editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arq.  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

www.ulpgc.es www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa IU

  Boletín dCA

Descarga / FTP


IHA54

 IHA02 Geomorfología y otros condicionantes
IHA Rama Instalaciones Hidráulicas avanzadas
IHA0 Introducción
IHA01 Antecedentes
IHA02 Geomorfología
IHA021 Documentos

 

En la presente página se desglosa en los apartados de GEOMORFOLOGÍA, LÍNEAS DE FRACTURA Y FORMAS EROSIVAS, SITUACIÓN EDAFOLÓGICA, HIDROLÓGICA SUBTERRÁNEA, SITUACIÓN DEL SOLAR URBANO, HIDROLÓGICA SUPERFICIAL, FLORA Y CAUDALES DE ESCORRENTÍA, PRECIPITACIONES, PRECIPITACIONES HORIZONTALES, RÉGIMEN DE VIENTOS, CONCLUSIONES, ENLACES y BIBLIOGRAFÍA.


1.- GEOMORFOLOGÍA.

Es evidente que <<La forma de un asentamiento es siempre producto de una voluntad y de unos valores, pero su complejidad y su inercia hacen que, frecuentemente, estas relaciones resulten algo obscuras>>Consultar:Kevin Lynch. A Theory of Good City Form. The Massachusetts Institute of Technology. Cambridge - Massachusetts. 1981., se hace preciso pues penetrar <<en la experiencia de un lugar>> tal como la tuvieron sus habitantes, en el transcurso de sus vidas cotidianas, a fin de recabar la máxima información posible, con la que poder descubrir el porqué de esa forma.

Esta <<experiencia del lugar>> es posible realizarla desde nuestra época, ya que compartimos la visión, que tiene Samoná, de la "ciudad histórica" como "ente" donde <<el presente contiene todo el pasado>> asumiendo de este modo, un concepto gramsciano de la historia, que le lleva a afirmar que la ciudad ... <<se configura como lugar de las atracciones estratificadas de las culturas que en ella se formularon y expresaron; como manifestación de las condiciones existenciales y de las elecciones operativas de sus usuarios en el curso del tiempo; como ocasión que concretamente conceptualiza los procesos que caracterizaron sus formación y su desarrollo>>.Consultar: Gianni Fabri; Guseppina Marcialis; Renato Bocchi. La ciudad homogénea - Proyectación urbana y arquitectura del plano - La estructura urbana y sus componentes.

En concordancia con lo argumentado, entendemos que la historia de una ciudad no comienza en el momento de su fundación, sino que se inicia mucho antes, en el instante mismo en que el territorio donde se asienta se constituye en potencialidad de colonización.

La historia del lugar, donde después se realizará la fundación de la ciudad, tiene entonces un enorme interés, ya que su conocimiento nos permite comprender mejor las condiciones existenciales que tuvieron que soportar los usuarios de la ciudad en cada etapa histórica de la misma.

En el presente trabajo, la historia que mejor interesa conocer es, precisamente, la historia geomorfológica del lugar. En este capítulo tendremos oportunidad de tratar sobre los aspectos más relevantes de esa historia, así como de otros condicionantes físicos que, de un modo u otro, han influenciado el crecimiento y la misma razón de ser de las ciudades canarias.

2.- LÍNEAS DE FRACTURA Y FORMAS EROSIVAS.Fuente: Telesforo Bravo. Geografía General de las Islas Canarias. Tomo I. Goya Ediciones. Santa Cruz de Tenerife. 1954.

Hacia 1886, el geólogo español Quiroga hizo las primeras observaciones sobre la existencia en el Sahara Español de fallas que siguen la dirección aproximada de la costa africana. Con este descubrimiento, se inauguró una nueva etapa en la que otros geólogos se dedicaron a trazar las alineaciones que abarcan todo el sector comprendido entre las islas Atlánticas y el estrecho de Gibraltar.Consultar: Telesforo Bravo. Geografía General de las Islas Canarias. Tomo I. Goya Ediciones. Santa Cruz de Tenerife. 1954.

Como consecuencia de los estudios realizados, se pudieron trazar las líneas de fractura de la antigua banda costera africana, de las Islas Canarias y de los diferentes bancos submarinos que se aprecian en este sector del Atlántico.Consultar:Telesforo Bravo. Geografía General de las Islas Canarias. Tomo I. Goya Ediciones. Santa Cruz de Tenerife. 1954.

De este modo se llegó a la conclusión de que las Islas podían ser consideradas como una serie de puntos débiles de una zona límite entre dos direcciones tectónicas que se producía entre el Continente africano y las zonas próximas al AtlánticoConsultar: Telesforo Bravo. Geografía General de las Islas Canarias. Tomo I. Goya Ediciones. Santa Cruz de Tenerife. 1954., al hacerse evidente, en estos estudios, que la aparición de las grandes directrices estructurales estaban asociadas a la evolución tectónica del propio Atlántico y al desplazamiento de la placa africana, desde el inicio del desgaje continental hasta su posición estacionaria actual.Consultar:Leoncio Afonso. Geografía de Canarias. Geografía Física. Tomo I. Litografía A. Romero. S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1984.

A nivel insular, se llegó también al convencimiento de que el rígido basamento de cada isla, al ser sometido en toda su extensión a esfuerzos de tracciónConsultar: Telesforo Bravo. Geografía General de las Islas Canarias. Tomo I. Goya Ediciones. Santa Cruz de Tenerife. 1954. NOTA 1, tendía a fisurar en la dirección normal a las tracciones, posibilitando entonces que los materiales incandescentes alcanzasen la superficie, dando lugar a la formación de los diques. Estos diques son los mejores indicadores que existen para saber en que dirección se ha construido un sector territorial determinado en cada isla.Consultar:Telesforo Bravo. Geografía General de las Islas Canarias. Tomo I. Goya Ediciones. Santa Cruz de Tenerife. 1954. NOTA 2

Tal como se insiste, la actividad volcánica está estrechamente enmarcada y vinculada a estas líneas de fisuración o de debilidad de la corteza (líneas tectónicas). <<Estas pautas estructurales tiene unas direcciones concretas que se observan en la disposición general de las formas del relieve>>...<<a pesar de la aparente desorganización espacial de sus manifestaciones superficiales>>,Consultar:Informe del Departamento de Petrología y Geoquímica del CSIC. estas líneas de debilidad de la corteza intervienen, por lo tanto eficazmente en los procesos constructivos del territorio, como es el caso de S/C de Tenerife, por ejemplo, donde los volcanes que surgieron sobre la suave rampa lávica, al sur de la ciudad, siguen la alineación NE-SW.Fuente: Leoncio Afonso. Geografía de Canarias. Geografía Física. Tomo I. Litografía A. Romero. S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1984.

