editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arq.  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

www.ulpgc.es www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa IU

  Boletín dCA

Descarga / FTP


LAU52

 LAU81 Ambiente e iluminación
AO Rama Asignaturas Optativas
LAU Rama Luminotecnia Arquitectónica y Urbana.
LAU8  Trabajos.
LAU81  Ambiente e iluminación.
LAU82 Gestión del brillo.
LAU83 Iluminación de la vegetación.
LAU84 Confort visual.
LAU85 Alumbrado vial.
LAU86 Alumbrado deportivo
LAU87 Alumbrado de emergencia

 

CALIDAD AMBIENTAL E ILUMINACIÓN ARTIFICIAL EN CONJUNTOS RESIDENCIALES

Cuando se hace referencia a cuestiones relacionadas con la calidad ambiental en conjuntos residenciales, hay que tener en cuenta que la iluminación artificial de las viviendas y de los entornos urbanos más inmediatos a las edificaciones, donde la proliferación de zonas ajardinadas, paseos peatonales, vías de acceso, etc., conlleva la necesidad de recurrir al empleo de soluciones de iluminación, imaginativas bien definidas y planificadas.

La iluminación artificial no puede reproducir el dinamismo, el brillo, la calidad,  ni el carácter de la luz diurna, bajo la cual, el ser humano ha evolucionado y ha adaptado sus procesos hormonales y neuronales.


La luz natural, cambia continuamente, por lo que resulta vivificante y estimulante, la luz artificial genera ambientes estáticos que provocan fatiga, estrés y  alteraciones de las funciones corporales.

La monotonía de los ambientes luminosos estáticos propician el cansancio, los cambios de iluminación, sin embargo, resultan muy estimulantes.

Los modernos sistemas de iluminación artificial, utilizan una combinación de diferentes tipos de luminarias con capacidad generar automática o manualmente cambios dinámicos significativos en los espacios arquitectónicos iluminados (cambios de intensidad, de dirección y de color de la luz).

Una iluminación artificial dinámica bien planificada debe estar orientada a mejorar, por lo tanto la calidad de vida, y por extensión, la protección de la biodiversidad e incluso, la calidad del cielo nocturno.

En los entornos residenciales, para alcanzar los objetivos reseñados, es preciso superar convencionales planteamientos orientados a ofrecer alumbrado globales estáticos con una única tipología de luminarias, donde prima el criterio de la economía de escala, para proponer el desarrollo de alumbrados sectoriales encaminado a iluminar con precisión quirúrgica aquellos volúmenes espaciales donde se precise contar con un alumbrado variado, ajustado a determinados valores de cambiantes de luminancias medias, coeficientes de uniformidad, etc.

En definitiva, la visión del alumbrado global estático, donde se persigue envolver el ambiente en una gigantesca e indiscriminada y única burbuja o sopa de de luz, debe ser sustituido por otro tipo de alumbrado dinámico, donde se de prioridad tan solo a determinados ámbitos del espacio, para los que solo es preciso desarrollar un alumbrado específico con capacidad plantear diferentes esquemas de iluminación con el tránsito del tiempo.

Todo ello es posible si somos capaces de aguzar nuestra imaginación para encontrar soluciones creativas con las que podamos alcanzar un aceptable equilibrio entre potencialidad económica y requerimientos de calidad ambiental.

Bajo esta nueva óptica, en la redacción de un proyecto de iluminación para un conjunto residencial, sería necesario establecer procedimientos , seleccionar sistemas,  seleccionar elementos y materiales  (tipos y características de las lámparas y las luminarias, características de los conductores, etc.), emplear métodos de cálculo etc., teniendo en cuenta  todo lo expuesto.

OBJETIVOS DE LA ILUMINACIÓN ARTIFICIAL.

Para mejorar la calidad de los ambientes iluminados, la iluminación artificial debe proyectarse para:

· Alcanzar una aceptable eficacia visual dentro de los escenarios iluminados.

· Organizar ambientes con un buen confort visual.

Para alcanzar estos objetivos hay que tener en cuenta:

· Los elementos de interés a iluminar (sobre todo los localizados sobre el plano de trabajo).

· Las superficies del entorno (paredes, techos y planos con diferente inclinación).

· Los elementos con capacidad para producir deslumbramiento (puntos de luz, superficies reflectantes, etc.).

Con el objeto de asegurar un correcto alumbrado de los escenarios a iluminar hay que tener en cuenta indicadores como:

· El nivel de iluminación.

· La distribución de luminancias dentro del campo visual.

