editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arq.  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

www.ulpgc.es www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa IU

  Boletín dCA

Descarga / FTP


LAU52

 LAU21 Residencias
AO Rama Asignaturas Optativas
LAU Luminotecnia Arquitectónica y Urbana
LAU2 Tipología
LAU21 Residencias
LAU22 Usos Docentes
LAU23 Comercios
LAU24 Industrias
LAU25 Hostelería
LAU26 Oficinas
LAU27 Museos

 

La presente ficha de Instalaciones Urbanas, se desarrolla a través de los apartados de EL ALUMBRADO RESIDENCIAL, ALUMBRADO CON MOLDURAS, ALUMBRADO DIRECTO ANCLADO A PAREDES, ALUMBRADO DIRECTO ANCLADO A TECHOS, BIBLIOGRAFÍA y CUESTIONARIO.

EL ALUMBRADO RESIDENCIAL

En el alumbrado de viviendas, los equipos de iluminación no deberían ser solo meros accesorios, sino que habría que intentar que dicho alumbrado estuviera integrado en la idea proyectual de la edificación.


El alumbrado de este modo organizado, podría formar parte del edificio o estar adosado a elementos arquitectónicos con fines decorativos u orientado a procurar la suficiente luz para la visión nocturna de los objetos y su entorno.

Para optimizar las propuestas de alumbrado, se hace preciso conocer el significado arquitectónico de los distintos elementos que se integran en el campo visual y las propiedades de los materiales que se están utilizando en su construcciónConsultar: Manual del Alumbrado Westinghouse. Editorial Dossat. S.A. Madrid. 1989.

Las molduras, por lo general, se sujetan a paredes u otras superficies verticales, en las cercanías de los techos.

Las molduras pueden ser de yeso, madera, metálicas, plástico, vidrio, etc.

Fuente propia: Iluminación desde molduras.Fuente propia: Solución empotrada.Las molduras por lo tanto, pueden ser opacas o traslúcidas o luminosas.

La iluminación desde molduras es ineficaz (5%) y solo procura niveles moderados de iluminación general, por ello, siempre debe utilizarse a efectos decorativos, sin ninguna pretensión de generar con esta opción una iluminación general adecuada.

En el diseño de una moldura en el alumbrado indirecto hay que tener en cuenta los siguientes factoresConsultar: Manual del Alumbrado Westinghouse. Editorial Dossat. S.A. Madrid. 1989:

  • Las dimensiones de las habitaciones: El tamaño de la moldura y su distancia al techo debe guardar una relación directa con las dimensiones de las habitaciones, esencialmente con la altura de los techos.

Esta opción de iluminación (la de las molduras), por ello, debe ser descartada cuando se tengan techos excesivamente bajos (se recomienda ubicar los puntos de luz a unos 25 a 30 cm por debajo del techo.

  • Fuente propia: Iluminación con galeríaFuente propia: Tipos de deslumbramientos.La visión directa: Con las luminarias se hace preciso instalar, lámparas, regletas de montaje, reflectores (cuando se precisan), cableado, etc. Estos elementos no pueden quedar a la vista de los observadores que se encuentren situados en cualquier punto de las habitaciones (la altura promedio de observación se considera en nuestro país de 1,75 cm). El proyector y la regleta, proyectan una sobra sobre las paredes que tiene que quedar fuera del campo de visión.

  • Los valores de luminancia del techo y las partes superiores de los paramentos deben tener una razonable uniformidad, evitando la aparición de zonas de estos elementos con valores muy altos de luminancia en comparación con el resto.

  • Para conseguir una iluminación uniforme, el borde de la moldura no debe impedir que la fuente de luz sea visible íntegramente desde cualquier punto del techo o paredes a iluminar. A todos los efectos cuando se empleen reflectores, estos deberán dirigirse hacia el extremo opuesto del techo de las habitaciones, cuando solo se cuente con una moldura, y hacia el centro del techo, si se puede disponer de molduras opuestas a ambos lados.

