editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arq.  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

www.ulpgc.es www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa IU

  Boletín dCA

Descarga / FTP


IHA54

 IHA3 Drenaje
IHA Rama Instalaciones Hidráulicas avanzadas
IHA3 Drenaje
IHA31 Relieve
IHA32 Avenidas
IHA33 Informes
IHA34 Urbanizaciones
IHA35 Prevención
IHA36 Actuaciones
IHA37 SWMM5

 

La presente página se desglosa en los apartados de INTRODUCCIÓN, EROSIÓN LAMINAR, MECÁNICA DE LOS PROCESOS EROSIVOS, ARRASTRES DE SEDIMENTOS, HIDROGRAFÍA CANARIA, CUENCAS DE MONTAÑA, CABECERAS RECEPTORAS, TRAMOS INTERMEDIOS, DESEMBOCADURAS, MODELOS MATEMÁTICOS DE FUNCIONAMIENTO, DESLIZAMIENTOS, DIAPOSITIVAS,  ENLACES y CUESTIONARIO


INTRODUCCIÓN.

La construcción de sistemas de redes viarias, el desarrollo de áreas urbanas, la actividad agrícola orientada a usos inapropiados de suelos (rotulaciones inadecuadas, usos de aguas de baja calidad, etc.), el sobre pastoreo, la deforestación, son actividades que pueden propiciar irreversibles alteraciones en los suelos.

La alteración de los suelos, de este modo se puede asociar a los cambios de densidades poblacionales, el grado de tecnificación agrícola, el nivel de industrialización, etcConsultar: http://www.fao.org/docrep/t2352s/T2351sof.htm..

De este modo, una reducción leve de la capacidad biótica, se corresponde con un grado ligero de erosión, una pérdida parcial de dicha capacidad biótica se corresponde con un grado moderado de erosión y una destrucción generalizada de esa capacidad se corresponde con un grado severo de erosión.

Las consecuencias de la erosión son las siguientesConsultar: Plan Hidrológico Insular de Tenerife.:

  • Perdida de suelo con la consiguiente pérdida de capacidad de soporte de flora y fauna en las áreas donde se produce.

  • Incrementos de los coeficientes de escorrentía con aumento de caudales punta de avenida y como efecto asociado, disminución de la infiltración y de la recarga de acuíferos.

  • Incremento del acarreo de materiales en los cauces y descenso, por sedimentación, de la capacidad de embalse. Desarrollo de zonas de depósito en las desembocaduras que pueden llegar a dificultar seriamente el desagüe de las aguas de avenida al mar.

Intentar corregir los procesos erosivos, sin realizar estudios precisos, puede producir efectos perversos, como puede ser la disminución del acarreo de material, lo que conduciría a la producción de procesos costeros regresivos con la desaparición de playas de arena, con el consiguiente conflicto que ello produciría en actividades críticas para la economía de las islas, como es la actividad turística.

Sin embargo, es necesario precisar que, la disminución de aportes, suele producirse como consecuencia de la construcción de presas, de embalses, etc. y no como consecuencias de la puesta en práctica de una política de carácter general de disminución de la erosión que, por lo general, no suele tener efectos tan importantes.

Las políticas que se adoptan para disminuir la erosión se fundamentan en actuaciones masivas de repoblación forestal con especies adecuadas. La repoblación forestal genera complejos sistemas reticulares en el suelo que constituyen entramados idóneos para evitar el arrastre de material por escorrentía aparte de producir efectos beneficiosos bajo el punto de vista hidrológico. 

A los efectos, hay que señalar que, en los Planes Hidrológicos Insulares (PHI), se establecen programas de inversiones encaminadas a la protección de espacios naturales y zonas naturales y a la repoblación forestal en áreas sensibles de las islas.

Interesa por lo expuesto estudiar, en la presente ficha, algunos aspectos de interés en los procesos erosivos por la acción de las aguas (erosión laminar hídrica), referidos en concreto a los producidos en cuencas de Canarias.

Los procesos erosivos hídricos están asociados a las escorrentías, que en Canarias son torrenciales y solo presentes tras producirse escasos y fuertes aguaceros anualesConsultar: 1520 Decreto 166/2001, de 30 de julio, por el que se aprueba el Plan Hidrológico Insular de La Palma..

