editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arq.  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

www.ulpgc.es www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa IU

  Boletín dCA

Descarga / FTP


IHA54

 IHA34 Informes
IHA Rama Instalaciones Hidráulicas avanzadas
IHA3 Drenaje
IHA31 Relieve
IHA32 Defensa
IHA33 Avenidas
IHA34 Informes
IHA35 Urbanizaciones
IHA36 Prevención
IHA37 Actuaciones
IHA38 SWMM5

 

La presente página se desglosa en los apartados de INTRODUCCIÓN, BARRANCO DE BELLAVISTA, INFORMES TÉCNICOS, INFORMES DE F. MALILLOS BETANCOR, INFORME DE M. JODAR CASANOVA, INFORME DE F. J. GONZÁLEZ JARABA, ESCRITO DE LA PROPIEDAD, INFORME DE J. F. HERNÁNDEZ DÉNIZ, INFORME DE BÉTICA INGENIERÍA Y CONTROL S.L., OTROS INFORMES Y ESCRITOS, SITUACIÓN ACTUAL, DIAPOSITIVAS y ENLACES.


INTRODUCCIÓN.

Con el objeto de brindar un ejemplo práctico de descoordinación de servicios urbanos en Canarias, para de este modo documentar lo expuesto en las páginas precedentes, se ha seleccionado la urbanización de Bellavista, situada en San Bartolomé de Tirajana, en la isla de Gran Canaria.

Cuando se produce el tránsito de un escenario agrícola a otro urbano, de forma masiva y en un tiempo muy breve, tal como está ocurriendo en ciertas urbanizaciones de carácter turístico en Canarias, se suele dar una descoordinación entre los sistemas que participan en la construcción del hecho urbano.

En el ejemplo seleccionado, se están dando, la típicas disfunciones a través de las cuales se manifiesta la falta de coordinación de los sistemas urbanos de la urbanización de Bellavista.

No ha existido en ningún momento, ánimo de polémica a seleccionar el presente ejemplo, todo lo contrario, ya que el mencionado ejemplo se ha seleccionado teniendo en cuenta lo siguiente:

  • Se trata de una urbanización localizada en una zona turística donde, como suele suceder, se está dando un tránsito brusco y precipitado de escenarios (de agrícola a urbano).

  • Los problemas han sido causados por eventos hidrometereológicos, que son los eventos que generan mayor conflictividad en las islas.

  • Por el momento, no se han producido desgracias personales, por lo que los hechos que se narran no están impregnados de ningún tipo de dramatismo.

  • Los daños ocasionados, importantes bajo el punto de vista económico, han afectado a un reducidísimo número de propietarios y usuarios de la urbanización. La falta de coordinación por lo tanto no ha afectado a un amplio colectivo de ciudadanos, con lo cual el posible trasfondo social de la cuestión quede descartado.

  • Existe abundante información sobre lo ocurrido, gracias a la justificada preocupación de uno de los propietarios más afectados por lo hechos que se analizan.

  • Se trata de un típico ejemplo de descoordinación por tránsito de escenarios, entre el sistema hidrográfico, el sistema de drenaje urbano de pluviales, la organización del sistema de espacios libres y la propia definición, redefinición y estructuración del sistema parcelario agrícola y urbano.

Con el objeto de ceñirse a los hechos, evitando realizar interpretaciones personales,  se ha considerado de interés desarrollar el presente ejemplo práctico a través de los resúmenes de los informes presentados en su día, por los técnicos, propietario y funcionarios que han tenido la oportunidad de informar sobre lo ocurrido. Es la propia historia pues quien, en el supuesto que nos ocupa, habla a través de los protagonistas que han participado en ella.

BARRANCO DE BELLAVISTA.

El barranco de Bellavista, tenía una salida natural al mar, que en la zona donde se registran los hechos aludidos, ha sido desviada y canalizada artificialmente, por una canalización discontinua (no resuelta en todos sus tramos), con juntas constructivas problemáticas y suelo fisurado. El canal adosado a la edificación siniestrada, tiene en ese tramo, sección rectangular de 1 m. de alto y 2.5 m. de ancho.

A una distancia de 30 metros y a un nivel superior del edificio siniestrado, se ha construido en el cauce del barranco, un depósito cilíndrido de aguas, que cuenta con dos aliviaderos, uno de los aliviaderos vierte los excedentes directamente a la ladera del barranco, el otro parece que vierte las aguas a la canalización mencionada, si bien esta información está pendiente de ser confirmada.

El depósito cilíndrico que se menciona, con su mera presencia, produce un inadmisible estrechamiento del cause del barranco en las inmediaciones del edificio siniestrado.

INFORMES TÉCNICOS.Localización de la urbanización de Bellavista y del barranco de Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria

Los informes técnicos cuyos resúmenes se presentan, señalan los problemas que ha tenido un edificio comercial, situado en la calle Alcalde Enrique Jorge, nº 10, frente a la Urbanización de Bellavista de San Fernando de Maspalomas, en la costa del Término Municipal de San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria).

Se trata de un edificio de cuatro plantas dedicado a almacén general, principalmente de productos de alimentación, limpieza, bebidas y tabacos.

El edificio siniestrado es de sólida construcción, ha sido capaz de resistir, por el momento, ya tres inundaciones, sin que se le aprecie ningún tipo de problema relevante.

La cubierta del edifico es de hormigón.

La edificación que se menciona, se levanta sobre una parcela entre medianeras, de planta rectangular de 1.500 m2 .

El edificio siniestrado tiene una superficie de 4.681 m2 , la planta sótano (almacén), tiene una superficie de 1.500 m2, la planta semisótano tiene 1.250 m2 , la primera planta 975 m2 , la última planta tiene 950 m2

La fachada principal del edificio da a la calle Alcalde Enrique Jorge, y la fachada trasera (libre), a la canalización y cauce del barranco de Bellavista.

La edificación tiene dos plantas (planta baja y primera planta) sobre rasante y otras dos plantas (dos sótanos) bajo la rasante de la calle.Frente de avenida. Barranco de Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.Frente de avenida. Barranco de Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.

La Planta baja y los dos sótanos se destinan, como ya se ha indicado, al almacenamiento de mercancías, la primera planta está ocupada por el aparcamiento y las oficinas de la empresa.

El edificio tiene una estructura porticada de vigas y pilares, forjado reticular de hormigón armado, cimentación de zapatas y muros de contención de hormigón armado.

La edificación por su morfología y sistema constructivo, es una típica construcción de la zona.

El edificio fue construido según proyecto arquitectónico redactado el año 1994, y se edificó con Licencia Municipal y con total adecuación, por lo tanto, a las delimitaciones y vigente normativa ordenancista del planeamiento general de ordenación municipal.

La edificación, según se mire a su fachada, colinda a su derecha con otro edificio comercial y a su izquierda con un solar excavado (parcela 312), que tiene una superficie de 2.000 m2.

La canalización artificial del cauce de Bellavista, como se insiste, está adosada a la fachada trasera del edificio.

Hacia la izquierda del solar excavado (parcela 312), se localiza y depósito cilíndrico de agua de riego que ocupa la vertiente opuesta del barranco.

El mencionado depósito cilíndrico se ha construido dentro del Dominio Público Hidráulico del Barranco de Bellavista, no constando que tenga licencia de obra ni autorización municipal de construcción, según lo informado al respecto por el Secretario General del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana (informe de fecha 22-10-2003).

Los informes aludidos, se corresponden a tres inundaciones sufridas por un inmueble de la urbanización de Bellavista, concretamente la inundación de enero de 2000, la inundación de noviembre de 2001 y la diciembre de 2003.

Dichas inundaciones eran, como se tendrá ocasión de constatar, evitables pero un cúmulo de circunstancias adversas contribuyeron a que se produjeran, causando importantes perdidas en mercancías y afortunadamente ningún fallecido o lesionado, aunque por el modo en que se produjeron los hechos, el riesgo corrido por las personas que se encontraban en un inmueble afectado, fue muy elevado.

INFORMES DE F. MALILLOS BETANCOR.

El Técnico Municipal del Ilmo. Ayuntamiento de la Villa de San Bartolomé de Tirajana, D. Francisco Betancort, ha presentado dos Informes Técnicos sobre la urbanización de Bellavista. El primer Informe de fecha 20 de diciembre de 1996 tiene como asunto la recepción de la urbanización de Bellavista. Este primer Informe se desglosa en dos apartados:

  • Antecedentes.

  • Informe.

El segundo Informe se presentó el 28 de enero de 2000, con motivo de las inundaciones del 6 y 7 de enero de 2000.

También este Informe tiene dos apartados:

  • Antecedentes.

  • Informe.

En el apartado de "Antecedentes" de este Informe se indica que el Plan Parcial de la urbanización de Bellavista fue aprobado por la C.U.M.A.C. el 3 de febrero de 1987.

La aprobación del Plan se condicionó a la subsanación de deficiencias recogidas en un Informe Técnico de fecha 24 de marzo de 1988.

Con fecha 30 de marzo de 1988, en el escrito presentado por el promotor del Plan Parcial, este se compromete a subsanar en el plazo de 10 días deficiencias tales como las que a continuación se reseñan:

  • Evitar el vertido directo de la red de pluviales en las zonas verdes públicas, canalizándolas.

  • Dotar a las zonas verdes públicas de desagües.

  • Canalizar el barranco de Bellavista.

  • Realizar el abastecimiento de las cámaras de descarga con aguas depuradas.

  • Construir un paseo peatonal entre las zonas verdes públicas y las parcelas con acceso a estas.

En el apartado "Informe" entre otras cuestiones se indica que:

  • Las calzadas de viales se encuentran en mal estado en toda la urbanización, pudiéndose apreciar en numerosos puntos de estas que la sección del firme no se corresponde con la sección proyectada.

  • En determinados puntos de las calzadas, el firme ha cedido, apareciendo baches e incluso socavones.

  • En muchos puntos de las calzadas se aprecian afloramientos de raíces y de arbustos.

  • El agua de lluvia tiende a acumularse sobre las calzadas por mala ejecución o diseño de la pendiente de las calzadas.

  • En muchos puntos de las calzadas de la urbanización se han efectuado obras de paso para instalaciones con posterior reposición de firme en muy mal estado.

  • Los paseos limítrofes a las zonas verdes públicas no han sido ejecutados.Fuente propia: erosión en surcos. Barranco de Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.Fuente propia: Inicio de la cuenca del barranco de Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.

En lo referente al saneamiento y drenaje de pluviales, se informa que:

  • El trazado general de las redes coincide con el proyectado, pero que muchos son los pozos de registro que no se pueden localizar (un número superior a las 31 unidades).

  • No existen arquetas domiciliarias en parcelas.

  • No existen cámaras de descarga.

  • Se aprecia la existencia de imbornales deteriorados o con rejas rotas (6 unidades).

  • No se localizan 15 imbornales.

  • El barranco de Bellavista no se encuentra canalizado en todo su trazado.

  • La conexión de los imbornales con el cauce del barranco no se ha ejecutado.Fuente propia: Suelo de la cuenca del barranco de Bellavista.Fuente propia: suelo de la cuenca del barranco de Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.

En el apartado de "Antecedentes" de este segundo Informe se indica que el Proyecto de Urbanización fue aprobado definitivamente por al Ayuntamiento Pleno en Sesión celebrada el día 30 de marzo de 1988, condicionado dicha aprobación a la subsanación de deficiencias detalladas en el Informe del Arquitecto Municipal de fecha 24 de marzo de 1988. Algunas de estas deficiencias se reseñan a continuación:

  • No realización de Paseo Peatonal entre las zonas verdes públicas y las parcelas de acceso a las mismas.

  • No ejecución de canalización de la red de pluviales hasta el barranco canalizado.

  • No construcción en su totalidad, de la canalización del barranco de Bellavista.

  • Modificación del diseño de las cámaras de descarga.

  • No resolución de los enlaces de los servicios de la urbanización con los servicios generales.Fuente propia: Vertedero de flotantes. Barranco de Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.Fuente propia: discontinuidad de canalización de cauce. Barranco  de Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.

En el apartado de "Informe" se hacen constar insuficiencias como las que a continuación se reseñan:

  • La sección del firme (base y capas de aglomerado) tiene sección inferior a la proyectada.

  • Mal estado de calzadas y bordillos con múltiples zonas descarnadas, erosionadas en exceso o hundidas.