Insistimos en que la existencia, de grandes directrices estructurales de ámbito territorial, está vinculada íntimamente a la evolución tectónica del Atlántico y al desplazamiento de la placa africana. <<Estas direcciones estructurales de primer orden son responsables de los diversos alineamientos observables en las islas, bancos y crestas submarinas en el área de Canarias, así como de la existencia de fracturas tectovolcánicas en las Islas a lo largo de su historia volcánica>>.Consultar: Leoncio Afonso. Geografía de Canarias. Geografía Física. Tomo I. Litografía A. Romero. S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1984.

Al intentar explicar la génesis de las islas, se hace preciso clasificar las directrices estructurales mencionadas en cuatro grupos diferentes de líneas de debilidad estructural:

  • El primer grupo está representado por la alineación de Fuerteventura-Lanzarote-Banco de la Concepción (35º); esta alineación es denominada por Hernández Pacheco e Ibarrola (1973), "alineación africana", por mantener un trazado paralelo a las costas continentalesConsultar: Leoncio Afonso. Geografía de Canarias. Geografía Física. Tomo I. Litografía A. Romero. S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1984. . <<Su aparición parece estar relacionada con los ejes de debilidad estructural originados en los procesos de desgarre continental... Esta dirección se corresponde en tierra con la zona de intensa penetración filoniana existente en el Complejo Basal de Fuerteventura>>.Consultar: Leoncio Afonso. Geografía de Canarias. Geografía Física. Tomo I. Litografía A. Romero. S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1984.

  • El segundo grupo, está definido por la alineación atlántica (110º), sobre la que se encuentra la isla de La Palma.Consultar: Leoncio Afonso. Geografía de Canarias. Geografía Física. Tomo I. Litografía A. Romero. S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1984. <<En tierra coincide con fracturas importantes; eje estructural de Teno, en Tenerife; alineaciones volcánicas recientes en Gran Canaria, etc....Su origen podría estar relacionado con las fallas transformables del Atlántico con las que comparte el trazado paralelo, y cuya influencia en el ámbito de Canarias parece deducirse del desplazamiento observable en las bandas de anomalías magnéticas>>.Consultar: Leoncio Afonso. Geografía de Canarias. Geografía Física. Tomo I. Litografía A. Romero. S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1984.

  • El tercer grupo (60º - 65º), se integra en la denominada directriz atlántica, que es responsable del alineamiento de las islas de El Hierro, La Gomera y Tenerife en su última etapa de construcción (Dorsal de Pedro Gil). Consultar: Leoncio Afonso. Geografía de Canarias. Geografía Física. Tomo I. Litografía A. Romero. S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1984. <<A esta directriz se la denomina atlástica por ser una prolongación de la gran falla Sur del Atlas>>.Consultar: Leoncio Afonso. Geografía de Canarias. Geografía Física. Tomo I. Litografía A. Romero. S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1984.

  • El cuarto grupo de líneas de debilidad estructural(180º), mantiene un rumbo que coincide aproximadamente con la dorsal atlántica. Esta directriz ha sido la utilizada por las dorsales Sur de La Palma, El Hierro y Tenerife.Consultar: Leoncio Afonso. Geografía de Canarias. Geografía Física. Tomo I. Litografía A. Romero. S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1984.

En lo referente a la determinación de las direccionalidades de carácter dominante o de carácter secundario, en el archipiélago se reconocen...<<dos ejes estructurales de orden primario y dos de carácter secundario; que se manifiestan tanto en la disposición de cada bloque insular en relación con los restantes, como en la forma de cada uno de ellos>>. Consultar: M. E. Arozamena; C. Romero. La incidencia de las líneas estructurales en la morfología del Archipiélago Canario. Revista de Geografía Canaria. Tomo I. La Laguna Tenerife. 1984.

Las directrices dominantes mantienen los rumbos NE-SW y NW-SE, mientras que las secundarias mantienen las direcciones E-W y la N-S, en la configuración del territorio insular Consultar: M. E. Arozamena; C. Romero. La incidencia de las líneas estructurales en la morfología del Archipiélago Canario. Revista de Geografía Canaria. Tomo I. La Laguna Tenerife. 1984. a "Groso modo", se puede observar que en las islas de Lanzarote y Fuerteventura predomina el rumbo NE-SW y que en la isla de Tenerife una de las alineaciones principales es subparalela a este rumbo, lo mismo acontece para las islas de La Gomera y El Hierro; La Palma sin embargo, mantiene como dirección dominante la NW-SE, compartiéndola con Tenerife y Gran Canaria. En términos generales, se puede asegurar que la alineación NE-SW es la línea más explotada en los procesos constructivos del archipiélago.Consultar: Informe del Departamento de Petrología y Geoquímica del CSIC.

En la isla de Tenerife el Macizo de Anaga la dirección NE-SW, es la dominante, las coladas que vierten al mar se disponen en <<tejado>>, encontrándose en la divisoria de aguas.Consultar: Informe del Departamento de Petrología y Geoquímica del CSIC. El Macizo se construyó con la <<acumulación de materiales emitidos a favor de importantes fracturas regionales>>. El extremo Sur de Anaga, en la zona de S/C, mantiene con los terrenos donde se asienta la ciudad un gran contraste; mientras que en el macizo de Anaga se observa la existencia de un fuerte relieve, en los terrenos colindantes se mantiene una pendiente <<relativamente importante, pero uniforme, hacia el E, y SE>>.Consultar: Informe del Departamento de Petrología y Geoquímica del CSIC. La suave penetración de los mantos que forman estos terrenos colindantes al macizo, en el mar, daría...<<lugar a la formación de una rada, en la que las torrenteras y la abrasión marina, formaron una serie de pequeñas playas, gracias a las cuales esta zona de la costa resultaría fácilmente abordable, al menos mucho más que los acantilados de Anaga y Guadamojete. Por otro lado, la ausencia de accidentes orográficos en el área inmediata a la rada posibilitaba la defensa frente a ataques procedentes del interior de la isla>>.Consultar: Emilio Murcia Navarro. Santa Cruz de Tenerife un puerto de escala en el Atlántico, Estudio de geografía urbana. Gráficas Summa. Oviedo. 1975.