En Canarias, la estimación de la escorrentía superficial constituye una fuente de impresiones, por lo general, se han hecho propuestas de coeficientes de escorrentía con valores del 10 al 25% para el conjunto de las islas, pero sobre la estimación de estos valores, no existe un acuerdo total.

El primer estudio científico de Hidrología que se realizó en las islas fue el SPA-15, que se emprendió en la década de los 70. Dicho trabajo era un estudio hidrológico de base de Canarias, en el que se intentaba superar la falta de información empírica sobre datos pluviométricos.

Desde esos años en adelante, se ha ido ampliando la red hidrometeorológica de las islas, contándose en la actualidad en la Isla de la Palma, por ejemplo, con 60 Estaciones.

Gracias a todo ello se ha podido determinar que la pluviometría media anual del Archipiélago es de 325 mm./añoConsultar: 1520 Decreto 166/2001, de 30 de julio, por el que se aprueba el Plan Hidrológico Insular de La Palma..

No en todas las islas de Canarias se tienen los mismos datos de lluvia, así por ejemplo, la isla de La Palma tiene como promedio pluviométrico anual 740 mm./año.

EROSIÓN LAMINAR.

La erosión laminar hídrica es uno de los tipos más frecuentes de degradación de los suelos. Este tipo de erosión afecta a la capa arable de los suelos.

Sobre todo, en las cuencas en que el suelo orgánico tiene facilidad para ser removido por erosión laminar, con el consiguiente afloramiento de un subsuelo muy pobre en materia orgánica.

En la erosión laminar, a causa de las precipitaciones, las capas superficiales del suelo, se apelmazan, se compactan perdiendo su capacidad de infiltración hecho que favorece las escorrentíasConsultar: http://www.fao.org/docrep/t2352s/T2351sof.htm..

Este tipo de erosión produce una notable alteración de la red hidrográfica, por la formación de surcos en el sentido de la máxima pendiente por acumulación de agua en depresiones hasta superar la resistencia de los componentes del suelo que manifiestan mayor debilidad.

La erosión en surcos, asociable a la erosión laminar, se puede atribuir a la energía del escurrimiento que es proporcional al cuadrado de la velocidad de la corriente de agua.Consultar: Roger Mattos. Pequeñas Obras Hidráulicas. Edición Internet: Abril de 1999.

La capacidad de transporte del agua, varía según la quinta potencia de la velocidad que tenga el agua.

La erosión laminar y la erosión en surcos están muy influenciadas por factores como, la topografía, las propiedades físicas y químicas de los suelos, la cobertura vegetal, los usos del suelo, el régimen de precipitaciones, etc.

Con el empleo de la Ecuación Universal de Pérdidas de Suelo, es posible determinar en t/Ha., que cantidad de suelo se pierde a causa de la erosiónConsultar: Roger Mattos. Pequeñas Obras Hidráulicas. Edición Internet: Abril de 1999..

PARÁMETROS.

En la evaluación de los efectos producidos por los procesos erosivos, se hace preciso tener en cuenta los siguientes parámetros:

  • La Erosividad.

  • La Erodabilidad.

  • El Factor Topográfico.

  • Los Factores de Usos y Gestión de Suelos.

MECÁNICA DE LOS PROCESOS EROSIVOS.

En los procesos erosivos laminares es posible distinguir varios grados en función de la capacidad biótica que se le pueda asignar a los suelosConsultar: http://www.fao.org/docrep/t2352s/T2351sof.htm..

Los sedimentos que se forman por erosión laminar y los desplazamientos de masas, son acarreados por cursos de agua, donde la escorrentía se canaliza. En función de las condiciones geotécnicas que tengan los suelos (capacidad de resistencia al corte sobre todo), las canalizaciones por donde transcurre las escorrentías se van profundizando dando lugar a la aparición de cárcavasConsultar: Roger Mattos. Pequeñas Obras Hidráulicas. Edición Internet: Abril de 1999..