Fuente propia: Situación de Cornisa.Aunque sigamos estas recomendaciones, si empleáramos los consiguientes aparatos de medida de los niveles de iluminación, podríamos constatar ligeras variaciones de luminancia en los techos que son imperceptibles para los usuarios.

El uso de molduras como opción de alumbrado plantea ciertos problemas pero el mayor se produce con las variaciones de luminancia en las paredes que se encuentran por encima de las molduras, para alcanzar una cierta uniformidad, lo que se aconseja es separar las lámparas de la pared y esta distancia de separación va a depender de la altura de montaje de las molduras.Consultar: Manual del Alumbrado Westinghouse. Editorial Dossat. S.A. Madrid. 1989

Utilizando lámparas incandescentes convencionales, es muy difícil evitar los puntos oscuros sobre la pared, utilizando lámparas fluorescentes con hilera única, es posible hacer que este problema remita. Sin embargo la solución ideal para este problema se encuentra en el empleo de la fibra óptica.

Distancia mínima Lámpara – pared, moldura con una única fila de lámparas fluorescentes sin proyector y con portalámparas normales montados unos contra otros

Emplazamiento de las lámparas

Distancia al techo en cm.

30

45 60

Delante de la regleta

6,50

9,00

11,50

Encima de la regleta

12,50

15,00

17,50

Cuando la uniformidad requerida sea de mayor grado, con adecuados niveles de iluminación, se hace preciso recurrir al uso de proyectores dirigidos hacia el techo con un ángulo de menos de 20º, por encima de la horizontal, emplazados en molduras rectangularesConsultar: Manual del Alumbrado Philips. Editorial Paraninfo. Madrid. 1976.

Las superficies internas de las molduras deben tener un acabado blanco mate o azul celeste mate (para fluorecentes).

Tanto el techo como la parte superior de la moldura de la pared deben tener una gran capacidad de reflexión de la luz incidente.

Han de evitarse los acabados especulares y semiespeculares en paredes superiores y techos.

Los acabados rugosos de estos elementos son así mismo, incompatibles con la opción de alumbrado indirecto con moldurasConsultar: Manual del Alumbrado Westinghouse. Editorial Dossat. S.A. Madrid. 1989.

ALUMBRADO ANCLADO A PAREDES.Iluminación de vestíbulo. Fuente: Catálogo Philips.

En el alumbrado anclado a paredes se puede recurrir, a fin de ocultar la directa visión de los puntos de luz dentro del campo de visión, a elementos como:

  • Los apliques.

  • Las galerías.

  • Las cornisas de techo.

Recibe el nombre de galerías, todos aquellos dispositivos horizontales, alargados, que se colocan en la parte superior de las ventanas y en las paredes de las habitaciones, para:

  • Ocultar los equipos de alumbrado.

  • Dirigir la luz directamente hacia el piso y el techo de las habitaciones.

Con el uso de galerías es posible incrementar los niveles de luminancia en las paredes y por lo tanto optimizar las relaciones de luminancia en las habitaciones.

Con el empleo de estos elementos, también se contribuye a mejorar la iluminación general.Propuesta de Philips para la iluminación de cuarto de bañoPropuesta de Philips para la iluminación de pasillo de vivienda

Los bastidores de las galerías son por lo general de madera, de metal, de cristal y de plástico (traslúcidos de bajo factor de transmisión).

Las superficies interiores de los bastidores deben de estar pintadas en blanco mate.

Por lo general, son las lámparas fluorescentes, las que se utilizan en las galerías.

Las proporciones de las habitaciones y su disposición morfológica influyen, de un modo notorio, en la forma y el tamaño de las galerías, no obstante lo cual es posible realizar algunas recomendaciones sobre la distancias que deben guardar estos elementos con techos y paredes (ver dibujos que se adjuntan).

Cuando las galerías se encuentran muy próximas al techo y estas son abiertas, es conveniente situarlas a unos 25 cm del techo para techos y paredes claros y a 30 cm para techos y paredes oscuras.