En lo referente a "las formas erosivas"; <<existe marcadas diferencias en las relaciones de las formas volcánicas y las erosivas con las líneas estructurales, aunque unas y otras las siguen de modo general en su organización espacial. En primer lugar, estas diferencias responden a que las formas volcánicas tienen un carácter estructural directo, mientras que las debidas a la erosión son indirectas, pues su elaboración corre a cargo de los agentes derivados de la dinámica externa, de tal manera que, en éstas estructuras juegan un papel condicionante y no determinante, como ocurre en las de construcción volcánica. En segundo lugar, hay que tener en cuenta que en los procesos erosivos también intervienen las litovariantes (características mineralógicas y físicas de las rocas, grado de dureza de las mismas, disposición de los materiales, grado de deformación y fisuración de estos, etc.), debido a los diferentes grados de erosionabilidad de la explotación de las líneas dominantes por parte de los mecanismos morfoclimáticos>>. Consultar:M. E. Arozamena; C. Romero. La incidencia de las líneas estructurales en la morfología del Archipiélago Canario. Revista de Geografía Canaria. Tomo I. La Laguna Tenerife. 1984.

Por último, y refiriéndonos en concreto a las Islas Canarias, hay que señalar que generalmente los sectores centrales de cada isla son los más elevados, creando fuertes pendientes para recorridos muy cortos y determinando que las formas erosivas más características del archipiélago, los barrancos, presenten una disposición radial, en la que se atenúa la vinculación a las líneas estructurales, "o una disposición en paralelo, en la que se potencia la vinculación a líneas de debilidad, que se manifiestan en tierra con desarrollos de gran longitud."Consultar:M. E. Arozamena; C. Romero. La incidencia de las líneas estructurales en la morfología del Archipiélago Canario. Revista de Geografía Canaria. Tomo I. La Laguna Tenerife. 1984.

Así en el Macizo de Anaga, los barrancos siguen, en las vertientes norte y sur, la línea de dirección NW-SE, presentando una disposición paralela, mientras que las familias de diques existentes mantienen el rumbo NE-SW. Consultar:M. E. Arozamena; C. Romero. La incidencia de las líneas estructurales en la morfología del Archipiélago Canario. Revista de Geografía Canaria. Tomo I. La Laguna Tenerife. 1984.

En S/C., los barrancos cuyos cauces aún no han sido cegados o abovedados, para ser convertidos en solares edificados o en calles, mantienen, en líneas generales, el rumbo (NW-SE), con giros que dan lugar a alineaciones subparalelas.NOTA 3

En lo referente al antiguo litoral santacrucero, como se insiste, los accidentes que más se destacaron fueron las desembocaduras de los barrancos, estas, debido a los sucesivos arrastres producidos por las avenidas, se fueron ensanchando con el paso del tiempo, situación que favoreció la existencia de una costa con abundancia de playas.NOTA 4

En una isla de orografía accidentada, donde se alcanzan grandes alturas en escasos recorridos, la existencia de estas playas era de vital importancia en todas aquellas operaciones de desembarco, posterior implantación de cabezas de puente y creación de los futuros asentamientos con los que se colonizaría el territorio. Consultar: Luis Cola Benítez. Barrancos de Añazo. S/C. de Tenerife. Litografía Romero. S.A. 1986.

Todo lo que se ha venido exponiendo nos lleva a la conclusión de que las playas de S/C., reunían los requisitos imprescindibles para garantizar el éxito en las operaciones de desembarco, e implantación de bases de apoyo, y que la existencia de barrancos, con corrientes de aguas más o menos permanentes,NOTA 5 sería el factor desencadenante que determinaría la selección final de los parajes donde se habría de fundar la ciudad de S/C. NOTA 6 Al mismo tiempo cabe señalar, en el sentido de lo expuesto, que las líneas tectónicas que determinaron el carácter estructural del territorio de S/C (las directrices NE-SW y subparalelas), y que al mismo tiempo guiaron la elaboración de sus formas erosivas más relevantes (barrancos de Santos, Aceite, San Francisco, San Antonio y Almeida), "en el supuesto que nos ocupa, también sirvieron para organizar la trama urbana de la ciudad, tal como tendremos ocasión de exponer con más detalle en próximos capítulos."

3.- SITUACIÓN EDAFOLÓGICA.

El casco histórico de S/C, descansa, por lo general, sobre un suelo de <<naturaleza trapeana>> (naturaleza entretejida) ,Consultar: Pedro Vergara y Díaz. Ensayo histórico sobre la enfermedad que reinó epidémicamente en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. Imprenta Miguel Miranda. Santa Cruz de Tenerife. 1864.  formado esencialmente por coladas basálticasNOTA 7, que pueden presentar una oscilación de potenciasNota del Autor: Potencia es el grosor de una colada que va desde los 22,57 metros a 4 metros.Consultar: Pedro Vergara y Díaz. Ensayo histórico sobre la enfermedad que reinó epidémicamente en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. Imprenta Miguel Miranda. Santa Cruz de Tenerife. 1864.Fuente: Archivo Histórico Militar del Ministero de Defensa. Madrid. Primeros cultivos en el barrio de El Toscal, bajo el perímetro de riego de la primera traida de aguas de S/C. de Tenerife

Sobre esta capa basáltica, suele aparecer una capa de toba (denominada tosca en Tenerife), especie de conglomerado de piedra pómez que varía también de grosor, según la zona, pudiéndose encontrar formaciones con potencias que oscilan desde 0.50 metros hasta 3.50 metros.Consultar: Pedro Vergara y Díaz. Ensayo histórico sobre la enfermedad que reinó epidémicamente en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. Imprenta Miguel Miranda. Santa Cruz de Tenerife. 1864. Este último material, debido a su fácil manejo y gran estabilidad, solía ser utilizado hasta hace poco para la realización de todo tipo de obras.

Por encima de la actual rambla de General Franco, a los pies de las últimas estribaciones de Anaga, y en la desembocadura de los barrancos, se concentran los suelos sedimentarios.NOTA 8

El escaso suelo vegetal que se encontraba en el lugar, se originaba precisamente por la prolongada alteración de los dos primeros materiales reseñados. Existían sectores donde las peculiaridades del suelo, sólo permitían la siembra de cereales.NOTA 9 En otras zonas, el cultivo de las tierras era tan problemático que se hacía preciso preparar el terreno para construir bancales.Fuente propia: Restos de bancales de cultivos en el barrio de Salamanca de S/C. de Tenerife

A pesar de que en su día, en el sector que ocupa el casco histórico de S/C, proliferaron los cultivos de secano y de regadío, todo parece indicar, que los terrenos en cuestión no eran muy aptos para el cultivo, por lo que tuvieron que ser sometidos a posteriores labores de sorriba. En la cartografía de la época, se detectan grandes extensiones de cultivos, lo que hace suponer, que las técnicas de tratamientos de suelos tuvieron bastante éxito.

Hay que destacar, que para el normal avituallamiento de los buques surtos en la rada, era preciso disponer de productos de la huerta, y que estos productos, precisamente, salían de las fincas de S/C, cuando ello era factible, por razones de índole económica fáciles de entender.NOTA 10

4.- HIDROLÓGICA SUBTERRÁNEA.