Con la aparición de cárcavas, el proceso de erosión adquiere un mayor poder de destrucción ya que en las cárcavas a demás de la erosión superficial, también actúan procesos de erosión asociados a la desestabilización de taludes (humedecimiento y sobresaturación), a los movimientos subterráneos (tubificación) y a los procesos erosivos internos (deslizamiento de la base de los taludes de las cárcavas, provocando su desmoronamiento).

En las cárcavas, en resumen, hacen su aparición diferentes componentes de los procesos erosivos como son, tal como se viene insistiendo:

  • La erosión superficial.

  • La erosión interna.

  • Los deslizamientos.

  • Los desmoronamientos.

ARRASTRE DE SEDIMENTOS.

En el arrastre de sedimentos, las corrientes de agua incrementan su fuerza de corte sobre soleras, con la consiguiente disminución del nivel de estas y el debilitamiento de las bases de sustentación de los taludes, todo esto a su vez, propicia el desmoronamiento de los taludes de las riveras en los cauces de evacuación de las aguas.

La determinación de los volúmenes de transporte de sedimentos en canales abiertos es un problema primordial, que debe ser abordado cuando se pretende que los asentamientos urbanos hagan frente, de un modo exitoso, a las escorrentías producidas por eventos hidrometeorológicos extremos.

Como se insiste, la capacidad de transporte de sedimentos de los cursos de agua, ha sido una cuestión que ha conocido numerosas e importantes investigaciones.

Las expresiones matemáticas que más se utilizan en la estimación de la capacidad de transporte de sedimentos de los cursos de agua son las siguientes:

  • La Ecuación de Transporte de acarreo de Meyer-Peter.

  • La Fórmula de Transporte de Sedimentos de Einstein.

  • La Fórmula de Transporte de Acarreo de Engelund.

Hay que indicar, que las fórmulas reseñadas no consideran las influencias que pueden ejercer las orillas de los cauces en el acarreo de materiales, por lo que solo son válidas para canales muy anchos y pendientes muy pequeñas.

Para flujos plenamente turbulentos y cursos de agua con fuertes pendiente (del orden del 20%), donde se hace preciso considerar la influencia que ejercen sobre el acarreo las paredes de las canalizaciones, es conveniente utilizar la expresión de Meyer-Peter/MullerConsultar: Roger Mattos. Pequeñas Obras Hidráulicas. Edición Internet: Abril de 1999.

HIDROGRAFÍA CANARIA.

La gran mayoría de las islas canarias, son edificios de gran altura si se considera su altura en relación a su superficie, la situación más extrema se da en la isla de La Palma, considerada como una de las islas más alta del mundo, cuando se compara su superficie con su altura.

Gran parte de la red hidrográfica de las islas, está influenciada por la mencionada circunstancia, siendo las cuencas que las alojan, cuencas de escaso desarrollo, de elevadas pendientes, muy jerarquizadas, que pueden ser consideradas como cuencas de montaña, con todos los atributos de este tipo de cuencas y con algunas particularidades, debido al régimen de lluvias de las islas. De este modo, las cuencas de montaña en Canarias suelen caracterizarse por la gran diferencia que se da entre caudales de crecidas cuando las precipitaciones son abundantes (que pueden ser muy importantes - 300 l/m2 h) y los caudales de estiaje (prácticamente inexistentes) y por el volumen de suelo que son capaces de arrastrar cuando se producen lluvias de intensidad extrema.

CUENCAS DE MONTAÑA.

En las cuencas de montaña se pueden distinguir tres sectores diferentes:

  • Cabeceras receptoras.

  • Tramos intermedios.

  • Desembocaduras.

CABECERAS RECEPTORAS.

Las cabeceras receptoras tienen grandes pendientes y se encuentra en las cotas más elevadas de las cuencas, de estas zonas proviene una gran parte de todo el caudal de aguas que circula. Gran parte de los sedimentos acarreados también provienen de estos sectores, ya que en las cabeceras receptoras, se producenConsultar: http://www.fao.org/docrep/t2352s/T2351sof.htm.:

  • Movimientos de masas de piedras y suelo, por propio peso y por influencias antrópicas.

  • Derrumbes por desprendimientos de piedras en sectores con fuertes pendientes a causa de las corrientes de agua.

  • Deslizamientos en la dirección de las máximas pendientes, de masas de rocas y suelo.