· El deslumbramiento.

· El modelado.

· El rendimiento en color.

· La temperatura de color (color de la luz emitida).

PROCEDIMIENTOS GENERALES.

En la iluminación artificial se hace preciso establecer una serie de procedimientos generales de actuación referidos a:

  • La selección de lámparas, luminarias, color de los objetos a iluminar y principales superficies que integran los escenarios iluminados.

  • La armonización de colores entre objetos y fondos.

  • La determinación de la saturación de color necesaria en objetos y fondos.

  • EL ALUMBRADO RESIDENCIAL

    En el alumbrado artificial de viviendas y de sus entornos urbanos podemos utilizar las siguientes luminarias:

    • Proyectores.

    • Sistemas modulares de iluminación.

    • Downlights - uplights.

    • Luminarias para empotrar.

    • Luminarias de superficie.

    • Luminarias suspendidas.

    • Bañadores de pared.

    • Luminarias de pie.

    • Luminarias de sobremesa.

    • Apliques.

    • Luminarias para iluminación en línea continua.

    • Luminarias protegidas.

    • Luminarias para sistemas de iluminación con fibra óptica.

    • Luminarias de tecnología Leds.

    En el alumbrado de viviendas, los equipos de iluminación no deberían ser solo meros accesorios, sino que habría que intentar que dicho alumbrado estuviera integrado en la idea proyectual de la edificación.

    El alumbrado, de este modo organizado, podría formar parte del edificio o estar adosado a elementos arquitectónicos con fines decorativos (molduras, cornisas, galerías, etc.) y tendría que estar orientado a procurar la suficiente luz para la visión nocturna de los objetos y su entorno.

    Cuando se utiliza una iluminación desde molduras en el alumbrado de viviendas siempre hay que tener en cuenta que esta opción solo procura niveles moderados de iluminación general, por ello, siempre debe utilizarse a efectos decorativos, sin ninguna pretensión de generar con esta solución una iluminación general adecuada.

    En el diseño de una moldura en el alumbrado indirecto hay que tomar en consideración algunas cuestiones  como las dimensiones de las habitaciones, los problemas de visión directa, la uniformidad en los valores de la luminancia en techo y paredes, los acabados de techos y paredes, etc.

    La adecuada selección de lámparas para la iluminación desde molduras, tiene consecuencias, con el uso, por ejemplo, de lámparas incandescentes convencionales, es muy difícil evitar los puntos oscuros sobre las paredes, sin embargo si se utilizan lámparas fluorescentes con hilera única, es posible hacer que este problema remita. Sin embargo la solución ideal para este problema se encuentra en el empleo de la fibra óptica o de tecnología LEDs.

    En el alumbrado residencial también se suele recurrir al empleo de alumbrado anclado a paredes, con el objeto de ocultar la directa visión de los puntos de luz dentro del campo de visión, se utilizan elementos como apliques, galerías, cornisas de techo, etc., también se recurre al alumbrado directo anclado en techos mediante el uso de luminarias suspendidas, paneles luminosos, etc. , la selección de estas opciones se realiza en función del sistema de iluminación utilizado.

    Cuando se procede a seleccionar las luminarias idóneas, en el alumbrado residencial, se hace necesario establecer una clasificación de luminarias teniendo en cuenta la amplia oferta existente en el mercado, esta clasificación, por lo general, se efectúa considerando los porcentajes de flujo luminoso que las luminarias emiten por encima o por debajo de su plano horizontal de emisión.

    Gracias a esta clasificación se pueden seleccionar las luminarias más adecuadas para realizar iluminaciones directas, indirectas, semi-indirectas y difusas.

    En la selección de los sistemas de alumbrado hay que tener en cuenta las indicaciones de los proyectos de edificación, la existencia de sistemas de aire acondicionado, el tipo de materiales empleados en la construcción de las viviendas (paredes, techos pisos y otras superficies), las propuestas de decoración interior realizadas, etc.

    Un estudio del escenario a iluminar teniendo en cuenta lo ya señalado, nos lleva a seleccionar uno o varios sistemas de iluminación para organizar los proyectos de iluminación (sistemas de iluminación general, de iluminación direccional, de iluminación local, y de iluminación localizada).  

    EL ALUMBRADO AMBIENTAL.

    El alumbrado ambiental de entornos urbanos residenciales puede comprende facetas como la iluminación de plazas, parques, jardines, alamedas y elementos urbanos de singular valor (grupos escultóricos, obeliscos, edificios, etc.).