Tal como veníamos señalando, la topografía de las islas Canarias es la consecuencia de una interminable lucha en la, que durante millones de años, se han venido enfrentando las fuerzas constructivas (volcanismo constructivo) y las fuerzas destructivas (agentes exteriores; lluvia, viento, erosión marina, etc.) que actúan en este escenario insular.Consultar: Joaquín Amigó de Lara. Los alumbramientos de aguas en Tenerife. Diana Artes Gráficas. Madrid. 1960.

Anaga (al N.E.), está formada por una arista montañosa, que es flanqueada por profundos barrancos. El macizo queda interrumpido en la llanura de Los Rodeos, construida sobre formaciones lávicas, casi horizontales, recubiertas por sucesivas sedimentaciones de materiales piroclásticos.Consultar: Joaquín Amigó de Lara. Los alumbramientos de aguas en Tenerife. Diana Artes Gráficas. Madrid. 1960. NOTA 11

En las elevaciones de Pedro Gil, el macizo continúa hacia el Oeste, (La Caldera de las Cañadas).Consultar: Joaquín Amigó de Lara. Los alumbramientos de aguas en Tenerife. Diana Artes Gráficas. Madrid. 1960.

Todo parece indicar que...<<sobre el zócalo holocristalino (cuyas rocas no afloraron pero se encuentran en forma de materiales sueltos) se asientan las rocas eruptivas más antiguas de la isla, sobre las que, en sucesivas erupciones, ha ido formándose la estructura de la misma, que unida a una activa erosión de constantes lluvias torrenciales, han dado lugar a la actual fisiografía insular>>...Consultar: Joaquín Amigó de Lara. Los alumbramientos de aguas en Tenerife. Diana Artes Gráficas. Madrid. 1960. y por ende de la comarca cuyo estudio nos ocupa.

Hay que señalar también que Anaga está constituida por estas formaciones basálticas antiguas, es su núcleo originario. Consultar: Joaquín Amigó de Lara. Los alumbramientos de aguas en Tenerife. Diana Artes Gráficas. Madrid. 1960.

En la península de Anaga, existe una gran abundancia de diques basálticos que, como se sabe, son estructuras geológicas que juegan un papel importante en el régimen de circulaciones que mantienen las aguas subterráneas.NOTA 12

5.- SITUACIÓN DEL SOLAR URBANO.

La ciudad de S/C. de Tenerife, ocupa de un modo aproximado, un sector de círculo al borde del mar, sobre un terreno arenoso al pié de las últimas estribaciones del macizo de Anaga. Consultar: André Pierre Ledru. Voyage aux iles de Tenerife, la Trinite, Saint  Thomas, Sainte Croix et Porto Ricco. 1810.

Su subsuelo está compuesto por sucesivas capas (que se acumulan unas sobre otras, con una cierta aleatoriedad) de coladas basálticas de la Serie III y de paleosuelos, Nota del Autor: Los paleosuelos son antiguos suelos compuestos por productos de alteración de materiales volcánicos, recubiertos posteriormente por nuevas aportaciones lávicas intercalados a 15 ó 20 m. sobre el nivel del mar. También existen recubrimientos aluviales, que se suelen localizar en los cauces e inmediaciones de los principales barrancos.Consultar: Instituto Geológico y Minero de España. Mapa Geológico de Santa Cruz de Tenerife. Servicio de Publicaciones. 1978.

Bajo el punto de vista de la hidrología subterránea, esta zona forma un conjunto muy permeable donde se registra, según los sectores, una alta capacidad de infiltración. El coeficiente de escorrentía estimado, puede oscilar entre 0,50 y 0,65. Evidentemente, a medida que se ha ido potenciando el proceso de consolidación urbana, este coeficiente, se ha ido incrementando hasta alcanzar con el actual grado de urbanización los valores de 0,8 y 0,9)

Se puede asegurar, también que en las tierras que constituyen el objeto del presente estudio, se mantienen las mismas circunstancias hidrológicas que para los terrenos de la isla situados en la faja comprendida entre las cotas 0 y 400 .NOTA 13

6.- HIDROLÓGICA SUPERFICIAL.

La situación hidrológica superficial de los terrenos ocupados por S/C. ha evolucionado de un modo notable, desde que se produjo la conquista de la isla. A lo largo de este apartado, iremos examinando, de un modo detallado, las variaciones sufridas por los distintos parámetros hidrológicos. Además, determinaremos de qué modo, estas variaciones influyeron en la conformación urbana de la ciudad.

7.- FLORA Y CAUDALES DE ESCORRENTÍA.

Uno de los aspectos a tener en cuenta, cuando se estudia el ciclo hidrológico de una comarca, es, precisamente, la situación en la que se encuentra su flora.

Las masas arbóreas de una zona retienen el agua de lluvias en sus hojas y propician su posterior evaporación sin que llegue jamás a tocar el suelo, absorben el agua transpirándola después o posibilitan una lenta infiltración de ésta en el terreno.

Es decir, la existencia de un mayor o menor volumen de plantas en un lugar, va a determinar la aparición de una menor o mayor escorrentía de aguas de lluvias en la zona.

Las escorrentías, en un sector determinado, tienden entonces a incrementarse a medida que proliferan las talas de árboles o que el proceso de urbanización se consolida.

Efectivamente, la ausencia de ese manto vegetal que retenía el agua de lluvia, evitando que ésta circulara libremente sobre el terreno o la existencia de un tejido urbano denso, vendrán a potenciar los caudales de escorrentía, llegando estos a alcanzar volúmenes desconocidos en el pasado.

Por ello, se hace preciso considerar también que la potencial desaparición de una determinada flora y su posterior sustitución por otros especimenes, pudo muy bien alterar el régimen de escorrentía, propiciando el incremento en los caudales de ésta.

No se puede considerar que existieran masas boscosas en el solar de S/C., NOTA 15 no obstante es posible afirmar que antes de que se produjera la conquista de la isla, en las mencionadas tierras, existían formaciones de sabinares NOTA 16 más o menos densas NOTA 17. A medida que estas masas arbóreas fueron eliminadas, como consecuencias del "esfuerzo colonizador" NOTA 18, otro tipo de flora fue ocupando su nicho biológico NOTA 19 , llegándose a la situación que se conoce en la actualidad.

En un caso u otro todo parece indicar que, con posterioridad a la conquista de la isla, los caudales de escorrentía, por las razones anteriormente aludidas, sufrieron un incremento difícil de determinar influyendo decisivamente en la necesidad de reforzar los cauces de barrancos y barranqueras en previsión de potenciales avenidas; estas operaciones de contención eran indispensables a la hora de evitar las periódicas inundaciones que las lluvias producían en el solar de S/C.