En Canarias, la mayoría de los cauces tienen un elevado coeficiente de escorrentía en sus cabeceras, dichos coeficientes de escorrentía disminuyen en los tramos intermedios y se incrementan de nuevo en los tramos finales de las cuencas. De este modo, si bien es posible que se produzcan avenidas con relativa frecuencia en los curso altos de los barrancos más importantes, solo en contadas ocasiones, durante el invierno, estas avenidas alcanzan los tramos inferiores, resulta, por lo tanto, muy infrecuente que las aguas acaben desaguando al marConsultar: 1520 Decreto 166/2001, de 30 de julio, por el que se aprueba el Plan Hidrológico Insular de La Palma..

Los barrancos sólo conducen agua tras la descarga de fuertes aguaceros anuales, con un flujo de aguas superficiales torrencial y con un frente de avenida que transporta gran cantidad de arrastres y una efímera cola de agotamiento.

A este tipo de aluviones, propio de áreas secas, se les denomina "Avenidas Relámpago"Consultar: 1520 Decreto 166/2001, de 30 de julio, por el que se aprueba el Plan Hidrológico Insular de La Palma..

Siendo las Canarias islas de origen volcánico, en función del tiempo transcurrido de producción de actividad volcánica, es posible localizar suelos con diferentes edades.

Los suelos más jóvenes no tienen prácticamente red hidrográfica desarrollada. Sólo conducen aguas cuando se producen grandes temporales y solo mientras se producen las descargas más intensas.

Los suelos de mediana edad, tienen ya sistemas de barranqueras más desarrollados paralelas entre si y muy próximas, lo que determina la estreches y escasa superficie de sus cuencas. Los aluviones en estos barrancos pueden alcanzar gran violencia.

Los suelos más antiguos, tienen barrancos muy consolidados alojados en cuencas hidrográficas relativamente amplias, capaces de generar escorrentías cuando se producen aguaceros de mediana intensidad. Las avenidas en este tipo de cauces son muy frecuentes y son raros los inviernos en que no se producen estas.

TRAMOS INTERMEDIOS.

En las islas montañosas de Canarias, la mayor parte de los caudales superficiales de agua, discurren por debajo de los 800 m de cota sobre el nivel del mar, concretamente por los tramos intermedios de la red hidrográfica. Por ello dichos tramos intermedios de cuencas, suelen encontrarse encajonados entre abruptos taludes, siendo mucho más estrechos que los tramos de cabecera y desembocadura.

Las pendientes de los tramos intermedios son también muy acentuadas aunque de menor inclinación que las pendientes de las cabeceras receptoras. En estos tramos de las cuencas, se pueden presentar procesos de erosión por los grandes caudales y elevadas velocidades que mantienen las corrientes de agua. Este hecho origina fuertes tensiones de corte sobre la superficie de los lechos. En estos tramos, el flujo del agua mantiene por lo tanto su capacidad de transporte.

Como consecuencia de la erosión de los fondos, los niveles de las soleras tienden a disminuir progresivamente, produciéndose el incremento de altura de los taludes laterales, lo que es causa de la inestabilidad en las riberas. Los cambios morfológicos que se presentan se establecen en función de la resistencia que ofrecen los suelos integrantes del perímetro hidráulico a la acción de las tensiones de corte de las corrientes de agua.

En las islas  montañosas del Archipiélago, las avenidas producidas, arrastran una gran cantidad  de materiales sólidos (10% del volumen total de las aguas), por ello, la regulación de caudales de aguas de lluvia, en los tramos intermedios y en las desembocaduras, es muy problemática por el riesgo de rápido aterramiento de los vasos de embalse que se construyan en dichos tramos.

Sucede también que la conformación de la red hidrográfica a base de múltiples cauces, con cuencas de escasa entidad, y por lo tanto, con aportaciones reducidas no ofrece un margen razonable para realizar propuestas de construcción de embalses y balsas de regulación aplicando criterios de economía de escala.

DESEMBOCADURAS.

Las desembocaduras, son las zonas de las cuencas donde se deposita la mayor parte del material producido en el proceso erosivo que tiene lugar en las cabeceras receptoras y en los tramos intermedios. Las desembocaduras son zonas que ocupan amplias superficies con bajas pendientes por lo que el flujo del agua al disminuir considerablemente su velocidad pierde su capacidad de transporte.Solar del barrio de Dugi. S/C. de Tenerife.