  • Acabado de aceras en pavimento asfáltico del todo punto inapropiado como solución constructiva. Dicho material se encuentra sometido a erosiones excesivas.

  • La canalización del barranco se encuentra sin concluir.

  • La canalización del barranco no se ha cubierto en los tramos proyectados.

  • Sección y tipo de canalización efectuada en el encauzamiento, diferente y de inferior sección a la proyectada.

  • Acometida al canal mediante un paso inferior bajo la calle de acceso a la urbanización (C/. Montserrat Caballé), con 2.65 m2 de sección. Se señala también en el Informe que el paso inferior de la autovía GC-1 al que acomete el mencionado paso inferior tiene 12,31 m2 de superficie.Fuente propia: inundación de calzada. Maspalomas. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.Fuente propia: pavimentación de aceras. Urbanización de Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.

  • De los 30 imbornales proyectados, insuficientes en número para evacuar escorrentías en la superficie de viales afectada, solo son localizables 21. Muchos de estos imbornales se encuentran en muy mal estado de conservación hasta el punto en que no se puede garantizar su operatividad. 6 de estos imbornales ocupan posiciones deferentes a las proyectadas.

  • Se ha modificado el trazado de la red de pluviales con la consiguiente eliminación de pozos de registro.

  • Se ha modificado el trazado de la red de saneamiento urbano con la consiguiente eliminación de ramales y de pozos de registro.

  • Existe una salida de pluviales, mediante tubo de 1.000 mm a parcela de uso escolar que no evacua hacia el canal.

  • Las tapas de los pozos de registro no tienen identificación por lo que no se puede distinguir la red de saneamiento de la red de drenaje de pluviales.

  • Se observan hundimientos generalizados en tramos de calzadas sobre el trazado de la red de saneamiento.

  • No existen acometidas y pozos de registros domiciliarios o arquetas individuales en parcelas. La acometida a la red de saneamiento, posterior a la ejecución de la calzada, ha supuesto la realización de acometidas incontroladas directamente a tuberías y no ha pozos de registro, así como una mala ejecución de tales acometidas que se evidencian por el hundimiento de calzadas en múltiples puntos.

A continuación se señalan el tipo de sección y la superficie de los diferentes tramos de la canalización del barranco de Bellavista. Llama la atención la gran diferencia que existe entre el proyecto y la obra resultante.

Tramo Sección de Proyecto y superficie Sección ejecutada y superficie

Tramo I (Zona deportiva)

Tramo II (Zona verde 1)

Tramo II (Zona verde 2)

Trapezoidal (6.75 m2)

Trapezoidal (6.75 m2)

Trapezoidal (6.75 m2)

Recta (2.50 m2)

Trapezoidal (3.75 m2)

Recta (2.5 m2)

 

INFORME DE M. JÓDAR CASANOVA.

Fuente propia: Autopista del Sur GC-1 a su paso sobre el barranco de Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.Cuenca del barranco de Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.Este informe fue presentado en mayo de 2000 por  el Ingeniero de Caminos Canales y Puertos, D. Manuel Jódar Casanova. Se trata de un completo informe donde se da, como se tendrá ocasión de constatar,  información de interés sobre valores de intensidades de lluvias, caudales circulantes, capacidades hidráulicas de canalizaciones, modo en que se produce la inundación etc.

El Informe M. Jódar consta de los siguientes apartados:

  • Introducción

  • Antecedentes.

  • Descripción de acontecimientos.

  • Conclusiones.

  • Anexos (I, II y III).

  • Planos.

En el apartado de "Antecedentes", se indica que la Estación de San Bartolomé registra durante le 6 de enero del 2000, precipitaciones de 29,6 l / m2, con una Intensidad Máxima de 60,0 mm / hora, y de 51,21 l / m2 , durante el día 7 de enero del 2000, con una Intensidad Máxima de 120,0 mm / hora.

En la Estación de Telde "La Pardilla", las precipitaciones fueron de 42,5 l / m2 , el 6 de enero del 2000 y de 57,2 l / m2 el 7 de enero.

En el apartado de "Descripción de los acontecimientos", se informa que las lluvias comenzaron durante la tarde del 6 de enero del 2000. Durante la tarde y noche de ese día 6 de enero, la escorrentía discurría por su cauce natural, circulando por el paso inferior de la Autopista del Sur, por el paso inferior de la urbanización contiguo al paso anterior, para después discurrir por la primera canalización y, probablemente, comenzar a embalsarse en un punto bajo de la urbanización situado por debajo de la antigua presa de regadío, entre un Centro de Transformación, un pozo de agua y el inicio de la segunda canalización del barranco dentro de la urbanización.Fuente propia: Barranco de Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.Fuente propia: Barranco de Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.

Durante el día 7 de enero del 2000, la lluvia incrementa su Intensidad a 127 mm / hora, encontrándose con un terreno empapado que tiene mayores coeficientes de escorrentía por esa causa.

Ambas circunstancias (incremento de la Intensidad e incremento de los Coeficientes de Escorrentía), producen una elevación de la escorrentía que llega a alcanzar, en su tránsito por la obra de fábrica del paso inferior de la Autopista del Sur el valor de 6.7 m3 / seg.

Tal como se indica en el apartado de "Descripción de los acontecimientos", los 6.7 m3 / seg. de escorrentía producidos por las precipitaciones si pueden pasar por la mencionada obra del paso inferior de la Autopista del Sur, pero no por el siguiente paso inferior ubicado en la urbanización, contiguo al anterior, que solo tiene capacidad para permitir el tránsito de un caudal de 4.78 m3 / seg.

Por esta causa, el agua de escorrentía comienza entonces a represarse y cuando llega a nivel de la calle de acceso a la urbanización, pasa por encima de ella y en su tránsito sobre la calle comienza a deteriorar la calzada de la misma, lo que nos puede dar una idea de la velocidad que lleva el agua en esos momentos (probablemente más de 6 m / seg. ).Canalización del barranco de Bellavista.Fuente propia: Discontinuidad en canalización de barranco. Urbanización Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.

Parte del agua que se ha bifurcado, retorna de nuevo a la primera canalización de la urbanización, que se estima que podía estar soportando un caudal de un 70 a un 80 % del total del caudal circulante. La otra fracción de caudal, circula aguas abajo por las calles de la urbanización.

La primera canalización de la urbanización, solo admite un caudal circulante de 4.5 m3 / seg., por lo que la fracción excedente de la escorrentía discurre libremente por el cauce del barranco, topándose con los escombros existentes en dicho cause, por lo que la escorrentía adopta rumbos erráticos y añade al flujo de escombros nuevas aportaciones.

En el tramo superior del barranco dentro de la urbanización, existían antes que se iniciara la construcción en la zona, dos presas de agua para el regadío. La mayor de las presas, fue demolida casi en su totalidad, quedando en pie solo aproximadamente una tercera parte del muro de contención, no siendo por lo tanto operativa. La presa pequeña, por sus dimensiones, no tiene ni siquiera capacidad para retener o laminar una parte significativa de una avenida como la que se describe.

Poco antes de llegar a las ruinas de la presa grande ya mencionada, el primer canal de la urbanización da paso a un cauce de barranco muy alterado por las obras de construcción y por el consiguiente almacenamiento de escombros y basuras. En esta zona, el barranco mantiene una trayectoria rectilínea y presenta una pendiente del 3%, tal como se puede apreciar en los planos que se adjuntan al informe.Vista aérea de la urbanización de Bellavista. Cetec S.L. Oficina Técnica.Vista aérea de la urbanización de Bellavista. Cetec. S.L. Oficina Técnica.

Agua abajo, siguiendo este tramo no canalizado y rectilíneo del barranco de Bellavista, se encuentra la presa pequeña que se ha mencionado, y a continuación, un pozo de agua que se encuentra en una explanada, junto a un Centro de Transformación.

En esta explanada también desemboca una pequeña barranquera que cruza la zona superior de la urbanización.

En uno de los extremos de dicha explanada se ha construido un segundo canal, que pasa por la trasera del inmueble afectado y que desemboca de nuevo en el cauce receptor una vez sorteado un paso inferior de fábrica, situado en la calle que pasa por el antiguo y abandonado canódromo junto al cual se ha construido dicho paso.

Este mencionado segundo canal, completa en las proximidades de la trasera de la edificación inundada un giro de 45º con respecto a la trayectoria rectilínea anteriormente descrita.

Las aguas de la escorrentía que se menciona, una vez abandonado el primer canal, se precipitan sobre la aludida explanada, uniéndose a las aguas que proceden de la barranquera, repartiéndose con toda libertad por los terrenos.

El grueso de dichas aguas que circulan sobre el segundo canal por encima de la altura de sus paredes (1 m.), acaba topándose con un Depósito de Aguas de la urbanización, que al estar construido en el mencionado barranco produce un estrechamiento en su cause. Dicho depósito se emplaza en la inmediaciones del inmueble afectado. Junto al inmueble a su izquierda, existe un solar al que se le ha practicado una excavación profunda.

Todas estas circunstancias contribuyen a que la escorrentía choque contra el depósito y se dirija con violencia hacia el solar excavado y envista las paredes de cerramiento trasera y medianera izquierda del inmueble afectado y finalmente hace que, cuando el agua se embalse en el punto bajo constituido por el solar excavado, la elevada velocidad que trae el agua más la presión hidroestáticas ejercida propicien la ruptura parcial del muro medianero izquierdo y produzcan la consiguiente penetración del flujo de escombros a través de la vía de agua abierta en el costado de la edificación, por debajo del nivel de inundación alcanzado por las aguas.

Vista aérea de la edificación afectada. Informe. M. Jódar Casanova. Cetec S.L. Oficina Técnica.Vista aérea de la Urbanización de Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Cetec S.L. Oficina Técnica.

El análisis de la avenida del 7 de enero del 2000 se realiza en el "Anexo I", del informe, dicho anexo se desglosa en los siguientes apartados:

  • Análisis del Periodo de Retorno de las lluvias.

  • Determinación de los caudales.

  • Estudio de la capacidad de los pasos inferiores y de los canales (canal 1 y canal 2).

  • Determinación de los volúmenes de embalse.

  • Determinación de los niveles de inundación

En el estudio del Periodo de Retorno, se adopta una ley de distribución que permite definir la frecuencia con que un determinado valor de precipitación anual no es superado, dentro de un determinado intervalo de tiempo que se mide en años.

Para obtener dicha ley se parte de la serie de valores extremos, se fracciona en intervalos de un año de duración y se elige en cada uno de estos intervalos el máximo valor.

En el informe que se comenta, se decide elegir el modelo de Gumbel para ajustar la serie de valores extremos.

En el informe tambien se señala que aunque el número de años seleccionados era de 31, no se incluyen los años 1991 (242,5 mm.) y 1989 (190,5 mm.), por tener los valores de lluvias magnitudes demasiado elevadas respecto al conjunto de lluvias registradas, y si se tiene en cuenta esos valores el ajuste numérico se podría distorsionar.

Por todo ello solo se tiene en cuenta 29 años, siendo por lo tanto el valor de N = 29.Fuente propia: Discontinuidad de canalización. Urbanización Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.Fuente propia: Canalización de barranco. Urbanización Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.

Teniendo en cuenta todo lo indicado, y una vez efectuados los cálculos pertinentes se determina que el Periodo de Retorno de la precipitación del día 6 mencionada era de 1.15 años.

El Periodo de Retorno de la precipitación del día 7, efectuados los mismos cálculos, era de 1.87 años.

Se puede señalar entonces que la lluvia del día 7 de enero del 2000, que causó la inundación que se ha comentado, tenía un Periodo de Retorno muy bajo, por lo tanto, se trata de una lluvia poco importante que puede repetirse con mucha frecuencia, en teoría casi cada 2 años.

Los caudales de escorrentía que pasan por el paso inferior de obra de fábrica de la autopista del Sur, que da a la urbanización de Bellavista se puede determinar utilizando la siguiente expresión:

Donde:

Q= Caudal en m3 / seg.

C = Coeficiente de Escorrentía de la cuenca o superficie por la que discurre la escorrentía.

A = Superficie Tributaria de la sección seleccionada.

I  =  Intensidad Máxima dada en mm / hora.