Las galerías pueden ser cerradas por su parte superior a fin de incrementar la emisión de luz hacia el suelo de las habitaciones.

Las cornisas son galerías que se sitúan en los techos.Propuesta de Philips para iluminación de salón de vivienda

Las cornisas puede ser opacas o luminosas.

Las superficies interiores de las cornisas deben estar pintadas de blanco mate.

Con el uso de cornisas es posible orientar toda la producción de luz hacia las paredes con lo que la relación de luminancias entre la parte superior de las paredes y los techos es muy alta, por ello, se hace necesario proporcionar a los techos una iluminación extra con otras opciones o sistemas de iluminación.

ALUMBRADO DIRECTO ANCLADO A TECHOS.

En el alumbrado directo anclado a techos pueden utilizarse:

  • Luminarias suspendidas de los techos o empotradas en los mismos.

  • Paneles luminosos.

  • Techos luminosos.

  • Paneles reticulados.

Los paneles luminosos se emplean para organizar el alumbrado local y el alumbrado general.

Los paneles luminosos se pueden instalar en techos, paredes y cualquier elemento arquitectónico donde ello sea posible.

Las lámparas que se encuentran dentro de los paneles luminosos emiten luz que se multiplica con el uso del panel.

La eficacia luminosa de un panel depende de su forma, tamaño y acabado de las superficies de reflexión y de la capacidad de transmisión de la cubierta acristalada o plastificada cuando dispone de ella.

En condiciones favorables es posible esperar de un panel luminoso una eficacia luminosa de un 70%.

Los techos luminosos son paneles luminosos extendidos en toda la superficie de los techos.

Los paneles reticulados permiten proteger a los puntos de luz con sistemas de celdillas que pueden ser:

  • Metálicas.

  • Plásticas.

  • De cartón.

La forma y el tamaño de las celdillas se establece en función de las luminancias que se quieran conseguir y de la apariencia que se le quiera dar a las celdillas.

BIBLIOGRAFÍA.

  • Manual del alumbrado Westinghouse. Editorial Dossat. S.A. Madrid. 1989.

  • J.A. Taboada. Manual de luminotecnia OSRAM. Editorial Dossat. S.A. Madrid. 1983.

CUESTIONARIO.

1.- La iluminación desde molduras es ineficaz (5%) y solo procura niveles moderados de iluminación general, por ello, siempre debe utilizarse a efectos decorativos, sin ninguna pretensión de generar con esta opción una iluminación general adecuada. Estas afirmaciones y recomendaciones son:

  1. Acertadas y aceptables (*).

  2. No lo son.

 2.- El tamaño de la moldura y su distancia al techo debe guardar una relación directa con las dimensiones de las habitaciones, esencialmente con la altura de los techos. Esta opción de iluminación (la de las molduras), por ello, debe ser descartada cuando se tengan techos excesivamente bajos (se recomienda ubicar los puntos de luz a unos 25 a 30 cm. por debajo del techo. Esta recomendación es:

  1. Aceptable (*).

  2. No es aceptable.

3.- Recibe el nombre de galerías, todos aquellos dispositivos horizontales, alargados, que se colocan en la parte superior de las ventanas y en las paredes de las habitaciones, para; Ocultar los equipos de alumbrado y dirigir la luz directamente hacia el piso y el techo de las habitaciones. Esta definición es:

  1. Correcta (*).

  2. Incorrecta.

4.- Los techos luminosos son paneles luminosos extendidos en toda la superficie de los techos. Esta definición es:

  1. Acertada (*).

  2. No es acertada.

5.- Cuando las galerías se encuentran muy próximas al techo y estas son abiertas, es conveniente situarlas a unos 50 cm. del techo para techos y paredes claros y a 80 cm. para techos y paredes oscuras. Estas recomendaciones son:

  1. Aceptables.

  2. Inaceptables (*).

 


Actualizado 19/09/12

 ©  Contenido: Departamento de Acondicionamientos y Servicios