8.- PRECIPITACIONES.

Las oscilaciones de intensidad y las variaciones de posición de las altas presiones que se localizan sobre las Azores, propician las penetraciones de los aires marinos polares; las mencionadas invasiones de aires polares desencadenan lluvias de intensidad variable en las vertientes orientales que dan al norte. NOTA 20 Así mismo, estas variaciones de presión reseñadas, propician también la aparición de un modo infrecuente de vientos tropicales que suelen producir lluvias de gran intensidad, NOTA 21 y que se convierten, en ciertas ocasiones, en lluvias torrenciales, que acaban haciendo correr los barrancos. Consultar: Luis Santana Pérez. Estudio de las precipitaciones de niebla. Icona. Las Palmas. 1981.

En Canarias suele comenzar a llover hacia finales de Noviembre, a intervalos; no dura la estación de lluvias más allá de MarzoConsultar:André Pierre Ledru. Voyage aux iles de Tenerife, la Trinite, Saint  Thomas, Sainte Croix et Porto Ricco. 1810.. Las lluvias suelen ser muy intensas, superándose con bastante frecuencia los 100 mm. en 24 horas.

En S/C., las precipitaciones comienzan a producirse a partir de finales de Octubre y vienen a finalizar casi a mediados de Marzo. NOTA 22  Durante este tiempo se suele registrar hasta el 80%, de todo el volumen de agua precipitado durante el año, correspondiendo a los meses de noviembre, diciembre y enero casi el 60% de la cantidad reseñada. De estos datos, se deduce que el número de meses secos en la ciudad es importante (8 meses secos según el diagrama de Gaussenn).

El número de días de precipitación, en consecuencia de los expuesto, es bajo: 48 para S/C.Consultar:Francisco Quirantes. El regadío en Canarias. Tomo I. Litografía Romero S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1981.

Hay que insistir pues, que en S/C. las lluvias suelen ser extraordinariamente irregulares, tanto si éstas se consideran a nivel mensual como interanual.Consultar:Francisco Quirantes. El regadío en Canarias. Tomo I. Litografía Romero S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1981.

<<La media aritmética de las precipitaciones durante el periodo considerado (N=99 años) es de 267,4 mm. El total anual más bajo de la serie es de 100 mm. en 1.931 y el más elevado de 584,7 en 1.884. La presencia de valores tan extremados ocasiona un índice de dispersión Consultar:Francisco Quirantes. El regadío en Canarias. Tomo I. Litografía Romero S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1981. bastante elevado; 484,7 mm. Se trata de una de las característica más acusadas de la pluviometría no sólo de Santa Cruz de Tenerife, sino del conjunto del archipiélago. Pero para hacernos una mejor idea de la dispersión de la serie, hemos calculado las desviaciones [E] de cada uno de los términos respecto a la media>>. Consultar:Francisco Quirantes. El regadío en Canarias. Tomo I. Litografía Romero S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1981.

De este modo, la desviación media [m]...<<es de 93,0 mm. índice realmente elevado, La desviación típica o estándar que nos indica la variabilidad de la serie es de 118,8 y el coeficiente de variabilidad es de 44,4>>.Consultar:Francisco Quirantes. El regadío en Canarias. Tomo I. Litografía Romero S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1981.

De <<los valores teóricos más frecuentes de la serie se encuentran comprendidos entre 149,8 mm. y 266 mm.; de los 99 años observados, 49 de ellos se hallan entre dichos valores, lo que supone una frecuencia de 49,4%>>.Consultar:Francisco Quirantes. El regadío en Canarias. Tomo I. Litografía Romero S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1981.

9.- PRECIPITACIONES HORIZONTALES.

En Canarias, la estratificación de la troposfera inferior está condicionada al régimen de vientos de las regiones subtropicales. Consultar:Luis Santana Pérez. Estudio de las precipitaciones de niebla. Icona. Las Palmas. 1981.

En las masas de aire que se encuentran en las islas, se superponen dos capas de diferentes características, en cuanto a su temperatura y humedad. Así existe una capa de aire superficial húmeda y otra capa de aire seco, que se superpone a la primera. Ambas capas están separadas por una inversión vertical de temperatura, que con frecuencia alcanza valores superiores a los 10º C.Consultar:Luis Santana Pérez. Estudio de las precipitaciones de niebla. Icona. Las Palmas. 1981. NOTA 24

Este tipo de estratificación suele ser muy estable, quedando la posibilidad de los movimientos convectivos y turbulentos restringidos en la capa inferior por debajo de la inversión de temperatura.Consultar:Luis Santana Pérez. Estudio de las precipitaciones de niebla. Icona. Las Palmas. 1981.

La capa de aire seco, impide la aparición de los estratocúmulos (mar de nubes), en el sector donde se encuentra, pudiéndose solo desarrollar estos en la capa inferior. NOTA 25  La capa de estratocúmulos tan solo puede provocar ligeras precipitaciones en aquellos puntos donde alcanza espesores notables y mantiene su base muy próxima a la superficie del suelo, sucediendo que el desarrollo de la capa de nubes tenga también relación con las características orográficas del relieve insular.Consultar:Luis Santana Pérez. Estudio de las precipitaciones de niebla. Icona. Las Palmas. 1981.

Esta capa de estratocúmulos juega un papel muy importante en los fenómenos de precipitación de niebla (precipitaciones horizontales), ya que las nubes al ser arrastradas por el viento a través de obstáculos depositan por contacto las gotitas de agua, que posteriormente acaban cayendo al suelo cuando se tornan lo suficientemente grandes.Consultar:Luis Santana Pérez. Estudio de las precipitaciones de niebla. Icona. Las Palmas. 1981.

Con bastante frecuencia, en el interior del arbolado las copas de estos tan solo quedan dentro de la zona de niebla, mientras que el suelo permanece libre de esta.Consultar:Luis Santana Pérez. Estudio de las precipitaciones de niebla. Icona. Las Palmas. 1981.Fuente propia: La Brisa de la isla de La Palma

Si la fuerza del viento es moderada, no se producen precipitaciones horizontales, pero si esta fuerza se incrementa, la precipitación de niebla se torna abundante, ya que inciden mayor número de gotitas sobre un obstáculo determinado en una misma unidad de tiempo, y también se baña mayor superficie de follaje al penetrar la niebla en el interior del arbolado. También acaece, que las precipitaciones horizontales aumentan cuando la masa de aire se enfría.Consultar:Luis Santana Pérez. Estudio de las precipitaciones de niebla. Icona. Las Palmas. 1981.