La Superficie Tributaria se determina con el auxilio de un plano de Gran Canaria donde se puede localizar la cuenca que se estudia. Dicho plano está a escala 1:25.000. Del estudio del mencionado plano se deduce que la superficie de la cuenca que vierte en la rambla que discurre por la urbanización de Bellavista tiene un área de 1.037.500 m2 = 103 Ha = 1.03 Km2

Para determinar la duración de la precipitación hay que tener en cuenta que la Intensidad Máxima de la precipitación del día 6 de enero del 2000 fue de 60 mm. / hora y que la precipitación en 24 horas fue de 29,6 mm. De estos datos se deduce que la primera precipitación duró:

El día 7 de enero del 2000, la Intensidad Máxima fue de 120 mm. / hora y la lluvia alcanzó una altura en 24 horas de 51,2 mm. Por ello la duración del aguacero fue de:

Para evaluar la Precipitación Horaria durante el Periodo de Concentración se utiliza las Precipitaciones Máximas en 24 horas de los día 6 y 7 de enero del 2000, cuyos valores han sido facilitados, como se insiste por el Instituto Nacional de Meteorología.

Las Precipitaciones en 24 horas de los días 6 y 7 se obtiene como la Media de las Máximas Precipitaciones registradas en dichos días en las Estaciones de San Bartolomé de Tirajana y la Estación de Telde, "La Pardilla".

Teniendo en cuenta lo señalado al respecto por la Instrucción de Carreteras 5.2 I-C, la Intensidad Media It (mm/h) de una precipitación se puede obtener utilizando la siguiente expresión:

Donde:

It = Intensidad Media dada en mm / horas.

Id = Precipitación Media Diaria dada en mm.

I1/Id = Relación que depende de la zona geográfica y de la duración del aguacero. De acuerdo con la Instrucción 5.2 I-C, para el sur de cada isla canaria y con duraciones de aguaceros de 30 minutos, dicha relación debe adoptar el valor de 13.

t = Tiempo de Concentración en horas que se puede determinar utilizando la siguiente expresión.

Donde:

L = La longitud del cauce principal de la cuenca dado en Km., que en este supuesto es de 2,25 Km.

J = La pendiente media de la cuenca dada en m / m , que en este caso es de 0.065 m / m.

Efectuando operaciones se obtiene que:

Para el día 6 de enero del 2000:

Para el día 7 de enero del 2000.

El Coeficiente de Escorrentía viene dado por la expresión:

Donde:

Pd = Máxima Precipitación Diaria.

P0 = Umbral de Escorrentía, que depende de la topografía, vegetación características hidrológicas y tipo de suelo de la cuenca. Antes de ser introducido en la fórmula anterior, P0 debe ser multiplicado por un coeficiente que depende de la humedad del terreno (consultar figura 2-55 de la Instrucción de Carreteras 5.2).

El terreno de la cuenca que se estudia está constituido por fonolitas y arbustos por lo que se entiende que el Umbral de Escorrentía P0 = 2 mm.

La relación Pd/P0 para los días de lluvia que se vienen mencionando es la siguiente:

  • Día 6 de enero del 2000: Pd = 36.05 mm; Coeficiente corrector para Canarias = 4; P0 = 2 mm.

  • Día 7 de enero del 2000: Pd = 54.2 mm; Coeficiente corrector para terreno empapado por la lluvia del día anterior = 3; P0 = 2 mm.

Teniendo en cuenta los valores obtenidos se determina que los coeficientes de escorrentía para los días 6 y 7 de enero del 2000 fueron los siguientes:

A partir de los valores obtenidos es posible determinar los caudales de escorrentía para los días 6 y 7 de enero del 2000 en el paso inferior de la autopista de Sur mencionado.

En el informe se estudia la capacidad de los siguientes elementos:

  • Paso inferior de la Autovía del Sur (GC-1). Fuente propia: Tramo inferior de la canalización del barranco de Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.Fuente propia: Solar excavado, canalización en volado e inmueble afectado. Urbanización Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.

  • Paso inferior de la urbanización de Bellavista.

  • Canal de la urbanización de Bellavista (tramo 1 y 2).

  • Parcela inundada.

El paso inferior de la Autopista del Sur (GC-1), es una obra de fábrica con una sección formada por un semicírculo de diámetro 5 m. Con una continuación vertical recta, de 1.1 metros de altura. Tiene un abocinamiento a la entrada y a la salida, dispuesto a 45º del eje de la obra.

La Superficie de la sección transversal de dicho paso es la siguiente:

El Perímetro Mojado de la sección es el siguiente:

El Radio Hidráulico es el siguiente:

La Pendiente de la obra es de:

J = 0.001

Aplicando la fórmula de Manning para un flujo laminar:

Teniendo en cuenta que la solera de la obra que se estudia es de tierra.

k = 30.

La velocidad V = 3.03 m / seg.

El Caudal Q tiene por lo tanto el valor de:

El caudal que puede circular por la sección considerada es de 46.38 m3/seg. que es un caudal muy superior al caudal de escorrentía del 7 de enero del 2000, que era de 6.7 m3/seg.

Luego dicha sección tiene por lo expuesto sobrada capacidad.Tramo final de la canización de encauzamiento del barranco de Bellavista

La calle de acceso de la parte alta de la urbanización tiene un paso inferior. La sección de dicho paso es un semicírculo de 2 metros de diámetro, con una continuación vertical de 0.6 metros de altura. Tiene también un abocinamiento a la entrada.

La Superficie de la sección transversal de dicho paso es la siguiente:

El Perímetro Mojado de la sección es el siguiente:

El Radio Hidráulico es el siguiente:

La Pendiente de la obra es de:

J = 0.01

Aplicando la fórmula de Manning para un flujo laminar:

Teniendo en cuenta que la solera de la obra está aterrada.

k = 30

La velocidad V = 1.727 m / seg.

El Caudal Q tiene por lo tanto el valor de:

El caudal que puede circular por la sección considerada es de 4.78 m3 / seg. que es un caudal inferior al caudal de escorrentía del 7 de enero del 2000, que era de 6.7 m3/seg. por lo que dicha sección del paso interior de la urbanización es insuficiente. Situación que se agravó con la probable reducción de la sección por arrastres de tierras producidos por las lluvias del día anterior.

El canal que se estudia parte de la salida del paso inferior de la calle de acceso a la zona superior de la urbanización de Bellavista.

La sección del canal es trapezoidal, casi rectangular, con una altura de 1 metro y una anchura de cauce de 2.4 metros.

La Superficie de la sección transversal del canal es la siguiente:

El Perímetro Mojado de la sección es el siguiente:

El Radio Hidráulico es el siguiente:

La Pendiente de la obra es de:

Aplicando la fórmula de Manning para un flujo laminar:

Teniendo en cuenta que la solera de la obra se encuentra aterrada.

k = 30

La velocidad V = 3.03 m / seg.

El Caudal Q tiene por lo tanto el valor de:

El caudal que puede circular por la sección considerada es de 4.55 m3/seg. que es un caudal inferior al caudal de escorrentía del 7 de enero del 2000, que era de 6.7 m3/seg.

Luego dicha sección no tiene, por lo expuesto, capacidad para conducir dicha escorrentía. Esta incapacidad incluso pudo agravarse con los aterramientos del día anterior.

Para determinar el volumen de agua embalsado en la parcela excavada y los bajos del inmueble afectado se puede suponer que la escorrentía del día 6 de enero del 2000, pudo discurrir por el canal y que el agua que se embalso fue la del día siguiente, la del 7 de enero.

El volumen de agua embalsada por la escorrentía del día 7 se puede determinar con la siguiente expresión:

Donde:

V = Volumen embalsado de agua dado en m3

C = Coeficiente de Escorrentía de las precipitaciones caídas sobre la cuenca que se estudia.

Pd = Magnitud de las lluvias caídas sobre la cuenca que se estudia dada en l / m2.

S = Superficie de la cuenca que se estudia dada en m2.

Aplicando esta expresión a los datos que se tienen del día 7 de enero del 2000 se obtiene el siguiente valor del volumen embalsado.

Es decir el día 7 de enero del 2000, se embalsó en el solar excavado y en los sótanos del edificio afectado, 35.728,64 m3 de agua de escorrentía.

En lo referente a los niveles de agua alcanzados durante la inundación hay que tener en cuenta que la superficie total inundada se reparte entre la:

  • Superficie del inmueble afectado que es igual a 30 m * 50 m = 1.500 m2.

  • Superficie del solar excavado colindante con el inmueble afectado que es igual a 30 m * 40 m = 1.200 m.

La superficie total inundada es igual a 1.500 m2 + 1.200 m2 = 2.700 m2

En el supuesto que el volumen real del agua embalsada fuese el 60% del total del volumen de escorrentía que paso por la urbanización el día 7 de enero del 2000, se tiene que el nivel alcanzado por las aguas es de:

Altura (dada en metros) = 7.93.

De todo lo anteriormente expuestos, en el informe se llega a las siguientes conclusiones:

  • El paso inferior de la urbanización situado aguas debajo de la autovía GC-1, tiene un capacidad muy inferior a la precisa para poder evacuar una avenida como la que se produjo, circunstancia que provocó una retención, al actuar como presa, que en un momento dado es desbordada por su coronación con la consiguiente dispersión del agua de escorrentía por calzadas por donde no tenía que discurrir.

  • La canalización del barranco situada aguas abajo del paso inferior de la autovía GC-1, no tiene capacidad suficiente. También se da la circunstancia que el canal es discontinuo presentando dos tramos perfectamente diferenciados, aunque el canal fuese continuo, el agua de escorrentía se abría desbordado de igual modo. 

  • Las márgenes del encauzamiento dentro de la urbanización se encuentran en pésimas condiciones de conservación, con la proliferación del amontonamiento de escombros de obra y de basuras. Dicha acumulación inadecuada de material ha determinado que el agua de escorrentía mantuviese cursos erráticos acrecentando los efectos de la inundación.

  • La antigua presa de regadío que aún se mantiene en pie, no ha actuado laminando la avenida.

  • El Depósito de Aguas de la urbanización situado en el propio cauce del barranco ha desviado las aguas hacia el solar excavado inundado. Dicha excavación del solar ha permitido la inundación del inmueble afectado. 

  • El solar excavado que se menciona se encuentra en un punto bajo de la urbanización y recibe por lo tanto, todas las aguas que drenan del cauce del barranco de Bellavista, esto ha producido la inundación del mencionado solar, y el sometimiento del inmueble afectado a presiones hidrostáticas laterales importantes (nivel de las aguas 7.93 m), para cuales no estaba preparada la estructura de dicha edificación.

  • Además de daños directos al inmueble afectado y a las mercancías almacenadas en él, hay que tener en cuenta que el mantenimiento de la inundación durante un periodo largo de tiempo ha podido causar daños en la estructura del edificio y alteraciones en los terrenos en los que se cimienta.

INFORME DE F. J. GONZÁLEZ GONZÁLEZ JARABA.

El ámbito de análisis de los informes que se presentan se sitúan a partir de la presa ubicada en el cauce del barranco de Bellavista que aún se mantiene en pie y aguas abajo, en la explanada donde se produce el encuentro del mencionado barranco con una barranquera. En dicha explanada se localiza un Centro de Transformación de la red de electrificación  y un pozo de agua que al estar situados en el cauce del barranco interrumpen y desvían las aguas de escorrentía que proceden de este.

Una vez que la escorrentía alcanza la aludida explanada, el agua se remansa y tiende a discurrir por ausencia de canalización de un modo errático y descontrolado.

En el extremo de la explanada se localiza el otro tramo de la canalización con la que se intenta encauzar de nuevo el barranco de Bellavista. Dicha canalización aparece elevada y muy desviada del cauce del barranco por lo que tiene una discutible operatividad.Escenario hidráulico de la inundación. Cetec S.L. Oficina Técnica.Frente de infiltración en solar excavado que colinda con el edificio siniestrado.

La presencia de un Depósito de Aguas, sobre el cauce del barranco, junto al inicio del segundo tramo de la canalización del barranco que se acaba de mencionar, y la existencia de un solar excavado junto al edificio siniestrado, contribuyen a definir, de un modo decisivo, la configuración hidráulica del conflictivo entorno que genera inundaciones periódicas en el aludido inmueble.

Los Informes Técnicos presentados, coinciden al establecer como causa última de las inundaciones que se mencionan, el deficiente proyecto y estado de conservación del encauzamiento y de las márgenes del barranco de Bellavista, en su tránsito por la urbanización, si bien, cuando se analiza el modo en como se inunda la edificación siniestrada, surgen matizaciones significativas entre los distintos técnicos que han presentado los Informes mencionados.

