editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arq.  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

www.ulpgc.es www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa IU

  Boletín dCA

Descarga / FTP


IU15168

 I612 Rama Prácticas
I6 Rama Anexos
I611 Rama Proyecto Docente
I612 Rama Practicas
I613 Rama Grupos
I614 Rama Parciales
I615 Rama Información
 

La presente ficha se desglosa en los apartados de PRACTICA DE DIMENSIONADO DE RED DE ABASTECIMIENTO, PRACTICA DE TRAZADO DE RED DE SANEAMIENTO, SISTEMAS DE OXIDACIÓN TOTAL, DOMINIO HIDRÁULICO, DOTACIONES, DRENAJE DE JARDINERÍAS, DEPÓSITOS DE RETENCIÓN, ESQUEMAS TERRITORIALES DE EVACUACIÓN DE AGUAS, PENDIENTES, PRACTICA DE DIMENSIONADO DE RED DE SANEAMIENTO y  DIAPOSITIVAS.


Fuente propia: Construcción del Plan Parcial de "El Zumacal".PRACTICA DE DIMENSIONADO DE RED DE ABASTECIMIENTO.

La práctica de dimensionado de red de abastecimiento se enuncia y resuelve parcialmente en la ficha: I135

PRACTICA DE TRAZADO DE RED DE SANEAMIENTO.

En la Práctica de Trazados de Red de Saneamiento Urbano, que se propone, se ha seleccionado el Plan Parcial de El Zumacal. Municipio de Breña Baja. La Palmas.

Para el desarrollo de la práctica se entrega la siguiente documentación:

  • Topográfico.Fuente propia: Construcción del Plan Parcial de "El Zumacal"

  • Orográfico.

  • Catastral.

  • Zonificación.

  • Edificación.

  • Alineaciones y rasantes.

  • Perfiles longitudinales y transversales.

  • Fotos de El Zumacal.

En el desarrollo de la práctica se exigirá lo siguiente:

  • La práctica deberá verificar un buen nivel de conceptualización, manejo de terminología y desarrollo del trabajo.

  • Los esquemas presentados deben de estar bien jerarquizados.Fuente propia: Antiguas viviendas en los terrenos del Plan Parcial de "El Zumacal".

  • La ubicación de elementos singulares y específicos de la red de saneamiento debe ser la adecuada.

  • La selección de los materiales debe adecuarse al tipo de aguas y en general a las circunstancias específicas que afectan al trazado.

  • Es conveniente trabajar con una maqueta de trabajo.

  • Se recomienda la presentación de secciones transversales y longitudinales de la red viaria.

  • Es conveniente presentar detalles constructivos.

En el desarrollo de la memoria se debe evitar:

  • La confusión terminológica (sistemas, elementos de la red, etc.).

  • Ubicar los pozos de registro y los imbornales a distancias arbitrarias o la ausencia de dichos elementos.

  • La ausencia de leyenda de elementos del alcantarillado.

  • La falta de una correcta indicación de los materiales utilizados en las tuberías y las características de las aguas residuales que se transportan.

Para realizar esta práctica se recomienda la lectura de las siguientes fichas:

  • I212 Sistemas de alcantarillado.

  • I222 Elementos singulares.

  • I232 Tubos de hormigón.

  • I233 Tubos de fibrocemento.

  • I235 Tubos de fundición dúctil.

Fuente: Luis Jesús Arizmendi Barnes. Instalaciones Urbanas. E.D.A.R. de Oxidación TotalSISTEMAS DE OXIDACIÓN TOTAL.

Las depuradoras prefabricadas de oxidación total permiten un uso más adaptable que las E.D.A.R. convencionales ya que es posible a través de la agrupación de módulos depurar aguas producidas en asentamientos de escasa entidad hasta núcleos urbanos de 10.000 habitantes.

Este tipo de depuradoras se pueden adaptar también a niveles de ocupación variable, como puede acaecer en las agrupaciones residenciales de fines de semana con lo cual es posible disponer de rendimientos de depuración elevados para un número reducido de usuarios.

Esta factibilidad operativa es la que propicia su uso en asentamientos de pequeña entidad.

