editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arq.  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

www.ulpgc.es www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa IU

  Boletín dCA

Descarga / FTP


IHA54

 IHA33 Avenidas
IHA Rama Instalaciones Hidráulicas avanzadas
IHA3 Drenaje
IHA31 Relieve
IHA32 Defensa
IHA33 Avenidas
IHA34 Informes
IHA35 Urbanizaciones
IHA36 Prevención
IHA37 Actuaciones
IHA38 SWMM5

 

La presente página se desglosa en los apartados de INTRODUCCIÓN, PLANES DE DEFENSA CONTRA AVENIDAS, CAUDALES DE AVENIDA, DAÑOS, RIESGO y ENLACES.


INTRODUCCIÓN.

En los Planes de Defensa contra Avenidas, en Canarias, suelen realizarse estudios como los que a continuación se reseñanConsultar: Plan Hidrológico Insular de Tenerife.:

  • Estudios de Precipitaciones Máximas, con el establecimiento de Hielogramas característicos para tormentas asociadas a diferentes Periodos de Retorno.

  • Establecimiento de criterios metodológicos para la determinación de caudales punta de avenida en diferentes cuencas hidrográficas de las islas y  en distintos puntos de cada cuenca.

  • Determinación aproximada de los daños producidos por inundaciones históricas, en las islas.

  • Propuesta metodológica para la determinación de zonas inundables en los planes de ordenación territorial y, fundamentalmente, en la planificación urbanística.

Enterramiento de vivienda por riada. Canarias.Los estudios que se realizan para delimitar las áreas inundables, se acompañan con programas de inversiones económicas para la realización de actuaciones como son la corrección de cauces y barrancos eliminando obstáculos naturales o artificiales.

También se hace necesario la redacción de un Plan Especial de Delimitación del Dominio Público Hidráulico, que plantea ciertas dificultades por las características que suelen tener las redes hidrográficas de las islas.

La Ley de Aguas de Canarias, y la Ley de Aguas nacional establecen definiciones sobre la Delimitación del Dominio Público Hidráulico, pero trasladar estas determinaciones al ámbito hidrológico insular presenta dificultades (ámbitos longitudinales de cauces - tramos públicos y tramos privados y límites de los dominios en las márgenes de los cauces).

Desde cada Plan Insular, por lo expuesto, se hace preciso desarrollar criterios específicos referidos a las características hidrográficas de cada isla.

Tras el establecimiento de estos criterios es posible realizar estudios para proceder a la delimitación del Dominio Público.  

CAUDALES DE AVENIDA.

La producción de lluvias suele depender de factores comoConsultar: Guia para el análisis de vulnerabilidad.:

  • La latitud del lugar. Las precipitaciones por lo general suelen disminuir con la latitud ya que la disminución de las temperaturas hace que la humedad atmosférica descrezca.

  • La distancia a las fuentes de suministro de humedad (mares, lagos, etc.).

  • Las circunstancias orográficas. Una orografía pronunciada favorece la producción de precipitaciones intensas que se suelen concentrar sobre las laderas expuestas a los vientos.

Los factores que influyen en la magnitud de las escorrentías pueden serConsultar: Guia para el análisis de vulnerabilidad.:

  • Factores climáticos referidos; a las precipitaciones (forma, intensidad, duración, distribución temporal, distribución geográfica, historial, etc.), al modo de intercepción (clase de vegetación, composición, edad, densidad, etc.), al modelo de evaporación (temperaturas, vientos, presiones atmosféricas, naturaleza y forma de las superficies de evaporación, etc.) y a los factores que configuran la transpiración (temperatura, radiación solar, viento, humedad, etc.).

  • Factores fisiográficos referidos a; las características de las cuencas (geometría, tamaño, forma, pendientes, orientación y dirección), las características físicas del suelo de las cuencas (usos, tipo de cobertura del suelo, grado de infiltración, tipo de suelo, permeabilidad, capacidad para formar acuíferos subterráneos, existencia de paleocauces, etc.) y las características de los cauces de las cuencas (tamaño, forma, pendiente, rugosidad, longitud, capacidad de almacenamiento, desarrollo del trazado, afluentes, elementos topográficos significativos asociados como lagos, embalses etc.).

Con la información de precipitaciones, de escorrentías, de cuencas y de cauces, es posible señalizar y delimitar sobre plano, las áreas que suelen inundarse y los cauces que resultan afectados. En estos mapas de riesgo se suele ofrecer información ya recogida (como se señala en el apartado anterior) sobre tiempos previstos de duración de aguaceros de tormenta, caudales de escorrentía máximos probables que se pueden producir, etc.