Uno de los aspectos del informe que se menciona, es que también se tiene en cuenta, en el estudio de las causas de la inundación, la participación de las escorrentía hipodérmicas y subterráneas (filtración de las aguas por el terreno), en la producción del fenómeno.

De este modo, el autor del mencionado informe manifiesta que se está en el entendimiento que el solar se inundó totalmente hasta la cota de coronación del canal debido a tres causas, que por orden de importancia serían:

  • Por filtración del terreno, debido al efecto de vasos comunicantes al establecerse en las zonas próximas un embalse de gran cantidad de agua, debido a la discontinuidad de la canalización del barranco.

  • Por las aguas pluviales que transcurrieron por los viales de la urbanización.

  • Con carácter puntual, debido al efecto dinámico de las aguas que se introdujeron en el solar por rebase del canal.

Sin embargo, la documentación técnica que se ha podido reunir, y sobre todo los videos que se pueden contemplar de la inundación ponen en cuestión las hipótesis de trabajo que se presentan en dicho informe.

Urbanización de Bellavista. Punto bajo de discontinuidad de canalización del encauzamiento del barranco.Inundación de solar excavado colindante al edificio siniestrado

En lo referente al modo en que se producen las escorrentía hipodérmicas y subterráneas, hay que tener en cuenta, como bien se señala en el Informe de Bética, Ingeniería y Control. S.L., que la velocidad de filtración del agua en el subsuelo depende, sobre todo, de la permeabilidad del suelo y que dicha permeabilidad depende, a su vez, del tamaño de las partículas sólidas que conforman el suelo

Un terreno, por ejemplo, constituido por gravas es mucho más permeable que un terreno arcilloso que a la postre puede considerarse como un terreno impermeable.

Para determinar la velocidad de filtración del agua en un terreno, se puede utilizar la ecuación de Darcy:

Donde:

v = Velocidad de filtración dada en cm / seg.

K = Coeficiente de Permeabilidad dado en cm / seg.

i = Gradiente Hidráulico (adimensional).

El Gradiente Hidráulico (i ) es la pérdida de carga o pérdida de presión que tiene el agua cuando esta, en su movimiento a través del subsuelo, roza con las partículas sólidas que los constituyen.

Cuando la masa en movimiento del agua en el subsuelo, no tiene limitada su superficie superior por la presencia de un estrato impermeable, tal como acontece en el supuesto que se estudia, el Gradiente Hidráulico coincide con la Pendiente del Nivel Freático en el sentido de movimiento de la masa de agua que depende de la diferencia de cotas entre superficies libres de agua.

De lo indicado se puede establecer que el Gradiente Hidráulico viene dado, en el supuesto que nos ocupa, por la expresión:

Donde:

i = Gradiente Hidráulico.

H = Diferencia de cotas entre el agua embalsada en otros puntos del entorno hidráulico al que se ha hecho mención y la cota del agua dentro del solar excavado, dada en metros.

D = Distancia en metros, entre dicho punto de acumulación y el borde por el que transcurre la canalización del barranco adosada a la parcela excavada.

Según esa expresión, el Gradiente Hidráulico, tiende a disminuir de valor a medida que se produce la inundación del solar excavado, lo mismo ocurre con el valor de la velocidad de infiltración, que tiene una magnitud máxima cuando se inicia la inundación y un valor nulo cuando la parcela excavada acaba totalmente inundada.

A efectos de cálculo, en el Informe de Bética, Ingeniería y Control. S.L.,  adopta valores propios de un subsuelo de origen volcánico, circunstancia que nos se ha podido apreciar en el informe que presenta D. Francisco J. González González Jaraba.

se adopta un valor para el Gradiente Hidráulico de i = 0.25.

El Coeficiente de Permeabilidad correspondiente a un suelo similar al que se encuentra en la urbanización de Bellavista en le entorno hidráulico analizado (arenas gruesas – medias) oscila en torno a 0.1 cm / seg. Consultar: J. A. Jiménez Salas y J. L. de Justo Alpañes, Geotécnia y Cimientos.

La velocidad de filtración será entonces de:

La longitud del Frente de Filtración, sería la distancia que hay entre el Depósito de Aguas que ocupa el cauce del barranco y la esquina de la edificación más próxima al Depósito de Aguas, cuando se produjo la inundación de enero de 2000, dicha longitud sería de unos 25.00 m.

La profundidad del Frente de Filtración sería de 3.00, si se tiene en cuenta la profundidad de la parcela excavada y la del edificio siniestrado.

La superficie total del Frente de Filtración sería:

 

El caudal que se filtra por dicho Frente de Filtración sería:

 

El volumen total de embalse (V) de la parcela excavada, cuando se produce la primera inundación, teniendo en cuenta que tiene una profundidad de 2.50 m., y unas dimensiones de 60 * 45 m, es de:

El volumen total de embalse (V) del inmueble afectado, teniendo en cuenta que tiene una profundidad de 5.50 m., con respecto a la coronación del canal y que la parcela donde se ha edificado mide 30 m * 45 m, es de:

 

El volumen total embalsado (V), sería de:

 

Para inundar por completo dicho volumen de embalse se necesitarían:

 

 

Si se tienen en cuenta los cálculos efectuados, en el informe de Bética, Ingeniería y Control S.L.  que se acaban de reseñar y sobre todo lo señalado en el Decreto del Sr. Vicepresidente del Consejo Insular de Aguas de Gran Canaria con fecha 17 de diciembre de 2002, es factible llegar a la conclusión de que la hipótesis de la inundación por filtración de aguas en gran medida de escorrentía hipodérmicas y subterráneas, no se sostiene.

ESCRITO DE LA PROPIEDAD.

Con fecha 4 de septiembre de 2000, la empresa propietaria del inmueble siniestrado presenta un escrito ante el Iltre. Ayuntamiento de la Villa de San Bartolomé de Tirajana.

Por el interés que tiene el contenido del mismo en el análisis de los hechos acaecidos el 6 y 7 de enero de 2000, a continuación se realiza un resumen de dicho escrito.

En dicho escrito se informa sobre los hechos registrados en la primera inundación del inmueble (6 y 7 de enero de 2000), manifestando que circunstancias como las que a continuación se reseñan, propician que cuando sobreviene la avenida, el flujo de escombros pase con "facilidad pasmosa" hacia el solar excavado y se oriente con gran violencia hacia la edificación afectada.

Dichas circunstancias son las siguientes:Fuente propia: edificio siniestrado. Aspecto actual.Fuente propia: pared medianera izquierda donde se han abierto dos vías de aguas en sendas inundaciones.

  • La ausencia de canalización real y efectiva del barranco de Bellavista a su paso por la urbanización.

  • La extraordinaria acumulación de escombros que obstaculizan y desvían el curso de las aguas.

  • La excavación de una parcela colindante al inmueble y la existencia de planchas de acero sobre el tramo del canal que transcurre junto a ella para facilitar el acceso de vehículos pesados a la misma.

  • La existencia en el tramo mencionado de bidones, ramas y todo tipo de objetos con capacidad de obstruir el normal discurrir de las aguas de escorrentía. Fuente propia: señales de apertura de via de agua en otro edificio colindante con la parcela excabada (inundación de noviembre de 2001)Fuente propia: señales de apertura de vias de aguas en edificio siniestrado.

  • La existencia de una rampa de tierra de gran desarrollo a continuación de las citadas planchas de acero, cuya pendiente se orientaba hacia la pared medianera izquierda que posteriormente resulta dañada en el transcurso de la inundación.

Como se insiste, las circunstancias reseñadas, propician la apertura en la pared medianera izquierda del edificio siniestrado de una vía de agua de 11 metros de longitud y 4 metros de alto y la posterior inundación de los dos almacenes de 5.000 m2 de la edificación en menos de un minuto, poniendo en grave peligro las vidas y la integridad física de las personas que se encontraban en esos momentos en los bajos del edificio.

La propiedad señala también en el escrito presentado que sin tener en cuenta la valoración de daños a la edificación que la perdida de mercancías se puede valorar en más de 600 millones de pesetas.

Fuente propia: canalización del barranco de Bellavista colindante con la pared trasera del edicio siniestrado.Fuente propia: canalización del barranco de Bellavista a su paso por la trasera del edificio sinientrado.

También en el escrito se indica que dado que la parcela excavada que se menciona no tenía muro de contención hacia la calle Alcalde Enrique Jorge, dos semanas después de la inundación que se alude, parte del firme de la calle cede, dejando al descubierto tuberías de agua y electrificación quedando también afectada por el desprendimiento la red de alcantarillado situada a un metro del desprendimiento.

Para finalizar la Propiedad acaba insistiendo en le escrito que:

  • El tramo del canal contiguo a la parcela colindante donde se ha practicado las excavación está descalzado y su interior relleno de tierra.

  • La aludida parcela más excavada de lo que estaba con anterioridad, y por lo tanto con mayor capacidad para almacenar agua y producir una nueva inundación.

INFORMES DE J. F. HERNÁNDEZ DÉNIZ.

El primer informe del Profesor de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, el Arquitecto D. Juan Francisco Hernández Déniz se desglosa en los siguientes apartados:

  • Objeto del Informe.

  • Identificación del solicitante. Vista aérea de la urbanización de Bellavista. Cetec S.L. Oficina Técnica.Vista aérea de la urbanización de Bellavista. Informe M. Jóvar Casanova. Cetec.S.L. Oficina Técnica.

  • Identificación del Autor del Informe.

  • Finalidad.

  • Antecedentes.

  • Labores de reconocimiento.

  • Dictamen final.

  • Valoración de daños y reparaciones constructivas a efectuar.

  • Anexos.

El apartado de "Presentación del Informe" a su vez se desglosa en los siguientes apartados:

  • Análisis de daños.

  • Análisis de documentación suministrada.

  • Secuelas de daños.

El apartado de valoración se desglosa en los siguientes apartados:

  • Valoración de reparación.

  • Valoración de alquiler

El subapartado de "Valoración de reparación" se desglosa en los siguientes apartados:

  • Plano de situación de la edificación con indicación de la trayectoria mantenida por el flujo de escombros durante la inundación.

  • Informe de D. Miguel Ángel León Zalve, Secretario General Actual del Iltre. Ayuntamiento de la villa de San Bartolomé de Tirajana.

  • Instancias del propietario y representante de las empresas que tiene su sede en el edificio siniestrado.

  • Fotografías explicativas numeradas.

En el apartado de "Objeto del Informe", el Profesor D. Juan Francisco Hernández Déniz indica que en el Informe:

  • Se analizará la patología (daños, lesiones o desperfectos) observada en el edificio o nave industrial.

  • Se determinarán las causas y las consecuencias de la patología observada y se establecerá una valoración estimativa de mercado de la reparación y habilitación de las plantas afectadas del referido inmueble.

En el apartado de "Antecedentes" se señala que el edifico dañado se encuentra emplazado en la c/ Alcalde Enrique Jorge num. 4, de la urbanización de Bellavista (Playa del Ingles, T.M. de San Bartolomé de Tirajana).

En este apartado también se indica que:

  • El edificio siniestrado ocupa en su totalidad una parcela rectangular de 1.500 m2

  • El edificio consta de dos plantas sobre rasante y otras dos plantas bajo rasante.

  • La Planta baja y los dos sótanos están dedicados al almacenaje.

  • La estructura del edificio es porticada de pilares, vigas y forjado reticular de hormigón armado: La cimentación es de zapatas de hormigón armado y el muro de contención es también del mismo material.

  • Las plantas de sótano tiene, cada una, una altura de 5 m.

En este mismo apartado de "Antecedentes", se indica que el lunes 19 y el miércoles 21de noviembre de 2001, se producen fuertes precipitaciones en la zona y como consecuencia de las mismas el barranco de Bellavista se desborda a su paso por la urbanización, acarreando hacia el mencionado inmueble un flujo de escombros (agua, lodo, basura, etc.) que acaba anegando los dos sótanos de la edificación.

Con anterioridad a esta inundación el mismo inmueble había sufrido entre el 6 y 7 de enero de 2000 otro siniestro semejante.

En el apartado de "Reconocimiento" se señala que en las inspecciones efectuadas los días 21, 27 de noviembre, 4 y 11 de diciembre de 2001, se pudo apreciar la existencia de arrastres de piedras, tierras, escombros y basuras, cuya presencia se percibe incluso dentro de la canalización de desagüe del barranco.

