones en las interdistancias no superiores al + - 20%, siempre que estas variaciones no afecten a puntos de luz consecutivos.

DIRECCIONES DE INTERÉS.

  • http://www.herrera.unt.edu.ar Trabajo en PDF donde se analiza las influencias que tiene el arbolado público sobre la iluminación artificial de la red viaria urbana.

  • Alumbrado de vías públicas. Colección de Guías Didácticas de Iluminación Artificial. Centro de Innovación Tecnológica. Universidad Politécnica de Cataluña.

BIBLIOGRAFÍA.

  • Recomendaciones para la iluminación de carreteras y túneles. Ministerio de Fomento. Secretaría de Estado de Infraestructuras y Transportes. Dirección General de Carreteras. Madrid. 1999.


Actualizado 03/12/06

 ©  Contenido: webmaster@betzenuya.com