En las desembocaduras, la dirección del flujo del agua es errática, cambia continuamente de orientación por que al carecer de la velocidad punta necesaria por causa de la pendiente, los sedimentos se almacena de manera desordenada, ello es causa, como se insiste, de que las corrientes de agua que recorren esta zona, mantengan rumbos dispares entre avenidas, mientras se produce el desagüe de las aguas de escorrentíaConsultar: http://www.fao.org/docrep/t2352s/T2351sof.htm..

La imposibilidad de determinar de un modo cierto, el rumbo que van a tomar las aguas en las desembocaduras es una de las características específicas de estas zonas, sin embargo, la existencia de determinados obstáculos, contribuye a localizar la sedimentación en determinados puntos de estas zonas (puntos de remanso de las aguas), y en cierta medida permiten señalar, aunque de un modo impreciso que dirección puede adoptar el flujo de las aguas, de un modo más o menos determinado.

Los aluviones en los cauces canarios, son los propios de las zonas áridas y abruptas, dichos aluviones se caracterizan por:

  • Presentarse de un modo repentino.

  • Alcanzar las aguas mucho ímpetu.

Vista aérea del barrio de Vegeta de Las Palmas de Gran Canaria.Vista de Las Palmas de Gran Canaria.Como se viene indicando, cuando se producen grandes tormentas, las aguas adquieren toda la velocidad y potencia de arrastre que les confieren las fuertes pendientes que tienen las laderas y los barrancos. Esto produce situaciones peligrosas, no por riesgo de anegamiento sino por la enorme capacidad destructiva que pueden llegar a tener los frentes de avenida canarios.

En las islas, la mayoría de las victimas de riadas, se han producido como consecuencia de la destrucción y arrastre de las viviendas donde moraban.

Temporales como los del 11 de diciembre de 1645 y del 7 de noviembre de 1826, producidos en la isla de Tenerife, que se cobraron, cada uno de ellos, centenares de vidas, en la actualidad, por lo que se viene indicando, tendrían suficiente capacidad para producir miles de fallecidos. Máxime si se tiene en cuenta que en Canarias, una fracción muy importante de su población se aloja en ciudades costeras, que se construyen entre la cota 0 y la cota 300., y que dichas poblaciones que en un principio se emplazaron junto a causes de barrancos, en la actualidad suelen ocupar también las desembocaduras de los mismos.

Aunque dichos barrancos se encuentran canalizados, y algunos abovedados en sus desembocaduras, ciertas precipitaciones extremas, producen importantes arrastres de material, que se acaba depositando en las calles de las ciudades, tras la obturación cauces e incluso, la destrucción de elementos y pérdida parcial de algunos tramos de las redes de drenaje, que también pueden llegar a ser arrastradosConsultar: http://www.fao.org/docrep/t2352s/T2351sof.htm..

Las distancias que recorren las partículas de suelo desprendidas en los procesos erosivos dependen de su tamaño, forma, velocidad de las escorrentías, etc.

Los limos muy finos solo se sedimentan cuando las aguas se estancan.

Las arcillas finas y los humus coloidales no se sedimentan a menos se que proceda a su coagulación.

Las masas de tierras que se desprenden de las laderas acaban depositándose depositándose en conos de derrubio. Estas masas proceden de los procesos de erosión laminar y suelen desplazarse a distancias muy cortas desde los puntos donde fueron desprendidas, en cuanto la velocidad de las escorrentías disminuye por cualquier motivo.

Como es posible constatar, con el empleo de las expresiones matemáticas reseñadas, los problemas de arrastre y sedimentación en los barrancos de las islas Canarias, se pueden considerar asociados al control de diámetros de los elementos que integran el material arrastrado y a la capacidad de transporte real que tengan dichos barrancos.