En estas visitas se puede apreciar que la parcela colindante izquierda presenta una importante excavación y que se encuentra inundada. En su frente hacia la calle Alcalde Enrique Jorge, se ha producido el derrumbe en toda su longitud que afecta a la acera (desaparecida) y a parte de la calzada.

Al parecer este solar se encontraba excavado desde hacia tiempo. La excavación realizada en dicho solar se ha efectuado a una cota inferior a la solera de la canalización del barranco.Vía de agua por inundación. Informe M. Jóvar Casanova.Inundación de parcela excavada colindante al edificio siniestrado.

La mencionada parcela excavada se comporta como un Depósito de Retención, cada vez que se producen precipitaciones en la zona.

En el apartado de "Análisis de daños" se indica que como consecuencia de las inundaciones producidas, se pueden haber causado daños en la cimentación, el entramado de pilares, vigas y forjados, ya que estos elementos estructurales han tenido que soportar valores de solicitudes para los que no habían sido proyectados por no existir al respecto ninguna obligación de carácter normativo.

En lo referente a los cerramientos del inmueble, el muro medianero trasero ha tenido que actuar como pared de canalización de cauce, recibiendo el impacto directo del frente de avenida; el muro medianero izquierdo ha tenido que comportarse como pared de depósito de retención de aguas, teniendo que hacer frente a presiones considerables para la que no estaba proyectado.

Durante los 3 días, después de la inundación de noviembre de 2001, el solar excavado colindante al inmueble afectado permaneció inundado, manteniéndose sobre la pared medianera mencionada una excesiva presión durante este tiempo, hasta que al final se produce el desmoronamiento parcial de la mencionada fabrica de bloque de hormigón vibrado con la consiguiente entrada de un gran volumen de aguas que produce el anegamiento de los dos sótanos de la edificación.

Se da la circunstancia que en la otra edificación (en construcción), colindante con la parcela excavada, se produce un fenómeno similar, como consecuencia del cual su muro medianero derecho acaba desmoronándose parcialmente.Perdidas de mercancias por inundación. Informe M. Jóvar Casanova.Inundación de inmueble. Informe J.F. Hernández Déniz.

 Como bien se señala en el Informe que se comenta, las fábricas de las paredes de cerramiento del inmueble siniestrado, se diseñan para que trabajen como simples cerramientos, por ello, ante unas condiciones extremas de trabajo resulta totalmente lógico que los enfoscados fisuraran, que en el paramento se presentaran grietas profundas y que con la pérdida de coherencia entre elementos, se produjese la separación de bloques, por despegue de juntas de mortero y consiguiente desplome del conjunto.

Tal como se insiste, el inmueble sufre con la inundación múltiples lesiones:Inundación de inmueble. Informe J.F. Hernández Déniz.Secuelas en la inundación de inmueble. Informe J.F. Hernández Déniz.

  • Una lesión mecánica por impacto, producida por el frente de avenida en el que el flujo de escombros cuenta con la presencia de piedras de cierto calibre.

  • Una lesión mecánica continua y uniforme por sobrepresión hidrostática.

  • Una lesión física, por filtración a presión del agua a través del enfoscado, de los bloques y de las juntas de mortero.

Aunque tras las dos inundaciones sufridas por el inmueble siniestrado, no se detecta en reconocimiento visual desperfectos en su superestructura y en el subsuelo de sustento, se tiene la sospecha que la cimentación de la edificación puede haber sufrido daños como consecuencia del impacto y la presión continua a la que fue sometida la estructura de dicho inmueble. Vía de agua en edificio siniestrado. Informe M. Jódar Casanova.

Por ello se recomienda que se proceda al refuerzo y anclaje al terreno de dicha estructura ya que el posible debilitamiento o incluso ausencia de firme bajo algunas zonas de la cimentación podrían inducir en el futuro la producción de asientos diferenciales.

También se indica en el Informe que como consecuencias de las inundaciones en el entorno de la edificación se aprecia que:

  • El canal de encauzamiento del barranco a su paso por la trasera del solar excavado ya aludido, ha perdido parte de su sustentación.

  • El suelo de naturaleza conglomerada y disgregable ha sufrido importantes arrastres. 

Con relación a los daños constructivos producidos, estos si son evidentes:

  • Rotura parcial de muro medianero (con lesiones en enfoscado y pintura). Deterioro de mercancia en edificio siniestrado.

  • Rotura de tabique interior.

  • Deterioro superficial de suelos y techos (revestimientos y pinturas).

  • Deterioro de carpintería de madera.

Los daños observados en las instalaciones son los siguientes:

  • Inutilización de la red eléctrica (circuitos, mecanismos y dispositivos).

  • Deterioro generalizado de la iluminación (pérdida de luminarias).

  • Invalidación de las instalaciones especiales y de protección contra incendio.

  • Problemas en la fontanería.

  • Problemas en el saneamiento por entrada de aguas enlodadas en las canalizaciones y los aparatos sanitarios.

En el apartado de "Dictamen" se señala que son causas de las dos inundaciones sufridas por el inmueble:

  • Las nulas condiciones de mantenimiento de los márgenes y lecho del barranco.

  • La evidente insuficiencia hidráulica de la canalización del cauce del barranco, en su tránsito por la urbanización.

  • El deterioro de las presas existentes. Una de ellas parcialmente demolida.

  • La existencia de un depósito de aguas en el cauce que lo estrecha y por lo tanto obstaculiza el transito del agua.

Como causa secundaria de las inundaciones se señala la existencia del solar excavado que colinda con el inmueble afectado.

También en el apartado de "Dictamen" se señala que en referencia al inmueble afectado se hace preciso:

  • Proceder a la reparación de los daños constructivos y daños en las instalaciones que ya han sido reseñados.

  • Afianzar la estructura de cimentación reforzando las zapatas del edificio hincando pilotes en el terreno en puntos cercanos a los pilares de la estructura. Dichos pilotes deben tener longitudes de 10 metros y diámetros de 150 mm.

En el apartado de "Valoración" se indica que se propone para evaluar daños realizar una valoración económica resultante de sumar:

  • La reparación total de la patología analizada y el acondicionamiento de locales dañados.

  • El menoscabo económico que le ha supuesto a la entidad mercantil propietaria del inmueble siniestrado, la inutilización temporal de los sótanos inundados.

La valoración de la reparación se reparte entre los siguientes conceptos:

  • Reparación estructural.

  • Reparación constructiva.

  • Ejecución de las obras recomendadas por contrata.

  • Honorarios profesionales, tasas municipales, impuestos aplicables.

  • Cuantía de limpieza y saneamiento de sótanos.

La valoración de la reparación estructural se desglosa en las siguientes partidas:

  • Ejecución de 158 micropilotes de 10 m. Y 150 mm. de diámetro. Total 30.336.000 Ptas.

  • Perforación de solado del segundo sótano y de las zapatas de cimentación (158 unidades a 16.800 Ptas. Total 2.654.400 Ptas.

  • Desplazamiento de maquinaria y equipos. 1.200.000 Ptas.

La valoración de reparación constructiva se desglosa en las siguientes partidas:

  • Albañilería.

  • Reposición de los paramentos.

  • Reparación del solado.

El coste de dicha reparación se estima en 5.480.000 Ptas.

La reparación de carpintería se estima que cuesta 500.000 pts.

La reposición de la instalación eléctrica se valora en 1.814.310 Ptas.

La reparación de la Iluminación costará 2.902.896, la recuperación de las instalaciones especiales costará 181.431 Ptas. Las instalaciones de protección de incendios costará 7.257.241 Ptas. Pintar los locales afectados costará 11.158.007 Ptas.

En resumen se estima que la reparación del inmueble afectado será de 94.706.683 Ptas.

También se estima que los costes de limpieza será de 15.000.000 Ptas.

Se estima por lo tanto que los costes de reparación total, resultado de considerar los dos anteriores sumandos será de 109.702.683 Ptas.

La valoración de alquiler es de 32.155.200 Ptas.

La suma total de todas las valoraciones realizadas es de 141.857.883 Ptas. (852.583,04 Euros).

En un segundo informe, el Arquitecto D. Juan Francisco Hernández Dénis, indica que ha efectuado dos visitas de reconocimiento e inspección a la edificación siniestrada, los días 9 de Enero y 24 de Abril del año 2004, al interior del edificios (a las dos plantas de sótano) y al entorno exterior de la edificación (linde con el barranco, canal, depósito cilíndrico y conductos).Localización del edificio siniestrado

La inundación del sábado 27 de diciembre de 2003, comienza con una fuga generalizada de agua a lo largo de la junta constructiva de la corona del depósito cilíndrico y de los tubos de fibrocemento que se conectan en suspensión al referido depósito y que sirven de aliviaderos al mismo.

Uno de los tubos de fibrocemento, y la tubería de PVC con que continúa el rebosadero, vierte abundante cantidad de agua sobre la media ladera del barranco de Bellavista en las proximidades de la edificación afectada. El agua vertida acaba circulando por la canalización artificial del barranco.

Como consecuencia de los vertidos realizados, el agua penetra a través de la trasera del primer sótano de la edificación, ya que la citada canalización del barranco se posiciona en la altura intermedia de este primer sótano, adosándose a la crujía trasera del inmueble.

Hasta bien entrada la tarde del 27 de diciembre de 2003, continuó la entrada de agua en la edificación, dicha agua, al bajar por la rampa que conduce a la segunda planta sótano, produjo una inundación en la mencionada planta que alcanzó la altura de 20 cm, causando daños al edificio y a las mercancías que se encontraban en esa dependencia por valor de 293.790, 858 €.

La inundación del sótano se produce, por lo expuesto, por la filtración de aguas procedentes del depósito y de las tuberías anexas del mismo, a través del subsuelo.

Esta hipótesis está confirmada por sendos informes redactados por J.M. Rodriguez Reyes (TECNIPER, S.L.) y F. Pérez Peyrona (PERITACIONES PEYTASA. S.L.).

Como se insiste, el agua en forma de escorrentía superficial en un principio e hipodérmica después, se filtra en el semisótano al que se adosa la canalización del barranco (primer semisótano) y desde ese semisótano, el agua baja por la rampa de acceso al sótano inferior con resultado de inundación al no poder las bombas de achique desalojar un volumen de agua que se acumula con tanta velocidad.

Parece ser que el depósito cilíndrico, está dotado de dos aliviaderos o rebosaderos, uno de los cuales vierte los excedentes de agua directamente a los terrenos que constituyen la ladera del barranco, el otro aliviadero se resuelve con una tubería que discurre junto al canal pero no se detecta boca practicada que propicie el vertido directo de agua al canal que se viene mencionando, por lo que se tienen dudas acerca de si realmente se trata de un segundo rebosadero del depósito que corporalmente se encuentre conectado al canal. La primera tubería, sin embargo, si tiene un vertido directo sobre la vertiente del barranco y por lo tanto si se puede considerar como un rebosadero del depósito.

Hay que insistir en que el agua que se derrama por el rebosadero del depósito, sobre el terreno, desciende por la ladera, alcanza y se introduce en el canal, se infiltra por debajo de la cimentación del canal, o por las juntas constructivas y fisuras del piso del mismo y se acumula en el subsuelo, por debajo del canal,  junto a la estructura de la edificación, para después comenzar a infiltrarse por la pared de cierre del primer sótano.

En teoría, el agua que causa la inundación, debería discurrir hacia el Este, por la canalización del barranco, sin embargo, debido al estado en que se encuentra, tanto el canal, como el terreno sobre el que se asienta el mismo (terreno de relleno), el agua discurre hacia el sur, hacia el mar, siguiendo la trayectoria natural que mantenía antes de que se urbanizase la zona, y se procediese a realizar su desvío artificial.

El barranco de Bellavista, no tiene salida natural al mar, en esa zona porque ha sido canalizada artificialmente, para mejor atender las necesidades de la urbanización, creando con ello, un conflicto  o descoordinación entre el sistema hidrográfico natural de dicho barranco y el sistema parcelario de la nueva urbanización.

Este nuevo suceso, confirma una de la hipótesis de trabajo planteada, en su día, por el Ingeniero de Caminos Canales y Puertos, F. J. González González - Jaraba, cuando insiste en señalar en un estudio realizado al respecto, que también es necesario considerar la existencia de escorrentía hipodérmicas, cuando se reseñan las causas por las que se inunda la edificación siniestrada.

INFORME DE BETICA.  INGENIERÍA Y CONTROL S.L.