La existencia de fábricas, mataderos, etc., sin embargo aconseja realizar una depuración por separado de las aguas residuales procedentes de estas instalaciones, ello se recomienda porque las plantas de Oxidación Total operan con baja carga y la posible inclusión de aguas residuales industriales podría provocar una considerable reducción de rendimientos de estas plantas.

Las E.D.A.R. de Oxidación Total de aireación prolongada no disponen de fosa de decantación y no plantea problemas con la producción de fangos, si bien es cierto que dicho problemas no disminuyen completamente también es cierto que estos se reducen considerablemente.

En estas E.D.A.R., los fangos procedentes de la decantación se recirculan de nuevo al compartimiento de aireación para posibilitar que el escaso exceso de fangos se elimine con el agua decantada según unas proporciones establecidas con el agua vertida. Esta circunstancia reduce las exigencias de dichas plantas en lo concerniente a la producción de olores, el mantenimiento etc., pero genera una mayor demanda relativa de energía e incrementa el riesgo de averías en los equipos de bombeo.

El agua vertida por las E.D.A.R. de Oxidación Total en forma pequeños y continuos caudales puede clorarse para reducir la presencia de bacterias y virus patógenos del efluente.

Este tipo de depuradoras, se construyen en depósitos tipo CAMPSA o de poliéster adecuadamente protegidos por resinas epoxi o por pinturas asfálticas dadas en dos capas.

Mediante soplantes que introducen aire en la masa de agua a depurar (agua bruta) se consigue la oxidación biológica de la materia orgánica que se encuentra en dicha masa de agua.

La existencia de dos cámaras dentro del depósito permite disponer de un compartimiento para efectuar la aireación y otro compartimiento para efectuar la decantación o clarificación.

Los fangos y el agua pasan al compartimiento de clarificación gracias a unos orificios abiertos en el tabique de separación de ambos compartimientos.

En el compartimiento de clarificación, las materias en suspensión se sedimentan y los fangos retornan de nuevo al compartimiento de aireación para someterse a la recirculación.

Existen modelos de E.D.A.R. de Oxidación Total, en los que las bombas se encuentran incluidas dentro del tanque con lo cual la instalación se puede enterrar (menos el cuadro eléctrico), con lo cual se puede optar a soluciones proyectuales más estéticas y es posible reducir el problema de los olores.

Los fangos excedentarios que se producen deben ser evacuados periódicamente con el empleo de un camión cisterna, por lo cual se hace necesario disponer de un fácil acceso a la instalación de dicho camión.

Para un mismo número de habitantes, las E.D.A.R. de Oxidación Total, precisan una tercera parte de la superficie que se necesita para la implantación de una E.D.A.R. convencional, como se insiste el problema de olores y de producción de fangos se reduce pero como también se insiste, las E.D.A.R. de Oxidación Total tienen una importante demanda energética por el uso de soplantes y de los equipos de bombeo y su implantación y mantenimiento tiene también un elevado coste. Pese a todos estos inconvenientes el uso de dichas plantas se está acrecentando.

DOMINIO HIDRÁULICO.

Le corresponde a la Comunidad Autónoma de Canarias la ordenación y regulación de los recursos hidráulicos existentes en la misma, con el fin de protegerlos tanto en su calidad como en su disponibilidad presente y futura.

La ordenación del dominio público hidráulico se realizará mediante los Planes Hidrológicos, que tienen los objetivos generales de conseguir la mejor satisfacción de las demandas de agua y equilibrar y armonizar el desarrollo insular y sectorial, incrementando las disponibilidades del recurso, protegiendo su calidad, economizando y racionalizando sus usos en armonía con el medio ambiente y los demás recursos naturales.

La planificación hidrológica de Canarias se realizará a través de los siguientes instrumentos:

  • El Plan Hidrológico de Canarias.

  • Los Planes Hidrológicos Insulares.

  • Los Planes Hidrológicos Parciales y Especiales.

  • Las actuaciones hidrológicas.

El Plan Hidrológico Insular es el instrumento básico de la planificación hidrológica, destinado a conseguir la mejor satisfacción de las demandas de agua y a racionalizar el empleo de los recursos hidráulicos de la isla, protegiendo su calidad y economizándolos en armonía con el medio ambiente y los demás recursos naturales.