Habilitando en dichos barrancos, las secciones hidráulicas más convenientes, modificando las pendientes de las soleras de los mismos, protegiendo, consolidando y reforzando estructuralmente los taludes laterales en los mismos a fin de evitar modificaciones imprevistas en las trayectorias de los cauces, etc., sería posible controlar, dentro de unos determinados niveles de seguridad, claro está, los arrastres y depósitos que producen estos barrancos cuando sobrevienen las precipitaciones extremas que tantos problemas causan en ciertas ciudades costeras de nuestras islas.

DESLIZAMIENTOS.

En las cabeceras receptoras de las cuencas es donde se suele producir un mayor movimiento debido aConsultar: http://www.unesco.org.uy/phi/libros/obrashidraul/Cap2.html:

  • Derrumbes o desprendimientos en taludes a causa de la acción del agua.

  • Deslizamientos de masas de piedras o de suelos sueltos por ausencia de vegetación.

  • Desplazamientos lentos o rápidos de rocas y tierras propios de suelos no cohesionados.

  • Movimientos lentos de arrastre de importantes volúmenes de material (pueden durar cientos de años).

  • Movimientos muy rápidos de agua, tierras, cantos rodados, gravas, arenas, árboles, etc, durante una tormenta.Arrastre de materiales por riada. Canarias.Arrastre de materiales por riada. Canarias.

Para su análisis, todas estas causas se aglutinan, en la presente ficha, en dos apartados, uno dedicado a los deslizamientos y otro a los desprendimientos.

Los deslizamientos son desplazamientos de la capa superficial del suelo en superficies inclinadas, donde el propio peso del material acumulado consigue superar a los esfuerzos de fricción del sueloConsultar: http://www.unesco.org.uy/phi/libros/obrashidraul/Cap2.html.

La inspección desde el aire, de las áreas donde se interviener, el poder disponer de fotos aéreas (aerofotrogramétricos), a escala de 1:25.000 a 1:50.000, pueden permitir determinar donde se estan produciendo deslizamientos, para después en posteriores inspecciones sobre el terreno, determinar el alcance de los mismosConsultar: http://www.unesco.org.uy/phi/libros/obrashidraul/Cap2.html.

Es conveniente contar con un historial de la zona donde se interviene, para tener una mejor noción sobre los potenciales deslizamientos que se van a producir en el futuro.

Los deslizamientos se suelen repetir en ciertas áreas, con una determinada frecuencia, por ello, como se insiste, interesa tener un amplio historial, y una buena cartografía de la zona que se estudia.Arrastre de tierras por riada. Canarias.Deslizamientos por riada. Canarias.

Los deslizamientos tienden a producirse en los taludes escarpados, los acantilados, las zonas deforestadas, las áreas de concentración de drenaje y filtración, las formaciones pétreas diaclasadas, etc.

Algunos de los factores que pueden influir en la clasificación de los deslizamientos, pueden ser los siguientesConsultar: http://www.unesco.org.uy/phi/libros/obrashidraul/Cap2.html:

  • Forma del movimiento.

  • Forma de la superficie de rotura.

  • Coherencia de la masa fallada.

  • Causa de la rotura.

  • Desplazamiento de la masa.

  • Tipo de material.

  • Tasa de movimiento.

Los deslizamientos más frecuentes sonConsultar: http://www.unesco.org.uy/phi/libros/obrashidraul/Cap2.html:

  • Los deslizamientos por caída de rocas desde escarpes desde macizos pétreos muy diaclasados.

  • Los deslizamientos de tierras en laderas y taludes.

  • Los flujos y avalanchas de lodo y escombros con capacidad para recorrer grandes distancias.

Arrastre de materiales por riada. Canarias.Los deslizamientos, no solo afectan a las obras de superficie sino a los tendidos subterráneos de los sistemas infraestructurales.

Determinados elementos infraestructurales, como son los embalses, pueden potenciar la producción de deslizamientos al mojar las aguas retenidas las laderas del baso que las contiene, por ello siempre es conveniente, para este supuesto y para las obras de desarrollo de sistemas infraestructurales en general, realizar ante todo estudios sobre los diferentes substratos que integran el suelo. También es conveniente localizar las capas freáticas.

Gracias a todo ello, es posible adoptar medidas preventivas, como pueden ser:

  • La organización de drenajes.

  • El establecimiento de anclajes.