El borrador de Informe de Bética Ingeniería y Control S.L. se desglosa en los siguientes apartados:

  • Objeto de estudio.
  • Antecedentes.

  • Descripción de la inundación de noviembre del 2001.

  • Descripción de la cuenca y del cauce del barranco.

  • Valoración de la influencia de la urbanización Bellavista en el funcionamiento hidráulico del barranco.

  • Alegaciones al informe realizadas por el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana.

  • Conclusiones.

  • Descripción del estado actual del barranco a su paso por la urbanización Bellavista.

  • Anexos.

En el apartado de "Valoración de la influencia de la urbanización Bellavista en el funcionamiento hidráulico del barranco", se manifiesta que en los últimos tiempos se está produciendo una fuerte demanda de suelo apto para urbanizar, con el consiguiente incremento del precio del metro cuadrado de suelo, que en algunas zonas está alcanzado precios prohibitivos.

Todo ello obliga a los Planes de Ordenación Urbana a programar suelos urbanizables en zonas escasamente favorecidas, en particular, en zonas próximas a barrancos con cauces inundables.

El supuesto de Bellavista, por lo tanto, no es un caso aislado.

Cuando se permite la urbanización de suelos próximos a cauces conflictivos, se hace necesario realizar o exigir exhaustivos estudios, por parte de las Autoridades competentes, para evitar comprometer vidas humanas y bienes materiales.

Las urbanizaciones que se construyan sobre este tipo de terrenos, no deben interferir la circulación de las aguas por los cauces en caso de avenida. Para ello se hace necesario la ejecución de obras de defensa o encauzamiento apropiadas, con el objeto de, como se insiste, evitar daños a personas y haciendas y por consiguiente dar cumplimiento a la legislación vigente en la materia que nos ocupa.

En el apartado de "Antecedentes", se informa sobre la otra inundación del inmueble afectado del 7 de enero del 2000.

Fuente propia: Inundación de punto bajo. Precipitaciones de diciembre del 2002. Urb. Bellavista.Durante los días 20 y 21 de noviembre del 2001, se producen precipitaciones de cierta entidad en la Playa de Inglés, 75 l/m2 desde la madrugada hasta las 12 horas del día 20 y 5 l/ m2 desde las 12 horas hasta las 8 horas del día 21.

De nuevo se produce la inundación del solar excavado colindante con el edificio afectado y como consecuencia de ello se inundan los bajos del edificio que se viene mencionando a través de una nueva vía de agua abierta por la presión hidrostática en el costado de la edificación. De nuevo se producen daños en la edificación y la pérdida de la casi totalidad de la mercancía almacenada en dicho inmueble.

En el informe se señala que parte de las aguas de escorrentía remontaron algunos viales produciendo inundaciones en sótanos de viviendas, debido al deficiente sistema de drenaje de pluviales con el que cuenta la urbanización. Fuente propia: Urb. Bellavista. Barricada para aguas de escorrentía.

La mayor parte de la avenida discurrió por el canal de encauzamiento y por sus márgenes, sin embargo, debido a que como ya se ha señalado, el encauzamiento es discontinuo y desaparece antes de llegar a la única presa que aún se mantiene en pie situada en el cauce del barranco, para después reaparecer aguas abajo, en las proximidades del inmueble siniestrado, la escorrentía tiende a dispersarse a causa de dicha presa. La presencia de otras edificaciones y de un depósito de aguas dentro del cauce del barranco y la reaparición del canal de encauzamiento en una posición excesivamente desviada del flujo natural de las aguas hace que la avenida acabe incidiendo lateralmente sobre la canalización, la rebase y termine por caer sobre la parcela excavada inundándola y produciendo los efectos ya descritos sobre el inmueble que se viene mencionando. 

En el apartado de "Descripción de la cuenca y del cauce del barranco", se hace referencia a otro barranco situado en la margen izquierda del barranco de Bellavista que recoge las aguas de una pequeña cuenca situada al norte de la autovía GC-1, y que la cruza mediante la correspondiente obra de fábrica. Una vez dentro de la urbanización, este cauce se encuentra canalizado por los viales de la misma y vierte sus aguas directamente al terreno una vez superada las calles Alfredo Kraus y Pilar Lorengar. En la desembocadura de este barranco tributario existe un acopio de escombros que dificulta el movimiento de las aguas de escorrentía.

También se insiste en este apartado que la presencia del depósito de aguas aludido fuerza a las aguas de escorrentía a dirigirse lateralmente la canal de encauzamiento.

En el apartado de "Valoración de la influencia de la urbanización  de Bellavista en el funcionamiento hidráulico del barranco", se señala que en el caso que se estudia, apenas existen imbornales en la red viaria de la urbanización, este hecho:

  • Facilita la formación de charcos sobre la calzada.

  • Permite la entrada de las aguas de escorrentía en las parcelas.

  • Posibilita la penetración del agua encharcada a través de grietas del pavimento con la consiguiente producción de ablandamientos en el cimiento del firme. Esto suele suceder sobre todo en los climas que tienen largos periodos secos. El ablandamiento del firme produce baches en la superficie de rodadura.

En este mismo apartado se señala que el hecho fundamental que provocó las inundaciones de enero del 2000 y de noviembre del 2001, fue la deficiente concepción proyectual, ejecución y conservación de las obras de paso y de encauzamiento del barranco de Bellavista por la urbanización.

En dicho apartado se indica que la obra de fábrica mediante la cual cruza el cauce el vial de acceso a la zona superior de la urbanización no está correctamente proyectada. Existe una gran diferencia de dimensiones entre el paso inferior de la Autopista GC-1  (5.00 m de ancho y 3.00 m. de alto) con una capacidad de desagüe de 12.98 m3 /seg. y el contiguo paso inferior de la urbanización mencionado (2.00 m. de ancho y 1.50 m. de alto), estando ambos pasos proyectados para la misma cuenca vertiente.

Al respecto hay que señalar que la vigente Instrucción de Carreteras 5.2-IC "Drenaje Superficial" establece un periodo de retorno de 100 años, para obras de drenaje transversal en carreteras con intensidad de tráfico media - baja.

El Decreto 152/1990, de 31 de julio, "Normas Provisionales Reguladoras del Régimen de Explotación y Aprovechamiento del Dominio Público Hidráulico" en su Artículo 3.1.2 indica que:

"Cualquier obra de ocupación de canalización en un cauce, o de cruce de éste, deberá proyectarse de forma que permita desaguar la avenida que origine la precipitación máxima de las series más extensas disponibles en las estaciones meteorológicas más próximas a cada cuenca y que tenga la probabilidad de ocurrir una vez cada quinientos (500) años, considerando, además, que el agua arrastra un 20% de aportes sólidos".

También en el apartado que se menciona se indica que en las obras objeto de análisis se tenía que haber tomado las siguientes previsiones:

  • La embocadura de la obra de fábrica debió concebirse teniendo en cuenta que el estrechamiento del flujo del agua en el paso relentiza el movimiento del agua y produce la sobre elevación de niveles de agua.

  • Cuando se prevén arrastres con capacidad de obstrucción, las dimensiones de los pasos inferiores deben ser generosasConsultar: Instrucción 5.2-IC. Drenaje Superficial. 

  • La alineación de las obras de drenaje debe coincidir en lo posible con la trayectoria de los cauces con el objeto de evitar cambios bruscos de dirección del flujo del agua. Estos cambios bruscos de dirección originan sobre elevaciones del nivel de las aguas. También se debe encauzar en su totalidad los tramos existentes entre dos obras de fábrica como las que se mencionan.

  • Para que las obras de drenaje funcionen con corrección, es preciso limpiarlas periódicamente. La presencia de escombros o arrastres en el cauce originan sobre elevaciones y movimientos erráticos del agua. Cuando no se plantee un mantenimiento periódico de un cauce se hace necesario dimensionarlo teniendo en cuenta el aterramiento a que va a ser sometido.

El Ingeniero Técnico en Topografía, D. Fernando Gómez Montoro, informa que el encauzamiento presenta una sección rectangular con una pendiente del 1.80%, una anchura de 2.50 m y una altura de pared de 0.95 m.

En el supuesto de que se estuviesen dando las condiciones hidráulicas idóneas, es decir que todo el caudal de escorrentías fuese conducido por el canal y que este tuviese un buen trazado y no presentase discontinuidades a lo largo de todo el encauzamiento del barranco de Bellavista por la urbanización, para las dimensiones que presenta el canal, el máximo caudal transportable sería de 10.56 m3 /seg.

Con un caudal de diseño de 13.23 m3 / seg. y su actual anchura de 2.50 m., la altura del canal debería de ser de 1.13 m., más el correspondiente resguardo. Como el canal tiene una altura de 0.95 m para dicho caudal de diseño, el canal desborda 0.18 m., por encima de esos 0.95 m.

Por las circunstancias que concurren en el presente supuesto, el dimensionado del canal habría que realizarlo teniendo en cuenta que se trata de un canal con aporte lateral de aguas. Es decir, que en el cálculo hay que tener en cuenta que en esas circunstancias, no solo se modifican las velocidades y profundidades del flujo sino también los valores de los caudales de agua a causa del cambio de dirección de la corriente y de la mezcla turbulenta e intensiva de corrientes de agua.

Los aportes laterales de caudal se producen desde donde el canal comienza a enrasarse con la superficie del terreno hasta el estrechamiento causado por el depósito de aguas que se ha construido en medio del cauce.

Dicho tramo de la canalización tiene una longitud de 63.50 m. En el mencionado tramo se puede suponer que se vierte el 80% del caudal de cálculo, mientras que el restante 20 % circula por el canal.

Teniendo en cuenta estas condiciones, y el valor del caudal de diseño se tiene que:

  • El caudal aportado lateralmente = 80% del 13,233 m3 /seg. = 10,586 m3 / seg.

  • El caudal circulante por el canal = 20% del 13,233 m3 / seg. = 2,646 m3 / seg.

Cuando existe aporte lateral, se recomienda que la altura que tenga el canal en los tramos con dicho aporte 1.70 veces el calado del flujo aguas debajo de dicho aporte lateral. En el supuesto que se estudia para evitar el desbordamiento lateral, la altura del canal en los tramos con aporte lateral debe ser = 1.7 * 1.13 m = 1.92 m., más el correspondiente resguardo.

En los primeros momentos de la precipitación, la escorrentía que cae lateralmente sobre el canal, produce una gran pérdida de energía, ya que el agua tiene que cambiar de dirección para continuar por el encauzamiento. El agua de la escorrentía lateral al perder energía disminuye su velocidad, para volver a acelerarse de nuevo para circular por el cauce.

Al continuar llegando agua la disminución de velocidad propicia una reducción del caudal evacuado y al entrar más agua que la que se desaloja, la acumulación del agua se incrementa hasta que superado cierto límite, se produce el desbordamiento lateral del canal en toda su anchura y la entrada del agua en el solar excavado, provocando el subsiguiente vertido de aguas en dicho solar.

El Anexo nº 2 del Informe que se comenta se subdivide en los siguientes apartados:

  • Tratamiento estadístico de los datos pluviométricos.

  • Transformación de lluvia a caudal de escorrentía.

  • Lluvias registradas el día 20 de noviembre de 2001.

En el apartado de "Transformación de lluvia en caudal de escorrentía" para determinar los caudales de escorrentías que afectan al inmueble siniestrado en las inundaciones del 20 de noviembre de 2001, se subdivide la cuenca del barranco de Bellavista en 3 subcuencas.

Antes de continuar, conviene recordar que el Rectángulo Equivalente es el Rectángulo que tiene la misma superficie, perímetro y curva hipsométrica que la cuenca que se analiza.

Las subcuencas I y II, se localizan en suelo no urbanizado al otro lado de la autopista GC-1, la subcuenca III, se localiza en el suelo urbanizado donde se ha procedido a encauzar parcialmente el barranco de Bellavista.

A continuación se relacionan los parámetros de cada subcuenca:

  • Subcuenca I:

Cuenca principal. Comprende la superficie definida por el punto hidrológicamente más elevado y la autovía GC-1.

Superficie: 955,155 m2

Máxima diferencia de cotas: 185 – 61 = 124 m.

Rectángulo Equivalente: 1.783 * 536 m.

Pendiente media: 6,95%

  • Subcuenca II:

Se localiza al Este de la subcuenca I y es tributaria de esta.