Con la superposición de estos mapas de riesgo con la correspondiente cartografía de los asentamientos, de sus sistemas de red viaria y sistemas infraestructurales, se puede determinar donde se emplazan los puntos débiles o de máxima vulnerabilidad.

La determinación de caudales de agua producidos por máximas avenidas, resulta una labor dificultosa, por que se hace preciso, no solo considerar los caudales producidos por la avenida sino que, por ejemplo, la producción de deslizamientos de laderas como consecuencia de la riada, que pueden obstruir transitoriamente los cauces, produciendo embalses naturales que, al carecer de elementos de seguridad, acaban arruinándose, algunos incluso, durante el transcurso del evento, con lo cual al caudal propio de la avenida habría que sumarle el procedente del golpe de agua producido por el colapso de dichos embalses naturalesConsultar: 1520 Decreto 166/2001, de 30 de julio, por el que se aprueba el Plan Hidrológico Insular de La Palma..Derrumbe en vivienda por riada. Canarias.Daños en edificación por riada. Canarias.

DAÑOS.

La Ley 12/1990, de Aguas de Canarias, establece en el artículo 38.7º que, entre los extremos que, en sus respectivos ámbitos deberán contemplar los Planes Hidrológicos Insulares, habrán de hallarse los criterios sobre estudios, actuaciones y obras a llevar a cabo para prevenir y evitar daños por inundaciones y otros fenómenos hidráulicos, criterios cuyo señalamiento deben constituir el objetivo esencial de dichos Planes Hidrológicos InsularesConsultar: 1520 Decreto 166/2001, de 30 de julio, por el que se aprueba el Plan Hidrológico Insular de La Palma..

La actividad volcánica en las islas Canarias a producido suelos con diferentes edades.

Los suelos más antiguos, con más de 600.000 años, por ejemplo, suelen tener redes hidrográficas muy desarrolladas, por lo que los desbordamientos de agua solo se pueden producir en los tramos finales de las cuencasConsultar: 1520 Decreto 166/2001, de 30 de julio, por el que se aprueba el Plan Hidrológico Insular de La Palma..

En los suelos nuevos, con redes de avenamiento poco desarrolladas, los desbordamientos con aparición incluso de nuevos barrancos son más frecuentes. En este tipo de suelos el riesgo de catástrofe por aluviones debe analizarse con mucho rigor, máxime si se tiene en cuenta, que gran parte de las ciudades canarias, se encuentran construidas en la costa, sobre suaves rampas de origen volcánico recienteConsultar: 1520 Decreto 166/2001, de 30 de julio, por el que se aprueba el Plan Hidrológico Insular de La Palma..

Como ya se viene indicando, la magnitud de los daños causados por las inundaciones se puede considerar asociada aConsultar: Guia para el análisis de vulnerabilidad.:

  • Los niveles alcanzados por las aguas en los eventos hidrometereológicos extremos, su velocidad, la superficie de las áreas afectadas, etc.

  • La calidad constructiva y proyectual de las obras afectadas.

  • Las características de los suelos , donde se emplazan las mencionadas obras.

  • Las características de los suelos adyacentes a la ubicación de las obras afectadas (riesgo de derrumbes, colapso de taludes, deslizamientos de tierras, etc.).

Las inundaciones provocan la contaminación de las aguas potables en extensas áreas, lo que constituye un riesgo sanitario cierto de primer orden por el posible brote de enfermedades hídricas (tifus, cólera, etc.).

La contaminación del agua potable se origina porConsultar: Guia para el análisis de vulnerabilidad.:

  • Contaminación de fuentes superficiales de suministro por arrastre de cadáveres, y residuos de todo tipo (sustancias tóxicas).

  • Contaminación de fuentes subterráneas por introducción de aguas de escorrentía en pozos y otros elementos de captación.

  • Contaminación fecal por reflujo de aguas negras al invertirse el sentido de circulación en las redes de alcantarillado.

La pérdida de combustibles almacenados, en las inundaciones, impide contar con el apoyo del instrumental adecuado, para hacer frente a tales eventos.Foto propia: hundimiento de calzada por riada. Canarias.

Como efecto combinado, las inundaciones pueden producir conflictos en los sistemas infraestructurales como pueden ser:

  • Daños en redes hidrosanitarias y elementos singulares de las mismas (arquetas, valvulería, etc.) por rápida erosión del suelo, desenterramiento, desplazamiento y arrastre de tramos completos de tuberías.

  • La súbita subida de los niveles freáticos puede producir importantes empujes sobre las redes de tuberías, arquetas, etc que conjuntamente con el ablandamiento de suelo propicia, la pérdida de capacidad mecánica del subsuelo con el consiguiente desplazamiento, ruptura y arrastre de tramos completos de tuberías.