El Plan Hidrológico Insular es de naturaleza integral en todo lo que afecte a recursos, aprovechamientos, obras e instalaciones superficiales y subterráneas, plantas de producción industrial e infraestructuras de conducción, distribución, depuración o reutilización de aguas, abarcando cuanto se refiere a captación, alumbramiento, producción, gestión, conducción, distribución, utilización y protección.

Los Planes Hidrológicos Insulares, en sus respectivos ámbitos, contemplarán los siguientes extremos:

  • Inventario general de los recursos en explotación, indicando zonas de captación y aprovechamiento, así como la energía necesaria para la producción, elevación o transporte a los lugares de consumo.

  • Inventario general de los Heredamientos, Comunidades y Entidades de Gestión del Agua.

  • La delimitación de las zonas hidrológicas de la isla.

  • Zonas cuyos recursos hídricos, superficiales o subterráneos, se declaren reservados para destinos determinados, así como las de protección especial.

  • Definición de las obras necesarias para la consecución de los objetivos previstos, así como previsiones de financiación, pública o privada, de las mismas.

  • Medidas legales y técnicas acerca de ordenación del establecimiento de servidumbre, Normas Técnicas de conservación de acuíferos y asignación y reserva de recursos hídricos.

  • Los criterios sobre estudios, actuaciones y obras a llevar a cabo para prevenir y evitar daños por inundaciones, avenidas y otros fenómenos hidráulicos.

  • Los Planes Hidrológicos-forestales y de conservación de suelos que hayan de ser realizados por la Administración.

El Gobierno de Canarias debe impulsar la instalación de las plantas desaladoras y depuradoras que se precisen en las islas, así como la mejora de la tecnología aplicable mediante los oportunos planes de subvención y fomento, que podrán ser realizados a través de convenios con las entidades locales interesadas.

Los Consejos Insulares deben adoptar las medidas necesarias para garantizar el uso adecuado de todas las aguas depuradas sobrantes.

Se consideran cauces de aguas discontinuas que forman parte del dominio público aquellos barrancos que se prolonguen desde cualquier divisoria de cuenca hasta el mar, sin solución de continuidad.

Se considera zona de servidumbre de los cauces públicos el terreno practicable más próximo que permita el acceso al cauce, aún cuando la distancia al mismo supere la longitud de cinco metros lineales que se establece como mínima.

Se considera zona de policía de los cauces públicos el terreno más próximo a la zona de servidumbre en una anchura de veinticinco (25) metros.

El dominio público de los cauces es el ocupado por la avenida ordinaria.  Se entiende por avenida ordinaria, a efectos de deslinde, la que resulta de considerar la precipitación máxima de las series más extensas disponibles en las estaciones meteorológicas más próximas a la cuenca del cauce y que tenga la probabilidad de ocurrir una vez cada cien (100) años.  No se tendrá en cuenta la existencia de embalses o aprovechamientos a efectos de determinar la cuantía de la avenida ordinaria.

En la determinación del deslinde del dominio público se tendrá  en cuenta, además del estudio de la avenida ordinaria y de su desagüe, las señales físicas de avenidas anteriores que puedan existir en el terreno y las alegaciones y manifestaciones de los colindantes con el cauce, de los conocedores del lugar y de las autoridades locales.

El calado máximo de la avenida se determinara mediante el estudio del calado de la avenida ordinaria por modelos hidrodinámicos en función de la curva de crecida y remanso.

Los estudios de avenidas se realizarán de acuerdo con la Red Thiessen de Gran Canaria, la cuál está definida  por el Consejo Insular de Aguas.

El Método de los Polígonos Thiessen, es un método para la determinación de la lluvia caída en una zona determinada. Consiste en la división de la zona en tantos dominios como pluviómetros válidos existan.

El uso de los cauces deberá ser compatible con el desagüe de las avenidas máximas previsibles, estableciéndose como prioritarios los fines sociales y los de interés público.

En los cálculos necesarios para el dimensionamiento de las obras que se realicen en los cauces se considerará un porcentaje de arrastres y sólidos en suspensión que vendrá dado por el tipo de terreno por el que discurra dicho cauce.