Superficie: 112.356 m2

Perímetro: 1.386 m.

Máxima diferencia de cotas: 125-75 = 50 m.

Rectángulo Equivalente: 434*259 m.

Pendiente Media: 11,52%.

  • Subcuenca III:

Esta subcuenca comprende el área que se extiende dentro de la urbanización de Bellavista entre la autovía GC-1 y el inmueble siniestrado.

Superficie: 91.068 m2

Máxima diferencia de cotas: 60-35= 25 m.

Rectángulo Equivalente: 878*104m.

Pendiente Media: 2.85%.

Para determinar la Pendiente Media de la cuenca resultante de todas las subcuencas relacionadas se calcula la media ponderada de cada una de las subcuencas utilizando las siguiente expresión:

Donde:

Pcuenca = Pendiente Media de Cuenca.

Psubcuenca= Pendiente Media de Subcuenca.

Ssubcuenca = Superficie de la subcuenca en m2

Aplicando esta expresión a los datos de subcuencas ya reseñados se tiene que:

Los autores del informe deciden a través de una serie de consideraciones, reducir la superficie de la subcuenca III.

La Pendiente Media del cauce principal se obtiene considerando que su longitud total es de 2.927 m. , y que el desnivel máximo es de 180 m- 35 m = 145 m., empleando la siguiente expresión:

El Tiempo de Concentración como ya se ha indicado en otros apartados, el tiempo que tarde la gota de agua que cae en el punto hidrológicamente más alejado en alcanzar la sección que se analiza.

También el Tiempo de Concentración, tal como se indica en el Informe se puede definir como el tiempo que transcurre entre el instante en que finaliza la lluvia y el instante en el que deje de pasar escorrentía por la sección de cálculo.

El Tiempo de Concentración es una característica propia de la cuenca vertiente independiente de la configuración y duración del aguacero.

Según la Instrucción 5.2.- I.C "Drenaje Superficial", del Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo, el Tiempo de Concentración puede venir dado por la siguiente expresión:

Donde:

Tc = Tiempo de Concentración en horas.

L = Longitud del cauce principal en Km.

J = Pendiente Media del Cauce principal dada en m/m.

Los parámetros del cauce principal del barranco de Bellavista son los siguientes:

L = 2,927 Km.

J = 0.0495

 

 La cuenca que se estudia se encuentra dentro de la zona de influencia de la Estación mencionada.

Para determinar el Coeficiente de Escorrentía se recurre a la Instrucción 5.2.- I.C "Drenaje Superficial", del Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo.

En terrenos como los de la cuenca del barranco de Bellavista, con un uso de barbecho, con una composición del terreno franco – arcillosa (grupo C) y una pendiente superior al 3% (la pendiente ya calculada de la cuenca es del 7,07%), el Umbral de Escorrentía (Bo) = 7 mm.

Aplicando el Coeficiente Corrector para Canarias, resulta un valor de Umbral de Escorrentía de Po = 7 mm*4= 28 mm.

Teniendo en cuenta los datos que se acaban de aportar, los valores que se ofrecen en la tabla que se adjunta se determinan los Coeficientes de Escorrentía para un Periodo de Retorno de 100 años y un Periodo de Retorno de 500 años.

 

Periodo de Retorno X (mm / 24 horas) Pd/P0
100

500

128,124

168,036

128,124 mm / 28 mm = 4,567

168,036 mm / 28 mm = 6,001

Los valores de la Intensidad media se determinan del siguiente modo:

I1/Id es una relación que depende d la zona geográfica y de la duración del aguacero, en el supuesto que nos ocupa, I1/Id = 9.

Teniendo en cuenta todo ello se obtienen los siguientes valores:

 

Periodo de Retorno Id (mm / h ) It (mm / h )
100

500

5,338

7,001

43,38

56,92

Aplicando un método hidrológico, idóneo para determinar caudales en pequeñas cuencas se tiene que:

Donde:

Q = Caudal de Escorrentía en m3/seg.

C = Coeficiente de Escorrentía.

Área = Área de la cuenca en m2

I = Intensidad Media de las precipitaciones correspondientes a un Periodo de Retorno determinado y a un Tiempo de Concentración dado.

K = Coeficiente de conversión de unidades que depende de las unidades de medida en las que se exprese el caudal y la superficie de la cuenca. K = 3.000.000.

Teniendo en cuenta todos los datos ofrecidos y que la superficie de la cuenca a considerar es de 1.158.579 m2, se obtienen los siguientes valores de Caudales de Escorrentía, para Periodos de Retorno de 100 y 500 años y Tiempos de Concentración de 1,2 horas.

Si se tiene en cuenta también lo estipulado en el artículo 3.1.2 de las Normas Provisionales Reguladoras del Régimen de Explotación y Aprovechamiento del Dominio Público Hidráulico (Drecreto 152/1990 de 31 de julio) en el que se indica que se hace necesario considerar un aumento del 20% en la cuantía de los caudales calculados por arrastre de sólidos de tierra, se tiene que:

En el informe que se viene comentando, se determina también:

  • El Periodo de Retorno de las lluvias registradas el 20 de noviembre de 2001 (14 años).

  • El valor de la Intensidad Media de las precipitaciones mencionadas (26,48 mm / hora).

  • El Coeficiente de Escorrentía (0,26).

  • El Caudal de Escorrentía (2,65 m3 / seg.), y el Caudal con arrastres (3,19 m3 / seg. )

En el Anexo nº 3, del mencionado informe, se efectúa también:

  • La descripción de las obras de encauzamiento.

  • El análisis hidráulico de las obras de encauzamiento (Fórmula de Manning - Strickler, para determinar la velocidad de escorrentía, y empleo del número de Froude para determinar el calado).

Para un caudal mínimo de 3,19 m3 / seg. el calado esperado es de 0,98 m, más el correspondiente resguardo, altura que no se corresponde con la altura del canal que es de 0,95 m.

Para un caudal de 4,66 m3 / seg. el calado esperado es de 1,27 m, más el correspondiente resguardo.

  • El estudio de las lluvias registradas en la zona el 20 de noviembre de 2001.

Teniendo en cuenta todo lo ya comentado, en el apartado de "Conclusiones", del Informe que se presenta, se señala que se hace necesario para rectificar las deficiencias observadas:

  • Limpiar y efectuar trabajos de mantenimiento del encauzamiento.

  • Encauzar todo el trazado con la construcción de obras de transición entre los distintos elementos hidráulicos.

  • Proceder a la inmediata demolición de las construcciones realizadas en el Dominio Público Hidráulico.

  • Recrecer y redefinir el canal de encauzamiento del barranco de Bellavista, a su paso por la urbanización.

OTROS INFORMES Y ESCRITOS.

En el presente apartado se realiza un resumen de otros informes y documentos de interés como los que a continuación se reseñan:

  • Informe de los Arquitectos Municipales, Doña. Bárbara Petrini González y D. Enrique Blanco Bautista.
  • Informe de los Técnicos Municipales, D. José Miguel Rivero Espino, D. Fernando Rivero Espino y D. José Miguel Quintana Sánchez.
  • Denuncia de un vecino de la urbanización de Bellavista.
  • Incoación de procedimiento sancionador al Promotor de la urbanización.

Urbanización de Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.

Con fecha 20 de enero de 2000, los Arquitectos Municipales, Dña. Bárbara Petrini González y D. Enrique Blanco Bautista presentan un Informe Técnico sobre los efectos de las lluvias producidas el 7 de enero de 2000, en diferentes zonas turísticas de San Bartolomé de Tirajana.

En lo referente al barranco de Buenavista (Bellavista en otros informes), en el mencionado informe se  indica que las aguas de lluvias canalizadas por le barranco al encontrarse con el pontón de la urbanización de Bellavista en la unión de las calles Plácido Domingo y Monserrat Caballé, por arrastre de flotantes o por falta de sección del pontón, elevan su nivel desbordándose del cauce para canalizarse por las calzadas de la calles Monserrat Caballé y Alfredo Kraus y producir inundaciones de sótanos de edificación (en el Informe se supone que los imbornales existentes daban pleno servicio).

Parte de esta escorrentía retornó de nuevo al cauce pasando sobre aceras, erosionando los rellenos de dichas aceras , situación que produjo el descalzamiento de aceras quedando las instalaciones al aire y produciendo también hundimientos en algunos tramos. Primer tramo del encauzamiento del barranco de Bellavista. Barranco de Bellavista. Tramo urbanizado.

El agua discurrió por el barranco, fuera de cauce, inundando zonas deprimidas como el solar excavado (al que se viene haciendo mención) de la calle Alcalde Enrique Jorge.

El agua embalsada en dicho solar excavado, alcanzó la altura necesaria para producir presión de rotura sobre la pared medianera del inmueble siniestrado colindante a la parcela excavada que se viene mencionando. A través de la vía de agua que se origina con la rotura de la pared, la edificación acaba con sus sótanos inundados.

A modo de conclusiones, en el mencionado Informe se recomienda:

  • Solicitar del Consejo Insular de Aguas un Informe sobre la capacidad de desagüe del aludido pontón y de la canalización del barranco a su paso por la urbanización. Obstrucción del cauce del barranco de Bellavista en su tramo urbanizadoPequeña presa situada entre los dos tramos de encauzamiento del barranco de Bellavista.

  • Requerir al Promotor de la urbanización de Bellavista para que proceda a ejecutar y concluir las obras de urbanización ya que en tanto no se concluyan dichas obras, las escorrentías no se estarán canalizando adecuadamente y serán desviadas de su cauce por las excavaciones y montañas de escombros existentes.

Con fecha 23 de noviembre de 2001, los Técnicos Municipales D. José Miguel Rivero Espino, D. Fernando Rivero Espino y D. José Miguel Quintana Sánchez, presentan un Informe Técnico para atender lo demandado la Alcaldía de San Bartolomé de Tirajana, mediante Decreto de fecha 20 de noviembre de 2001, donde se disponía la inmediata actuación del personal para tratar de paliar los efectos de las lluvias y se solicitaba el oportuno Informe sobre daños, costes de obras, servicios y suministros indispensables.

El 21 de noviembre de 2001, se dispuso que el Equipo Técnico, constituido por los mencionados Técnicos Municipales, actuasen en los barrancos de Bellavista, La Gloria y Rocas Rojas.

Dado su interés, a continuación se procede a efectuar un resumen del informe que se menciona.

En el citado Informe se señala que, el 20 de noviembre de 2001, los locales de la calle Alcalde Marcial Franco se inundan de agua hasta la cota de coronación del canal construido para dotar con la oportuna canalización al barranco de Bellavista, dicho canal constituye el segundo tramo del encauzamiento del barranco. 

El primer tramo de dicho encauzamiento, arranca en la autovía y concluye en el barranco, después de pasar por los escombros de la presa grande.

También se indica en el Informe que el paso inferior de la autovía GC-1, ha tenido sección suficiente para evacuar los caudales de escorrentía producidos, pero que el paso inferior localizado en la entrada de la urbanización no ha tenido capacidad para evacuar los caudales de la cuenca y los caudales procedentes de la autovía GC-1, por lo que el agua se ha desbordado por la calle Alfredo Kraus, entrando en la urbanización para llenarla de lodo y desaguando de nuevo de modo incontrolado en el barranco.

Fue necesario efectuar un corte en la carretera para reconducir el agua hacia la canalización.

El primer tramo del canal de la urbanización no generó problemas en la precipitación del 20 de noviembre de 2001. Parcela excavada. Urbanización de Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.Segundo tramo del encauzamiento del barranco de Bellavista en su tramo urbanizado.

En el Informe se indica, tal como se hace en otros Informes, que el canal se interrumpe a la altura  de una antigua presa de agua demolida parcialmente.

Aguas abajo, en el extremo de una explanada aparece un segundo tramo de la canalización cuyo diseño es muy diferente al primer tramo aludido. Este segundo tramo:

  • Tiene menor sección que el primer tramo.

  • Aparece sin conexión con el tramo anterior.

  • No está embocado hacia la llegada de las aguas.

  • Entre la primera canalización y la segunda se concentra un gran volumen de escombros y basuras, también se da una alta concentración edificatoria en las laderas del barranco.

Las circunstancias que se acaban de relacionar hacen que el agua de escorrentía circule sin control para acabar vertiéndose en el solar vacío anexo al edificio siniestrado, produciéndose también la inundación de los sótanos de la edificación colindante a dicho solar.