    El alumbrado ambiental, se orienta a proporcionar iluminación exterior a edificios (Iluminación Arquitectónica) e iluminación en parques, alamedas, etc. (Iluminación de Jardinería).

    El alumbrado ambiental constituye una técnica que está llamada a tener una gran influencia en la planificación urbana y en la propia concepción de la arquitectura de las áreas residenciales.

    El alumbrado ambiental permitirá, a medida que se uso se haga más extensivo, comprender mejor el paisaje urbano de los entornos residenciales, mejorando de este modo la calidad ambiental de estos.

    El alumbrado ambiental se diferencia del alumbrado vial urbano por el modo y la intensidad con la que se distribuye la iluminación.

    En el alumbrado vial interesa distribuir la luz de un modo uniforme a baja intensidad; en el alumbrado ambiental interesa todo lo contrario, ya que es totalmente necesario crear importantes claroscuros y distinguir con precisión el color de los objetos iluminados, incrementando notablemente los niveles de iluminación.

    Los rasgos arquitectónicos de la edificación residencial son modificados continuamente por la cambiante luz diurna, produciéndose, de este modo, una continua alternancia de diferentes juegos de luces y sombras que se van manifestando a medida que transcurren los días del año.

    Durante la noche, sin embargo, las luces y sombras se funden en una única y estática imagen que podemos definir gracias al alumbrado ambiental que propongamos. De ahí la importancia que puede adquirir el alumbrado nocturno, en la mejora del paisaje urbano en todo lo referente al señalamiento de elementos del lenguaje arquitectónico significativos de las piezas que estudiamos y del modo en que estos elementos se articulan para ofrecernos un mensaje comprensible.

    Los efectos que podemos conseguir con una iluminación nocturna son muy diferentes a los que produce una iluminación diurna, por ello, gracias a esa iluminación ambiental, las características más elocuentes de las piezas arquitectónicas pueden ser resaltadas.

    La técnica para producir iluminaciones ambientales se sustenta tanto en fundamentos luminotécnicos como en la sensibilidad artística de los redactores de los proyectos de iluminación.

    Dentro del ámbito del alumbrado ambiental, cabe destacar el alumbrado artístico de piezas arquitectónicas.

    En el alumbrado artístico de piezas arquitectónicas se hace necesario estudiar las agrupaciones de volúmenes, el ordenamiento de los mismos, según una dirección principal, etc.

    La ubicación de los puntos de luz tiene una gran importancia en el alumbrado artístico, en este tipo de iluminación se tienen muy en cuenta los elementos salientes, los huecos, muros, balaustradas, etc.

    En el alumbrado de las jardinerías se orienta a proporcionar, ambientes lumínicos acogedores donde se tienen en cuenta el tránsito de escenarios en relación con el cambio de las estaciones, para la iluminación de jardines se dispone en la actualidad de lámparas incandescentes y de descarga.

    EL ALUMBRADO VIAL DE ENTORNOS RESIDENCIALES.

    El alumbrado de entornos residenciales constituye un amplio campo de actuaciones planteadas en el ámbito del alumbrado vial, encaminadas a resolver los problemas que se presentan cuando se intenta dar, la adecuada iluminación, a dichos entornos.

    Los proyectos de alumbrado vial se orientan a proponer soluciones con las que evitar:

    • La potenciación del vandalismo.

    • La generación de ambientes nocturnos antiestéticos e incómodos.

    En el alumbrado de exteriores necesariamente hay que tener en cuenta cuestiones relacionadas con la normativa técnica en vigor, los tipos de lámparas y luminarias utilizados, los soportes, las redes de alimentación, etc.

    Las funciones del alumbrado vial son las siguientes:

    • Dar seguridad vial a las personas (para ello hay que tener en cuenta los niveles de iluminancia, luminancia, uniformidades, deslumbramiento, etc.).

    • Dar protección a las  personas y las propiedades.

    • Facilitar la orientación (facilitando la localización y situación dentro de los escenarios iluminados).

    • Promover la  identidad arquitectónica y urbana de los conjuntos residenciales.

    • Mejorar la estética ambiental.

    El alumbrado de exteriores residenciales se encamina no solamente a resolver aspectos funcionales de la iluminación, sino también aspectos; estéticos, artísticos, etc., haciendo hincapié en la preservación de la calidad de vida, de la calidad del cielo nocturno, etc.

    También hay que señalar la creciente importancia que está adquiriendo en nuestras ciudades los desplazamientos peatonales frente al tráfico rodado, con la paulatina limitación e incluso supresión de este tráfico en determinadas áreas urbanas, situación que demanda un nuevo enfoque del alumbrado publico.