En el diseño de las obras y actuaciones que impliquen una variación de la sección del cauce, se deberán proyectar éstas de forma que permitan desaguar la avenida que origine la precipitación máxima de las series más extensas disponibles en las estaciones meteorológicas más próximas a cada cuenca y que tengan la probabilidad de ocurrir cada quinientos (500) años, sin que pueda minorarse su valor por la existencia de embalses y aprovechamientos.

Las obras mencionadas en el apartado anterior deberán estar descritas y justificadas en el correspondiente proyecto redactado por técnico competente en la materia.  Se incluirá  en el mismo la velocidad de cálculo y las medidas de protección necesarias para evitar erosiones y socavamientos.

No se deben permitir actuaciones en los cauces que impliquen cualquier sobrelevación de la lámina para la avenida ordinaria o supongan una sobrelevación superior a 50 centímetros  para la avenida de 500 años de periodo de retorno. Toda petición de actuación en los cauces deberá incluir en el proyecto la justificación del cumplimiento de esta condición.

Se encuentran sujetos a autorización del Consejo Insular de Aguas, todos los vertidos de productos que se encuentre comprendido en cualquiera de las siguientes circunstancias:  

  • Que sea susceptible de contaminar las aguas, ya sean superficiales o subterráneas.

  • Que pueda dificultar la depuración o reutilización de dichas aguas.

  • Que sea capaz de significar alteración de las condiciones de desagüe, estéticas medioambientales de los cauces o sus zonas afectas, especialmente de su servidumbre.

  • Que tenga aptitud para degradar, en cualquier forma, el dominio público hidráulico.

Constituyen infracciones administrativas leves:

  • Las acciones u omisiones que causen daño al dominio público hidráulico, siempre que la valoración de los daños no supere las 50.000 pesetas.
  • El incumplimiento de las condiciones impuestas en las concesiones y autorizaciones administrativas a que se refiere la Ley Territorial 12/1990, de 26 de julio, de Aguas, en los supuestos en que no diese lugar a la caducidad o revocación de las mismas.
  • La ejecución, sin la debida autorización administrativa, de obras, siembras, plantaciones, talas y podas en los cauces públicos o en las zonas sujetas legalmente a algún tipo de limitación en su uso, cuando no se deriven perjuicios para el dominio público hidráulico, o de producirse, su valoración no supere las 50.000 pesetas.
  • La invasión o la ocupación de los cauces o la extracción de áridos en los mismos sin la correspondiente autorización, cuando no se deriven daños para el dominio hidráulico o, de producirse éstos, la valoración no supere las 50.000 pesetas.
  • El daño a las obras hidráulicas o instalaciones y la sustracción y daño a los materiales acopiados para su construcción, conservación y limpieza, en los supuestos que la valoración de tales daños o de lo sustraído, no supere las 50.000 pesetas.
  • La desobediencia a las órdenes o requerimientos hechos por los funcionarios de los servicios del Consejo Insular de Aguas en el ejercicio de las funciones que tienen conferidas por la legislación vigente.
  • La alteración perjudicial de los sistemas de recepción, condensación o infiltración del agua atmosférica, la realización de obras no autorizadas que varíen el curso de las aguas pluviales ocasionales en terrenos privados, o la contaminación que revista toxicidad, siempre que ello afecte a caudales de agua que acumulados sean inferiores a la cantidad de 1.000 metros cúbicos, o que los perjuicios ocasionados al dominio público hidráulico sean inferiores a las 50.000 pesetas.
  • Actuar sin título administrativo cuando éste es exigible según la legislación vigente. Esta infracción pasará a ser menos grave, grave o muy grave, cuando la conducta quede tipificada en los artículos siguientes.
  • La utilización del agua para fines distintos de los previstos en el título habilitante; los consumos abusivos u ostentosos en circunstancias de escasez; el uso del agua en forma que se dificulte o impida su posterior reutilización, si estuviera prevista, todo ello siempre que no concurran circunstancias agravantes.
  • El incumplimiento de cualquier prohibición establecida en la Ley de Aguas o en sus reglamentos, o la omisión de los actos a que obligan, siempre que no estén consideradas como infracciones, menos graves, graves o muy graves.