En las inundaciones del 20 de noviembre de 2001, cuando se procedió a bombear el agua embalsada en los mencionados sótanos y solar excavado, el Servicio de Bomberos no disponía de las bombas adecuadas por lo que fue preciso romper parte del canal a la altura de la parcela excavada para facilitar el desalojo parcial del agua embalsada.

La rotura del canal se hizo con mazos y con un martillo eléctrico.

Tras superar serias dificultades se realiza el jueves 22 de noviembre de 2001, una exitosa gestión que permite disponer de la bomba idónea. El viernes 23 a las 12 de la mañana (3 días después de que se produjera la inundación), solo restaba evacuar el agua embalsada en el último sótano del edificio que ha sufrido ya dos siniestros. En esta operación de evacuación se hace necesario abrir un hueco en el cerramiento de la edificación para dar acceso a una tubería de extracción.Fuente propia: Urbanización Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.Fuente propia: Urbanización Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.

Las roturas del canal, fueron reparadas por una cuadrilla municipal. Cuando se procedía a efectuar este trabajo se pudo constatar una vez más que parte del canal anexa a la parcela excavada se encuentra descarnado y en el aire con grave peligro de rotura y desplome.

La no ejecución del muro perimetral en la parcela excavada y la no existencia de muros de hormigón sino de paredes de bloque de hormigón vibrado por debajo de la cota de coronación del canal en las paredes medianeras de los edificios colindantes inundados, ha facilitado la aparición de vías de aguas en dichas paredes y posterior conversión de los aludidos edificios en vasos comunicantes.

Con fecha 30 de enero de 1998, un vecino de la urbanización de Bellavista con domicilio en la calle Alfredo Krauss formula denuncia contra el Promotor de la urbanización ante el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana.

En dicha denuncia hace constar entre otros extremos que.

  • Tanto las calles como las aceras de la urbanización, se encuentran en deplorable estado, siendo difícil el circular por ellas, debido a los hoyos y socavones existentes.

  • Cuando llueve en la zona, las aguas se embalsan sobre las calzadas, llegándose en algunos tramos a sobrepasar las aguas el nivel de las aceras con el consiguiente riesgo de inundación de los sótanos de los inmuebles.

Con fecha 5 de marzo de 1998, se procede a incoar procedimiento sancionador al Promotor de la urbanización de Bellavista por parte del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana.Fuente propia: Canalización del barranco de Bellavista. Urb. Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.Fuente propia: Canalización del barranco de Bellavista. Urb. Bellavista. San Bartolomé de Tirajana. Gran Canaria.

En la oportuna notificación se le da al Promotor un plazo de 15 días para que proceda a concluir con las obras de urbanización del Plan de Ordenación de Bellavista, exigiéndosele a dicho Promotor que presente un certificado emitido por Técnico Competente en orden a tener cumplimentada las deficiencias detectadas en:

  • Red viaria.

  • Red viaria peatonal.

  • Red de Hidrantes.

  • Abastecimiento de agua.

  • Riego.

  • Saneamiento y pluviales.

  • Instalación eléctrica.

  • Alumbrado público.

  • Telefonía.

  • Jardinería.

SITUACIÓN ACTUAL.

En la actualidad, la canalización que atraviesa la urbanización, ha sido concluida y también se ha procedido a corregir su altura. Para realizar esta obra, ha sido necesario derribar la presa de regadío que aún se mantenía en pie.

DIAPOSITIVAS.

  • Situación actual de la canalización del barranco de Bellavista en su tránsito por la urbanización.

ENLACES

1.- Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana.

2.- San Bartolomé de Tirajana es el municipio más extenso de la Isla de Gran Canaria. Este vasto territorio ocupa una posición meridional en el conjunto de las tierras de esta isla, extendiéndose desde la línea de costa, al sur, hasta el Macizo Central de Gran Canaria, al norte, en el límite del municipio de Tejeda. Al este encontramos Amurga y el Barranco de Tirajana, como límite con el municipio de Santa Lucía, y al oeste el Barranco de Ayacata, Soria o Arguineguín, que sirve de línea divisoria con el municipio de Mogán.

3.- El Municipio de San Bartolomé de Tirajana está compuesto por una gama de bellos y variopintos núcleos rurales, así como diversos núcleos urbanos que han crecido de forma repentina como consecuencia directa o indirecta del boom turístico de Maspalomas. Los núcleos rurales se caracterizan por sus construcciones artesanales de casas típicas canarias blancas (p.ej. Ayacata, Artedara, Fataga, Juan Grande). De los núcleos urbanos cabe destacar: San Bartolomé (Tunte), Santa Agueda, Cercados de Espino, Cercados de Araña, El Tablero, San Fernando de Maspalomas, San Agustín, Playa del Inglés, Castillo del Romeral y Aldea Blanca.

4.- LIBRERÍA INMOBILIARIA / CURSOS.

5.- Ordenación del suelo y del territorio.

6.- Ordenación del Turismo de Canarias (Ley 7/1995).

7.- Ley 12/1990, de 26 de Julio, de Aguas para la Comunidad Autónoma de Canarias.

8.- El "período de retorno o de recurrencia" (T) es el intervalo medio expresado en años en el que un valor extremo alcanza o supera al valor "x", al menos una sola vez (Elías y Ruiz, 1979).

9.- El objetivo de este capítulo y el siguiente es determinar los valores máximos de precipitación en 24 horas esperados para los distintos períodos de retorno prefijados. Para ello hemos ajustado la función de distribución de Gumbel a las series de valores máximos anuales de precipitación en 24 horas, correspondientes a cada una de las estaciones pluviométricas seleccionadas.

10.- La determinación del período de retorno de diseño de un sistema de aguas lluvias es un tema relativamente complejo, puesto que depende del grado de seguridad ante las inundaciones que requiera la ciudadanía, del comportamiento de las precipitaciones (intensidades y recurrencia anual), caudales involucrados, consecuencias de que los caudales excedan la capacidad de las obras y el costo de inversión asociado a las mismas.

11.- Para diseñar los elementos de una red de drenaje es necesario conocer el origen y la magnitud de los caudales máximos que pueden llegar a la red. En este artículo se tratará del drenaje superficial exclusivamente. Se hará una descripción de los factores que generan los caudales, y se presentarán procedimientos de cálculo para la determinación de caudales de creciente. Posteriormente, se hará un análisis sobre las obras de drenaje y se darán recomendaciones para su diseño.

12.- Estudio de las precipitaciones máximas en 24 horas. Península Ibérica e islas Baleares.

13.- El diseño de las obras de conservación y aprovechamiento de suelos y aguas, debe considerar previamente tres conceptos, el período de retorno de las intensidades máximas de precipitación, las curvas Intensidad - Duración - Frecuencia y la velocidad de infiltración de los suelos, para así, diseñar las obras que favorecen la infiltración de aguas lluvias en condiciones desfavorables.

14.- Página de CETEC. S.L. OFICINA TÉCNICA.

15. Página de BÉTICA INGENIERÍA Y CONTROL S.L.

16.- Página de Cetec S.L. Oficina Técnica.

17.- Escorrentía hipodérmica que circula a muy poca profundidad de la superficie, hasta aflorar a la superficie.

18.- El principio energético del funcionamiento de los ecosistemas responde a las leyes de la Termodinámica.

Todo lo que ocurre dentro del ambiente acuático responde a estas leyes que se cumplen inaplazable e invariablemente. El hecho de que los niveles de calor determinen las estaciones y las zonas geográficas, y estas a su vez alteren el nivel de presión atmosférica que, con sus desplazamientos nubosos y tipo de precipitaciones, incide directamente en los ambientes acuáticos fluyentes y estancados.

Ríos y embalses lacustres contienen masas de agua fluyente que de acuerdo a caudal y pendiente, tienen mayor o menor cantidad de energía que transferir conforme a factores climáticos estacionales. Y uno de los grandes temas físicos de las aguas corrientes concernido con la actividad humana dentro de las cuencas hidrolacustres, se trata del ingenio aplicado sea al aprovechamiento como a la disipación de esa energía excedente durante crecidas.

El fluir físico de las aguas produce sinnúmero de fenómenos relacionados con la pendiente, la forma de los cauces que las portan, su permeabilidad, los materiales y su granulometría, los factores climáticos, las velocidades de acumulación , el volumen fluyente y sus tazas de recurrencia correspondientes (de estiaje y crecida).

Estos fenómenos son estudiados por la Ingeniería Hidráulica y la Hidrología, a partir de las cuales se llega e entender su funcionamiento, a punto tal de poder proyectar modelos a escala para su aprovechamiento y control racional.

Desde la construcción de enormes represas y canales, hasta el manejo y conducción mínimas de un riego por goteo; desde la comprensión de su dinámica hasta la capacidad de sistematización de riberas, la Hidráulica y la Hidrología son las ciencias aplicadas al uso del agua, estudiando la física de los fenómenos que ella produce en su fluir.

Sin embargo, no todo termina en el ámbito de la física para el tema de las aguas, ya que en sus modalidades, tanto salada como dulce, el agua es el medio de existencia de millones de especies animadas, todas imprescindibles para el equilibrio metabólico del planeta, muchas de las cuales nos sirven de alimento, o son la base del alimento que ingieren las especies que comemos.

19.- Si bien toda la microcuenca participa en el ciclo hidrológico, nos interesan especialmente cuatro zonas: Zonas de recarga, Zonas de descarga,  Zonas de regulación y Cinturones de condensación.

20.-  El ciclo hidrológico.

21.- Modelo interactivos de balance hidrológico.

22.- el agua del suelo está sometida a dos tipos de fuerzas de acciones opuesta. Por un lado las fuerzas de succión tienden a retener el agua en los poros mientras que la fuerza de la gravedad tiende a desplazarla a capas cada vez más profundas. De esta manera si predominan las fuerzas de succión el agua queda retenida mientras que si la fuerza de la gravedad es más intensa el agua se mueve hacia abajo.

23.- Escorrentía hipodérmica:
Agua de la precipitación que corre poco tiempo y corta distancia en el subterráneo antes de llegar a un río. Este tipo de escorrentía forma parte de la escorrentía superficial poco tiempo después de la lluvia sin alimentar el agua subterránea.

24.- El "período de retorno o de recurrencia" (T) es el intervalo medio expresado en años en el que un valor extremo alcanza o supera al valor "x", al menos una sola vez (Elías y Ruiz, 1979).

25.-  Métodos Pasados, Presentes y Futuros del Análisis Hidrológico Técnico.

26.- El presente trabajo desarrolla una propuesta metodologica que combina tres conocidos modelos cuantitativos implementados a través de AML: La ecuación Universal de Perdida de Suelo USLE4, el de escorrentia por Curva Número5 y el modelo de Balance Hídrico6, para cuantificar el estado actual de los recursos naturales del municipio de Chaguaní (Cundinamarca - Colombia) y deducir su comportamiento futuro ante posibles cambios de ordenamiento del territorio y de sus actividades productivas. Para tal efecto se consideró la variación espacio/temporal de los elementos climáticos, edáficos, relieve , recurso hídrico superficial y actividades productivas, implementando bases de datos geográficas y de atributos, usando el Sistema de Información Geográfica ARC/INFO™ estación de Trabajo y ARCVIEW™.

27.- El presente trabajo pretende obtener el calculo de los caudales de avenida, es decir el hidrograma de diseño en una cuenca hidrológica que desemboca en el Río Irati, situada en el término municipal de Longuida a la altura de Itoiz, a partir de los datos de precipitaciones recogidos en la estación meteorológica de Pamplona.

28.- Los canales artificiales se conocen simplemente como canales. Se diseñan y se construyen para conducir volúmenes determinados de agua desde una fuente de suministro hasta un centro de consumo.  Su funcionamiento está controlado y no deben estar sujetos a procesos de erosión y sedimentación. En tramos de muy baja pendiente pueden ser excavados en el terreno natural y no necesitan revestimiento; sin embargo, en la mayoría de los casos los canales son revestidos en arcilla, colchonetas, piedra pegada, losas de concreto, concreto reforzado o elementos prefabricados.

29.-  Llamamos escorrentía a la lámina de agua que circula en una cuenca de drenaje, es decir la altura en milímetros de agua de lluvia escurrida y extendida uniformemente. Normalmente se considera como la precipitación menos la evapotranspiración real.

 


Actualizado 07/03/12

 ©  Contenido: Juan Carratalá Fuentes y Pablo Adelto Hernández Ortega