La realización de obras de excavación al pie de taludes, puede producir una considerable disminución de los apoyos laterales de los mismos, con la consiguiente aparición de riesgo de deslizamiento.

La sobrecarga de taludes, en su parte superior como consecuencia de vertidos de inertes, la construcción de edificios, etc., puede producir la pérdida de estabilidad de estos.

La saturación por inexistencia o mal funcionamiento del drenaje de los terrenos situados en la parte superior de taludes, como consecuencia del riego agrícola o del riego de jardinerías, la proliferación de pozos negros absorbentes, la pérdida de agua en conducciones de abastecimiento de aguas y en redes de saneamiento urbano por encima de límites admisibles, puede también ser causa de desestabilización de taludesConsultar: http://www.unesco.org.uy/phi/libros/obrashidraul/Cap2.html.

Algunos deslizamientos presentan señales indicadoras de su posible producción (grietas, ondulaciones del terreno, etc.)

Los deslizamientos pueden ser de apariciones repentinas o lentas, muy rápidas o muy lentas.

Los deslizamientos más peligrosos son los de aparición repentina e imprevista con movimiento a altas velocidades y acarreo de rocas, tierras, etc.

Los deslizamientos pueden producir daños enConsultar: http://www.unesco.org.uy/phi/libros/obrashidraul/Cap2.html:

  • Puntos de captación superficial de aguas para el consumo humano.

  • Conducciones de las redes de abastecimiento, por arrastre y destrucción de tramos de tuberías, canales de conducción, valvulería, estaciones de bombeo, etc.

  • Otras redes y sistemas infraestructurales.

Los daños producidos por los deslizamientos pueden ser:

  • Puntuales (por perdida de estabilidad en un determinado talud).

  • Extensivos (zonas montañosas y llanas con terrenos licuables o expansibles).

DIAPOSITIVAS.

ENLACES.

1.- II Curso Internacional de aspectos geológicos de protección ambiental celebrado en Campinas. Brasil. (5 a 20 de junio de 2000), Oficina Regional de Ciencias para América Latina y Caribe. Oficina de UNESCO en Montevideo. Curso de gran interés.

2.-  Procesos y riesgos geológicos. Agostinho Ogura y Eduardo Soares Macedo. División de Geología. Instituto de Investigaciones Tecnológicas de Säo Paulo. Brasil. Trabajo de curso de gran interés.

3.-  Pequeñas Obras Hidráulicas, Aplicación a Cuencas Andinas. Trabajo teórico de gran interés.

4.- Pequeñas Obras Hidráulicas, Aplicación a Cuencas Andinas. Trabajo teórico de gran interés.

5.- Pequeñas Obras Hidráulicas, Aplicación a Cuencas Andinas. Trabajo teórico de gran interés.

6.- Características morfométricas y fisiográficas de la cuenca. Trabajo de interés teórico.

7.- La estructura de la red de drenaje. Trabajo teórico de interés (terminología e información en general).

8.-  PÉRDIDAS DE SUELO POR INTERVENCIONES FORESTALES. Samuel Francke. Programa Nacional Manejo de Cuencas Hidrográficas Conaf-Jica. Conaf. Revista Chile Forestal, Conaf. Marzo 1996, N°236, Pág. 19.

9.-  ECUACIONES PARA EVALUAR, ESTIMAR Y PREDECIR LA EROSIÓN HÍDRICA. Óscar Silva Escobar.

10.- Cartografía de la erosividad de la lluvia estimada a partir de datos pluviométricos mensuales en el Campo de Gibraltar (Cádiz). Antonio Jordán, Nicolás Bellinfante.  Departamento de Cristalografía, Mineralogía y Química Agrícola. Facultad de Química, Universidad de Sevilla. 

11.- FLUJO DE LODOS EN EL COTOPAXI. Ing. Eduardo Aguilera. Trabajo de interés.

12.- OCUPACIÓN DE LADERAS: INCREMENTO DEL RIESGO POR DEGRADACIÓN AMBIENTAL URBANA EN QUITO, ECUADOR.  Othón Zevallos Moreno. Trabajo de interés.

13.- Comentarios sobre el cálculo de taludes. Artemio Cuenca Payá. Laboratorio de carreteras. Alicante. Trabajo de gran interés.