  • Daños a embalses, estanques y depósitos de regulación. Por lo general, estos elementos se ubican en puntos altos del relieve, pero la erosión por arrastre de materiales del suelo de cimentación donde descansan estos elementos, puede producir la aparición de grietas y el derrumbe parcial de dichos elementos, sobre todo cuando son de mampostería. Los depósitos de hormigón armado resisten mejor la pérdida de suelo sustentante.

  • Daños en depósitos que se encuentran semienterrados sobre terrenos con niveles freáticos poco profundos, o que manifiestan tendencias a recuperar niveles freáticos con mucha rapidez. En el supuesto de que se produzcan inundaciones, el rápido incremento de los niveles freáticos puede producir en dichos depósitos un brusco impulso ascensional, y hacer que estos acaben flotando sobre las aguas de escorrentía. Ello puede suceder, cuando dichos depósitos no contienen mucha agua.

  • Daños en embalses, presas, etc, sobre todo en cuencas que tienen escasa capacidad de rebosamiento.

  • Daños en equipos de bombeo, redes de electrificación urbana y alumbrado público (problemas en motores eléctricos, motobombas, cuadros eléctricos, etc.), con caída de tensión en líneas de baja, media y alta tensión por problemas de funcionamiento en Subestaciones y Centros de Transformación.

  • Problemas en las redes de electrificación produce la pérdida del sistema de comunicaciones, con la consiguiente incapacitación momentánea de los equipos de intervención rápida de Defensa Civil, para tomar medidas oportunas cuando se afronta la crisis.

  • Cuando los vertederos y las compuertas de desagüe no están adecuadamente dimensionados para periodos de retorno recomendables, se puede producir la destrucción o el colapso de estos elementos de almacenamiento, añadiendo esta situación un riesgo más que vendría a incrementar los niveles de vulnerabilidad de la población afectada en caso de producción de episodios extremos.

Por todo ello, tal como se viene insistiendo, es muy aconsejable emplear Métodos de Recurrencia, que permitan una evaluación de la magnitud de Episodios Extremos y de la dinámica con que se producen.

En Canarias el Periodo de Retorno que se adopta para eventos hidrometereológicos extremos es de 500 años.

La estimación de caudales para dicho Periodo de Retorno (de 500 años) es la siguiente:Consultar: 1520 Decreto 166/2001, de 30 de julio, por el que se aprueba el Plan Hidrológico Insular de La Palma.

  • Cuencas muy pequeñas de menos de 1 Km2 ; 40 m3 /seg./Km2

  • Cuencas grandes; 15 m3 /seg./Km2 

Hay siempre que insistir, que la ausencia de planificación con la que se producen ciertos desarrollos urbanos, es la principal causa de la extrema vulnerabilidad de los asentamientos donde esto acontece.

Al respecto hay que insistir señalando que, el Decreto del Gobierno de Canarias 152/1990, por el que se aprobaron las Normas Provisionales Reguladoras del Régimen de Explotación y Aprovechamiento del Dominio Público Hidráulico, señala en el artículo 3.1.2 que cualquier obra de ocupación y canalización de un cauce, o cruce de éste, deberá proyectarse de forma que permita desaguar la avenida que origine la precipitación máxima de las series más extensas disponibles en las estaciones más próximas a cada cuenca y que tengan la probabilidad de ocurrir una vez cada quinientos (500) años, considerando además que el agua arrastra un 20% de aportes sólidos. 

La toma de un Periodo de Retorno de 500 años, es lo más usual en la ingeniería española, sobre todo, cuando como consecuencia de los desastres producidos por riadas en la costa levantina, la Administración adoptó dicho valor con carácter general.Daños por riada. Canarias.Daños por riada. Canarias.

RIESGO.

En ciertas ocasiones el modo en que puede ser percibido el riesgo por la población, solo sirve para poner en evidencia cuales son las relaciones de poder que estructuran a la sociedad (Milbert, 1996).

Hay que tener en cuenta también que una mayor concentración de la población en ciertas áreas del territorio, siempre supone un incremento en los niveles de riesgo, a pesar de los posibles recursos tecnológicos disponibles.

El riesgo de inundación puede ser alto en áreas con:

  • Orografías deprimidas (puntos bajos).

  • Suelos impermeables (por propia naturaleza, por posterior urbanización intensiva).

  • Escasas pendientes.

  • Abundancia de edificaciones bloqueantes.

El riesgo de inundación puede ser medio, en áreas con problemas de drenaje temporal o puntual.

El riesgo de inundación se considera bajo, en áreas que tengan un anegamiento nulo o muy reducido.