    Las ciudades se humanizan y se hacen más respetuosas con la mejora de la calidad ambiental y el alumbrado público debe adaptarse a esas nuevas exigencias, propias de un nuevo modo de enfocar el urbanismo.

    En el sentido de lo expuesto, el alumbrado público, está abocado a adquirir una mayor relevancia asociada a la demanda de mejores reproducciones del color, con lámparas que produzcan mayores flujos y ofrezcan mejores rendimientos.

    La fiabilidad visual de los usuarios de las vías es primer requisito que debe verificar el alumbrado vial.

    La capacidad que tenemos para percibir cuando nos encontramos ante una situación conflictiva procesando la información visual que nos remite un escenario urbano bien iluminado, la podemos definir como "fiabilidad visual".

    La fiabilidad visual depende de:

    • El rendimiento visual.

    • La comodidad visual.

    • La orientación visual.

    Siempre que se organiza un alumbrado vial, hay que tener en cuenta las siguientes recomendaciones.

    • Las lámparas de vapor de mercurio no deben ser utilizadas mientras sea posible el uso de otras.

    • Para evitar la emisión de flujo luminoso hacia el cielo, se debe considerar el empleo de luminarias tipo cut-off.

    • A partir de la media noche, los niveles de iluminancia y luminancia deben de ser reducidos a los niveles mínimos exigibles.

    • Las luminarias tienen que ser instaladas sin excesivas inclinaciones, sobre todo las cierre de vidrio curvo.

    CONTAMINACIÓN LUMÍNICA.

    Se entiende por contaminación lumínica la luminiscencia de fondo (a modo de velo luminoso) producido en el cielo nocturno, como consecuencia de la emisión de flujo de energía lumínica artificial, con magnitudes lo suficientemente importantes como para que la reflexión de la luz en las partículas (moléculas y aerosoles) y masas gaseosas presentes en la atmósfera acaben reduciendo notablemente el contraste (a niveles inferiores al valor de referencia) entre el fondo y los objetos astronómicos presentes en el firmamento.

    Según la International Dark Sky Association , la contaminación lumínica proviene del alumbrado público y privado y esta asociado a la dispersión de la energía eléctrica no utilizada realmente, hasta un 30%.

    La contaminación lumínica provoca la aparición en el cielo nocturno de las ciudades inmensos nubes luminosas que pueden alcanzar alturas de unos 18 Km.

    La contaminación lumínica origina, entre otros, los siguientes problemas:

    • Menoscabo de la seguridad y el confort visual (Incremento de la siniestralidad en el tráfico rodado por deslumbramientos).

    • Intrusión lumínica en áreas residenciales.

    • Pérdida de la calidad del cielo nocturno para las investigaciones astrofísicas y las observaciones astrológicas.

    El espectro luminoso de las lámparas (el color de la luz que emiten), está directamente relacionado con el impacto que determinadas iluminaciones puede tener sobre la salud humana y sobre la calidad del cielo nocturno.

    Algunas lámparas de vapor de mercurio de alta presión irradian niveles dañinos de ultravioleta.

    Las lámparas de vapor de mercurio con halogenuros metálicos, producen mucha radiación ultravioleta para consumos de 400 w.

    Las de vapor de sodio de alta presión también producen mucha radiación para consumos elevados.

    Las radiaciones ultravioletas producen en el ser humano: dolorosas inflamaciones de la cornea y del tejido conjuntivo así como afecciones en la piel (C.I.E - Journal 5/1, 24-28, 1986) (C.I.E. - Journal 6/1, 17 -22, 1978).

    En CIE-Journal 7/1, 29-33, 1988, se da información sobre afecciones en la piel producidas por ciertas lámparas.

    La composición del espectro luminoso de emisión también afecta a la calidad del cielo nocturnos, como se insiste, en este sentido hay que señalar, que:

    • Las lámparas menos contaminantes son las de vapor de sodio de baja presión y las de vapor de sodio de alta presión.

    • Las lámparas incandescentes, las halógenas (con cristal de protección contra radiaciones ultravioletas) y las fluorescentes, son medianamente contaminantes.

    • Las lámparas de vapor de mercurio de alta presión y las de halogenuros metálicos, con fortísimas emisiones de radiaciones ultravioleta (sobre todo las últimas), son muy contaminantes.

     


    Actualizado 03/12/06

     ©  Contenido: webmaster@betzenuya.com