Por encima de los 900 metros, la precipitación de niebla tiene gran importancia hidrológica en nuestras islas, aconteciendo que los volúmenes de agua precipitable sobre el arbolado provengan de la capa de estratocúmulos. En verano, la altura de la capa de nubes tiende a disminuir, como consecuencias de la acción de los vientos alisios húmedos que vienen del mar. Estos al soplar por las laderas provocan la formación de nubes orográficas en cotas muy bajas. En invierno sin embargo, la altura de estas nubes aumenta como consecuencia de la aparición en escena de los vientos polares marinos.Consultar:Luis Santana Pérez. Estudio de las precipitaciones de niebla. Icona. Las Palmas. 1981. NOTA 26

Los árboles son los principales obstáculos que causan la precipitación de niebla, ya que suelen alcanzar la suficiente altura como para que sus copas se encuentren por encima de la capa de aire cercana al suelo pobre en vientos y en niebla.NOTA 27 La precipitación de niebla sobre rocas, piedras y suelo, sólo se produce cuando las nieblas son lo suficientemente espesas y los vientos alcanzan una mínima velocidad.Consultar:Luis Santana Pérez. Estudio de las precipitaciones de niebla. Icona. Las Palmas. 1981.

En los bosques despejados con calveros Nota del Autor: Zona del bosque con nulo o escaso arbolado entre los árboles grandes y aislados, se producen valores relativamente altos de precipitación por niebla. En los bosques cerrados la precipitación tan solo se produce en las partes del árbol que sobresale del conjunto, mientras que las partes medias y bajas del bosque (matorral y hierbas) apenas quedan afectadas por las nieblas. En los arbolados situados en los cauces y laderas de los barrancos demasiado estrechos, la precipitación de niebla es casi inexistente, la vegetación sólo recibe el aporte adicional de agua a través del rocío de amanecida.Consultar:Luis Santana Pérez. Estudio de las precipitaciones de niebla. Icona. Las Palmas. 1981. Consultar: Jacob Morales Mateos. De textos y semillas. Una aproximación etnobotánica a prehistoria de Canarias. El Museo Canario. Las Palmas de Gran Canaria. 2003.

Experiencias realizadas en Las Mercedes a 915 metros al noreste de la isla de Tenerife, señalan que debajo de árboles de poca altura, se alcanzaron precipitaciones medias de 1.074 mm., mientras que a cielo raso, en el mismo sector, tan solo era posible obtener 888 mm., Consultar:Francisco Quirantes. El regadío en Canarias. Tomo I. Litografía Romero S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1981. es decir, que la precipitación debajo del arbolado es superior en un 21% a la precipitación a cielo abierto. Esta situación, por sí sola, nos señala la importancia que tiene este tipo de precipitaciones, y las influencias que la desaparición masiva del arbolado ha podido tener en su producción.

Los aborigenes, conocieron este fenómeno y lo aprovechaban para obtener el agua. Al respecto P. Abreu y Galindo nos señala que en la isla del Hierro existía un árbol que..<<Estaba de la mar, según decía, como a legua y media de distancia, ignorándose qué especie era, aunque todas sus características eran las de un tilo...El tronco tenía un grosor de doce palmos y cuarenta de alto, y en sus contorno crecían algunas hayas, zarzas y brezos. Su copa era frondosa y siempre verde, y sus frutos, parecidos a bellotas...Todos los días, las nieblas que venían de la mar, impelidas por los vientos del Sur, posábanse sobre la copa del árbol, y este recogía el agua que luego destilaba en forma de lluvia sobre una alberca situada alrededor de su tronco. Con esta agua sustentábanse las mil personas que entonces formaban la población de la Isla y aún sobraba para dar de beber a los ganados>>. Consultar:Abreu y Galindo citado por Leoncio Rodríguez. Los árboles históricos y tradicionales de Canarias. Litografía Romero. S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1982.

También el cronista Quintana, nos indica, que el mencionado árbol, se encontraba en un cerro árido y estéril, y que el estanque que le cercaba podía contener unas 500 toneladas de agua. El estanque estaba rodeado de una cerca de arena blanca que llamaban "here", este cronista también nos confirma que de esta agua se sustentaban todo el vecindario, aparte de la que solían recoger en las "pozas" de arena de los barrancos o en los cóncavos que practicaban en las ramas de los pinos y otros árboles con el fin de conservar el agua de las lluvias. Consultar:Abreu y Galindo citado por Leoncio Rodríguez. Los árboles históricos y tradicionales de Canarias. Litografía Romero. S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1982.

George Glas, tambien nos manifiesta que...<<el distrito en donde se encuentra este árbol se llama Tigulahe, cerca del cual, y en el risco o escarpada elevación que rodea toda la isla, hay un estrecho surco o canal que empieza en el mar, y continua hasta la cima del acantilado donde se junta o coincide con un valle que termina en el frente escarpado de una roca. En la parte superior de esta roca crece un árbol, llamado en lenguaje de los antiguos habitantes "Garse" (Garoe)..el cual durante muchos años ha sido conservado o Santo, entero y fresco. Sus hojas destilan constantemente tal cantidad de agua que es suficiente para dar de beber a toda criatura viva en El Hierro...La circunferencia de sus tronco es de unos doce palmos, cuatro de diámetro y una altura desde el suelo hasta las más altas ramas de cuarenta palmos. En el lado norte del tronco hay dos grandes cisternas divididas, siendo cada mitad de unos veinte pies cuadrados y dieciséis palmos de profundidad. Una de ellas contiene agua para beber los habitantes y la otra la usan para su ganado, para lavar y fines parecidos. Cada mañana, cerca de esta parte de la isla, una nube o niebla se levanta del mar que los del este y del sur empujan hacia el mencionado acantilado; del tal manera que la nube no encontrando paso sino por el canal, ascendiendo paulatinamente por él, desde allí avanza lentamente hasta la extremidad del valle, en donde es detenida y dominada cara a la roca que termina el valle, y se queda después en las espesas hojas y extendidas ramas del árbol, de donde gotea poco a poca durante el día, hasta que finalmente queda exhausta, de la misma manera que vemos caer el agua de las hojas de los árboles después de una fuerte lluvia. Este goteo no es peculiar del garoe o til, pues los brezos que crecen cerca de él gotean lo mismo; pero sus hojas, siendo pocas y estrechas, la cantidad es tan insignificante, que si bien los nativos conservan alguna, la tienen en poco en cuenta o en ninguna, sino sólo la que se destila del til; la cual, juntamente con el agua de algunas fuentes, y la que se conserva en invierno, basta para el consumo de ellos y de sus ganados. Este árbol produce agua en los años en que el levante o los alisios dominan durante cierto tiempo, pues sólo con estos vientos van las nubes y las nieblas hacia adentro desde el mar...Cada día distribuye a cada familia (el guardián del árbol) del distrito siete jarros o vasijas llenas de agua, además de los que da a la gente principal de la isla>>. Consultar:George Glas. The History of the Discoberlyvand Conquest of the Canary Islan. R. and. J. Dodsley, in Pallmall  and T. Durham, in the Strand. Londres. 1764.