En Canarias hay que tomar en consideración la normativa que a continuación se reseña cuando se aborda el estudio del riesgo de inundación:

  • Reglamento del Dominio Público Hidráulico Nacional (R.D.P.H), aprobado mediante el Real Decreto 846/1986, de 11 de abril. 

  • Decreto 152/1990. de 31 de julio, por el que se aprueban las Normas Provisionales reguladoras del Régimen de Explotación y Aprovechamiento del Dominio Público Hidráulico para captaciones de agua o para la utilización de cauces.

  • Decreto 174/1994, de 29 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Control de Vertidos para la protección del Dominio Público Hidráulico.

  • Decreto 158/1994, de 21 de julio de transferencias de funciones de la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias a los Cabildos Insulares en materia de aguas terrestres y obras hidráulicas.

Cuando se considera el riesgo por inundación conviene determinar:

  • La zona de dominio público de los cauces. La zona de dominio público viene señalada por la superficie que ocupa una avenida ordinaria.

  • La zona de servidumbre y de policía de cauces.

ACTUACIONES.

Por lo expuesto se puede constatar la necesidad de adoptar medidas de control sobre los cauces que integran las redes hidrográficas.

Estas medidas de control se integran dentro de programas de actuación encaminados a materializar las políticas de intervención formuladas a los efectos, para corregir gradualmente estados de inestabilidad geomórfica que pueden afectar a poblaciones situadas en las márgenes o en las desembocaduras de los cauces.

Las medidas de control adoptadas intentan reducir los movimientos de masas del suelo, para que la concentración de sedimentos en los tramos de cauces situados aguas abajo sea menor que la potencial capacidad de acarreo que se da en esos cauces.

Entre las medidas que se suelen adoptar en Canarias está la de la forestación.

ENLACES.

1.-  Trabajo muy interesante donde se trata la cuestión de las pequeñas obras hidráulica en las cuencas andinas, y donde se exponen modelos matemáticos de interés. Roger Mattos.

2.-  Utilización de obras hidráulicas de diferente magnitud. Lic. Diana Durán. Lic. en Geografía de la USAL. Prof. de la Universidad CAECE y  de la Escuela de Medicina del Hospital Italiano.  Ex investigadora del CONICET. 

3.-  Defensa del modelo rural y agrario europeo en la OMC. Doriane GIVORD

4.- Estudios de factibilidad de desarrollo.

5.- Construcciones hidráulicas rurales.

6.-  Estudio geológico.

7.-  Trabajo sobre amenazas hidrometereológicas.

8.- Interesante informe sobre Guatemala con abundante cartografía temática.

9.-  DECRETO 319/1996, de 23 de diciembre, por el que se aprueba el Plan Hidrológico Insular de Tenerife (continuación en el B.O.C. nº 22).

10.- Boletín Oficial de las Cortes Generales. Informe de la Comisión Especial sobre la prevención y asistencia en situaciones de catástrofe.

11.- CORTES GENERALES DIARIO DE SESIONES DEL SENADO Año 1998 VI Legislatura Comisiones. Núm. 373 COMISIÓN ESPECIAL SOBRE LA PREVENCIÓN Y ASISTENCIA EN SITUACIONES DE CATASTROFE. Celebrada el lunes, 30 de noviembre de 1998.

12-  Contribución e interacción entre fenómenos meteorológicas a diferente escala en el episodio de Biescas (7 Agosto 1996).R. Riosalido. S.T.A.P. Instituto Nacional de Meteorología. Informe de interés.

13.-  Loop Imágenes Satélite . Biescas.

14.- Noticias de interés.

15.- Fotografías de la inundación de S/C. de Tenerife.

16.- Estudio técnico preliminar de la situación de lluvias torrenciales del 31 de marzo de 2002 en Santa Cruz de Tenerife. Informe de interés.

17.- GEODINÁMICA EXTERNA. Trabajo de gran interés divulgativo.

18.- "LA GESTIÓN DE LAS AGUAS SUPERFICIALES Y EL MEDIO AMBIENTE "SEMINARIO PERMANENTE SOBRE CIENCIAS DE LA TIERRA Y DEL MEDIO AMBIENTE. A.E.P.E.C.T. - C.P.R. DE COSLADA. DR. FERMÍN VILLARROYA GIL. UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID. Madrid, enero de 2001. De interés.

19.-  Plan Hidrológico Insular de Tenerife.

20.-  1520 DECRETO 166/2001, de 30 de julio, por el que se aprueba el Plan Hidrológico Insular de La Palma. De gran interés.

 


Actualizado 07/03/12

 ©  Contenido: Juan Carratalá Fuentes y Pablo Adelto Hernández Ortega