14.- CARTOGRAFÍA DEL RIESGO A LOS DESLIZAMIENTOS EN LA ZONA CENTRAL DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS. Febrero de 2002. González Moradas, M.R. ; Lima de Montes, Y. Ejemplo de interés.

15.- El Análisis Morfológico de las cuencas fluviales aplicado al estudio Hidrográfico. José María Senciales González. Dpto. de Geografía. Universidad de Málaga. Trabajo de interés.

16.- La Cuenca Hidrografía. Características Morfométricas y Fisiográficas de la Cuenca (Definiciones - tiempo de concentración). Trabajo de máximo interés.

CUESTIONARIO

1.- Los procesos erosivos hídricos no se pueden considerar que están asociados a las escorrentías.

Ello es cierto:

a) Si

b) No*

2.- En Canarias las escorrentía son torrenciales y solo presentes tras producirse escasos y fuertes aguaceros anuales.

Todo esto es cierto:

a) Si*

b) No

3.- La erosión laminar hídrica es uno de los tipos más frecuentes de degradación de los suelos. Este tipo de erosión no afecta a la capa arable de los suelos.

Todo ello es cierto:

a) Si

b) No*

4.- La erosión en surcos, asociable a la erosión laminar, se puede atribuir a la energía del escurrimiento que es proporcional al cuadrado de la velocidad de la corriente de agua.

Todo esto es cierto:

a) Si*

b) No.

5.- Con la aparición de cárcavas, el proceso de erosión adquiere un mayor poder de destrucción ya que en las cárcavas a demás de la erosión superficial, también actúan procesos de erosión asociados a la desestabilización de taludes (humedecimiento y sobresaturación), a los movimientos subterráneos (tubificación) y a los procesos erosivos internos (deslizamiento de la base de los taludes de las cárcavas, provocando su desmoronamiento).

Todo lo señalado es cierto:

a) Si*

b) No

6.- Cuando aparecen las cárcavas, se acentúan los procesos de erosión superficial, de erosión interna, de deslizamientos y de desmoronamiento.

Lo señalado es cierto:

a) Si*

b) No

7.- sobre todoa las islas de Gran Canaria, Tenerife, La Gomera, La Palma y El Hierro, alojan cuencas de escaso desarrollo, de elevadas pendientes, muy jerarquizadas, que pueden ser consideradas como cuencas de montaña, con todos los atributos de este tipo de cuencas y con algunas particularidades-

Todo esto es cierto:

a) Si*

b) No

8.- En las islas montañosas de Canarias, la mayor parte de los caudales superficiales de agua, discurren por debajo de los 800 m de cota sobre el nivel del mar, concretamente por los tramos intermedios de la red hidrográfica. Por ello dichos tramos intermedios de cuencas, suelen encontrarse encajonados entre abruptos taludes, siendo mucho más estrechos que los tramos de cabecera y desembocadura.

Todo ello es cierto:

a) Si*

b) No

9.- Los deslizamientos son desplazamientos de la capa superficial del suelo en superficies inclinadas, donde el propio peso del material acumulado consigue superar a los esfuerzos de fricción del suelo.

Todo esto es cierto:

a) Si*

b) No

10.- Determinados elementos infraestructurales, como son los embalses, pueden potenciar la producción de deslizamientos al mojar las aguas retenidas las laderas del baso que las contiene.

Ello es cierto:

a) Si*

b) No

11.- La realización de obras de excavación al pie de taludes, puede producir una considerable disminución de los apoyos laterales de los mismos, con la consiguiente aparición de riesgo de deslizamiento.

Esto es cierto:

a) Si*

b) No

12.- La saturación por inexistencia o mal funcionamiento del drenaje de los terrenos situados en la parte superior de taludes, como consecuencia del riego agrícola o del riego de jardinerías, la proliferación de pozos negros absorbentes, la pérdida de agua en conducciones de abastecimiento de aguas y en redes de saneamiento urbano por encima de límites admisibles, puede también ser causa de desestabilización de taludes.

Todo ello se cierto:

a) Si*

b) No

 


Actualizado 07/03/12

 ©  Contenido: Juan Carratalá Fuentes y Pablo Adelto Hernández Ortega