Glas insiste...<<pero es probable que haya habido una sucesión de los mismos; pues Plinio, al describir las Islas Afortunadas, dice "En las montañas de Ombrion hay árboles parecidos a la planta (ferural), de la que se puede conseguir agua por medio de presión; la que sale de la especie negra es amarga, pero la que sale de la blanca es dulce y potable">>. Consultar:George Glas. The History of the Discoberlyvand Conquest of the Canary Islan. R. and. J. Dodsley, in Pallmall  and T. Durham, in the Strand. Londres. 1764.Consultar: Alfredo Mederos Martín y Gabriel Escribano Cobo. Fenicios, Púnicos y Romanos. Descubrimiento y poblamiento de Las Islas Canarias. Dirección General de Patrimonio Histórico. Viceconsejería de Cultura y Deportes. Gobierno de Canarias. 2002.Consultar: Renata A. Springer Bunk. Origen y uso de la escritura Líbico - Bereber en Canarias. Centro de Cultura Popular Canaria. Tenerife. 2003.Consultar: Alfredo Mederos Martín, Vicente Valencia Afonso y Gabriel Escribano Cobo. Arte Rupestre de La Prehistoria de Las Islas Canarias. Estudios Prehispánicos. Dirección General de Patrimonio Histórico. Gobierno de Canarias. Consejería de Educación, Cultura y Deportes. Gobierno de Canarias. 2003.

Para finalizar, sólo nos resta añadir, que el agricultor de Taganana Nota del Autor: Taganana, comarca del Norte de La Isla de Tenerife aprovecha el agua de las precipitaciones horizontal. En Taganana, donde las nubes frecuentemente están a ras de la cumbre sin que la mayoría de los casos suelten una sola gota de agua en forma de lluvia, los campesinos arrancando ramas de brezo, y sujetándolos bien en el filo de un cacharro, haciendo descansar las bases de estas ramas sobre un canalillo de hoja de lata, consiguen en los días grises recogidas de 50 litros, cuando el número de ramas montadas es de 30 y si el tamaño de estas es pequeño.Consultar: Alberto Galván Tudela. Taganana, un estudio antropológico social. Litografía Romero. Santa Cruz de Tenerife. 1980. NOTA 28

10.- RÉGIMEN DE VIENTOS.

En el régimen de vientos de Canarias, los vientos más frecuentes son los alisios que se originan en el área anticiclónica que existe normalmente en el océano sobre las proximidades de las Azores.NOTA 29

Estos vientos mantienen sobre las Canarias rumbos del nordeste, con velocidades aproximadas de unos 20 Km./hora. En su origen son cálidos pero al atravesar las extensiones oceánicas se cargan de humedad, refrescándose.

Una de las características que definen a estos vientos es su regularidad. En el estío la situación del anticiclón determina que el Archipiélago se encuentre bajo la influencia de los alisios, hasta en un 90 por 100 de los días. Contrariamente, en invierno la posición del anticiclón es tal que solamente permite que los alisios soplen con una frecuencia inferior al 50 por 100 de los días. NOTA 30

En la isla de Tenerife, estos vientos soplan en los rumbos nordeste, cuarta nordeste. La brisa del mar se suele iniciar sobre las diez de la mañana en los sectores del norte y del este de la isla, para acabar hacia las cinco o seis de la tarde. El terral comienza a partir de las 12 de la noche y viene a finalizar sobre las siete u ocho de la mañana. Consultar: George Glas. The History of the Discoberlyvand Conquest of the Canary Islan. R. and. J. Dodsley, in Pallmall  and T. Durham, in the Strand. Londres. 1764.

En la bahía de S/C., el terral mantiene el rumbo oeste y la brisa el rumbo este.NOTA 31

Las altas montañas que rodean, al sur, la llanura de S/C. - La Laguna, orientan hacia las montañas que se encuentran en el sector norte de esta llanura el aire que viene del mar; desde allí, estas masas de aire viran hacia el suroeste al chocar contra las últimas estribaciones de Anaga que rodean a S/C.; parte de esta corriente de aire es impelida colinas abajo, hacia S/C., llegando en ocasiones a penetrar en el mar, donde es frenada por la brisa del mar. Esta situación determina que, sobre todo, los terrenos situados al sur del barranco de Santos sean lugares muy ventosos: la presencia de molinos de viento en estas llanuras, en la antigua cartografía de la ciudad, encuentran de este modo su razón de estar.NOTA 32

Al abrigo de la rada de S/C., los navíos encontraban protección contra los vientos del Nordeste, pero no así de los vientos del Norte o del Sur. Cuando esto acaecía, el mar se agitaba rápidamente y los navíos corrían el peligro de ser lanzados contra la costa.NOTA 33

CONCLUSIONES.

Las líneas tectónicas han determinado el carácter estructural del territorio de S/C (las directrices NE-SW y subparalelas),  al mismo tiempo, dichas líneas, han guiado la elaboración de sus formas erosivas más relevantes (barrancos de Santos, Aceite, San Francisco, San Antonio y Almeida).

Las desfavorables condiciones edafológicas del solar de S/C., conjuntamente con otras circunstancias potenciaron la construcción de las huertas (establecimiento de lindes y preparación de suelos), contribuyendo a organizar el territorio en torno a una trama agrícola bien definida y orientada, ya que se hizo necesario  para favorecer, al máximo, el riego y el drenaje en dichas huertas, trazar sus lindes en perpendicular y en paralelo a las curvas de nivel.(en paralelo y perpendicular a las directrices NE-SW ya mencionadas).

Parece innegable que las favorables condiciones que existían en el subsuelo de S/C., posibilitaron la consolidación de ese caserío que surgió tras la instalación del campamento militar de Añazo. Con la captación de las aguas basales, por medio de rudimentarios pozos, NOTA 14 los primeros habitantes se procuraron esos mínimos caudales de líquido elemento imprescindibles para atender las necesidades de la vida cotidiana.

Los caudales de agua de lluvia en S/C., suelen precipitarse en un número escaso de días, produciéndose, por lo tanto, las precipitaciones de forma torrencial, propiciándose, de este modo, que en los barrancos corra abundante agua de lluvia NOTA 23 con importantes arrastres (20% del caudal total), haciéndose imprescindible el canalizarlos y más, cuando de por sí, los coeficientes de escorrentía han sufrido notables incrementos como consecuencia de la tala de árboles para favorecer la agricultura y de la creciente urbanización en el sector estudiado.

Parece ser que los antiguos habitantes de Canarias conocían el fenómeno de las precipitaciones horizontales que les permitía sobrevivir en circunstancias de extrema escasez de recursos hídricos. Las noticias que se tienen sobre la captación de agua de niebla en Taganana, nos pueden estar indicando que los aborígenes de Añazo consiguieron transmitir a sus descendientes y a algunos colonizadores, las técnicas de aprovechamiento de las aguas de niebla y por lo tanto, el convencimiento de que es muy necesario preservar la flora que las hace posible. Hay que tener en cuenta que estos aborígenes de Añazo, intentaban, por todos los medios y del mejor modo posible, sustentarse  con los escasos recursos que el  territorio les ofrecía, pues su existencia aislada (rotas las antiguas y regulares relaciones con fenicios, cartaginenses, romanos y  norteafricanos preislámicos) Consultar: Marcos Sarmiento Pérez. Las Islas Canarias en los textos alemanes (1494 - 1865). Anroart Edicones. Colección Textos Universitarios. Las Palmas de Gran Canaria. 2005. les obligaba a ello, los conquistadores europeos,  sin embargo, tienen la urgente necesidad de transformar ese territorio para hacerlo productivo y de este modo favorecer el incipiente y floreciente comercio entre Canarias y Europa. El inevitable enfrentamiento entre aborígenes y europeos, se salda, con la radical transformación del territorio y el manifiesto y creciente deterioro de los recursos que éste ofrecía, hasta ese entonces.

Los terrenos situados al norte del barranco de Santos, desde el pie de las estribaciones de Anaga hasta la costa, disfrutaban de una relativa calma, en lo referente a las corrientes de aire. Posiblemente, esta situación, entre otras, determinó que el primigenio crecimiento de la urbe se desarrollara en este sector por razones obvias (protección de cultivos, mayor confort ambiental, etc.).

11.- ENLACES.

1.- Del urbanismo multidisciplinario.

2.- Bibliografía de consulta obligatoria en Urbanismo.

3.- Telesforo Bravo. Breve biografía.

4.- Currículo de Leoncio Afonso Pérez.

5.- Breve biografía de George Glas.

6.- La Laguna 1800 a 1936.

7.- Biografía de André-Pierre Ledru.

8.- Escritores canarios.

9.- Breve historia de El Garoè.

12.- BIBLIOGRAFÍA.

  • Kevin Lynch. A Theory of Good City Form. The Massachusetts Institute of Technology. Cambridge - Massachusetts. 1981.

  • Gianni Fabri; Guseppina Marcialis; Renato Bocchi. La ciudad homogénea - Proyectación urbana y arquitectura del plano - La estructura urbana y sus componentes.

  • Telesforo Bravo. Geografía General de las Islas Canarias. Tomo I. Goya Ediciones. Santa Cruz de Tenerife. 1954.

  • Leoncio Afonso. Geografía de Canarias. Geografía Física. Tomo I. Litografía A. Romero. S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1984.

  • Informe del Departamento de Petrología y Geoquímica del CSIC.

  • M. E. Arozamena; C. Romero. La incidencia de las líneas estructurales en la morfología del Archipiélago Canario. Revista de Geografía Canaria. Tomo I. La Laguna Tenerife. 1984.

  • Emilio Murcia Navarro. Santa Cruz de Tenerife un puerto de escala en el Atlántico, Estudio de geografía urbana. Gráficas Summa. Oviedo. 1975.

  • Luis Cola Benítez. Barrancos de Añazo. S/C. de Tenerife. Litografía Romero. S.A. 1986.

  • Pedro Vergara y Díaz. Ensayo histórico sobre la enfermedad que reinó epidémicamente en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. Imprenta Miguel Miranda. Santa Cruz de Tenerife. 1864.

  • Joaquín Amigó de Lara. Los alumbramientos de aguas en Tenerife. Diana Artes Gráficas. Madrid. 1960.

  • André-Pierre Ledru. Voyage aux iles de Tenerife, la Trinite, Saint  Thomas, Sainte Croix et Porto Ricco. 1810.

  • Instituto Geológico y Minero de España. Mapa Geológico de Santa Cruz de Tenerife. Servicio de Publicaciones. 1978.

  • Luis Santana Pérez. Estudio de las precipitaciones de niebla. Icona. Las Palmas. 1981.

  • Francisco Quirantes. El regadío en Canarias. Tomo I. Litografía Romero S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1981.

  • Abreu y Galindo citado por Leoncio Rodríguez. Los árboles históricos y tradicionales de Canarias. Litografía Romero. S.A. Santa Cruz de Tenerife. 1982.

  • George Glas. The History of the Discoberlyvand Conquest of the Canary Islan. R. and. J. Dodsley, in Pallmall  and T. Durham, in the Strand. Londres. 1764.

  • Alberto Galván Tudela. Taganana, un estudio antropológico social. Litografía Romero. Santa Cruz de Tenerife. 1980.

  • M. N. González Henríquez; J. D. Rodrigo Pérez; C. Suárez Rodríguez. Flora y vegetación del Archipiélago Canario. Edirca. Las Palmas de Gran Canaria. 1986.

  • Alfredo Mederos Martín y Gabriel Escribano Cobo. Fenicios, Púnicos y Romanos. Descubrimiento y poblamiento de Las Islas Canarias. Dirección General de Patrimonio Histórico. Viceconsejería de Cultura y Deportes. Gobierno de Canarias. 2002.

  • Renata A. Springer Bunk. Origen y uso de la escritura Líbico - Bereber en Canarias. Centro de Cultura Popular Canaria. Tenerife. 2003.

  • Alfredo Mederos Martín, Vicente Valencia Afonso y Gabriel Escribano Cobo. Arte Rupestre de La Prehistoria de Las Islas Canarias. Estudios Prehispánicos. Dirección General de Patrimonio Histórico. Gobierno de Canarias. Consejería de Educación, Cultura y Deportes. Gobierno de Canarias. 2003.

  • Marcos Sarmiento Pérez. Las Islas Canarias en los textos alemanes (1494 - 1865). Anroart Edicones. Colección Textos Universitarios. Las Palmas de Gran Canaria. 2005.

  • Jacob Morales Mateos. De textos y semillas. Una aproximación etnobotánica a prehistoria de Canarias. El Museo Canario. Las Palmas de Gran Canaria. 2003.

 


Actualizado 07/03/12

 ©  Contenido: Pablo Adelto Hernández