Se consideran faltas graves:

  • Se considerarán infracciones graves las enumeradas en los artículos anteriores, cuando de los actos u omisiones en ellos previstos se deriven daños para el dominio público hidráulico, cuya valoración oscile entre las 500.001 y los 5.000.000 de pesetas.
  • La introducción por medio de elementos tóxicos o peligrosos que originen o produzcan contaminación en las aguas o acuíferos en contravención de las normas de regulación de los vertidos, siempre que dicha conducta exceda del límite previsto en el apartado 9 del artículo precedente.
  • La desobediencia a las órdenes directas de la Administración Hidráulica en situaciones de emergencia.
  • La manipulación fraudulenta de los aparatos de medida instalados.
  • La falsedad en los datos en los que se apoye una petición de auxilios económicos para obras hidráulicas.
  • El ocultamiento de datos exigibles y requeridos por la Administración hidráulica, la no instalación de los aparatos obligatorios de medida, previo requerimiento administrativo; la desobediencia a la orden de reducción de extracciones de un aprovechamiento de aguas subterráneas en zona sobreexplotada o en casos de emergencia; la resistencia a la acción inspectora de la Administración hidráulica cuando se llegue a impedir el cumplimiento de sus fines.
  • La rotura de precintos, así como cualquier otro incumplimiento de las medidas cautelares acordadas durante la tramitación de los expedientes sancionadores.
  • La vulneración de las condiciones de concesión de los auxilios a obras hidráulicas. La reincidencia será calificada como falta muy grave.

En Gran Canaria está prohibida la instalación de fosas sépticas y de pozos negros filtrantes, no obstante lo cual El Consejo Insular de Aguas, podrá exceptuar la aplicación del apartado anterior, y en su caso autorizar la instalación de fosas sépticas en zonas en las que no exista red o donde por motivos técnicos sea inviable la conexión a la red de saneamiento más próxima. Esta excepción no será de aplicación a aquellas edificaciones calificadas como ilegales por los organismos competentes.

El Consejo Insular de Aguas, en virtud de lo establecido en el artículo 272,4 del Reglamento del Dominio Público Hidráulico, aprobado por Real Decreto 849/1986, de 11 de abril, es competente para determinar las condiciones básicas para la reutilización directa de las aguas públicas, en función de los procesos de depuración, de su calidad y de los usos previstos.

En virtud de lo anterior, se fija que al menos el 80% del agua depurada  reutilizable, a juicio del Consejo Insular de Aguas, debe ser ofertada para su uso en la agricultura y/o riegos, dedicándose el 20% restante para uso urbano, en zonas  calificadas de sistemas generales o locales, de equipamiento, parques y jardines o similares.

DOTACIONES.

A efectos de determinar volúmenes de aguas residuales hay que tener en cuenta que el Plan Hidrológico Insular de Gran Canaria establece como dotación mínima para el abastecimiento la cantidad de ciento veinticinco (125)  litros por habitante y día.

Las dotaciones brutas de agua para calcular la demanda urbana en los años horizonte para dicho Plan Hidrológico son las siguientes:

Tamaño de núcleo    Dotación: l/Hab/día
Habitantes 2002 2006 2012
< 10.000   175  190 200
10.000-50.000   200 215 225
50.000-200.000 225 240 250
>200.000   250 265 275

DRENAJE DE JARDINERÍAS.

En las áreas llanas altas,  la lluvia puede propiciar incrementos peligrosos de caudales punta que pongan en peligro áreas ubicadas en zonas de inferior cota, para paliar esta situación también se recomienda el drenaje de las zonas verdes y de los espacios libres no pavimentados.

Las aguas de lluvia pueden arrastrar Materias En Suspensión (MES), que al depositarse en las zonas bajas de las urbanizaciones y ser arrastradas los barrancos pueden acabar contaminando estos. Con la experiencia que se tiene al respecto se puede asegurar que en las zonas urbanas las aguas pluviales aportan a los cauces naturales en MES una carga comparable a de las aguas usadas.Diferentes sistemas de drenes subterráneos. Consular: Luis Jesús Arizmendi Barnes. Instalaciones Urbanas. Infraestructura y planeamiento. Tomo II. Infraestrucutra hidráulica y de evacuación de residuos.

A fin de solventar los problemas reseñados se pueden acometer diferentes actuaciones entre las que se encuentra la sistemática ejecución de drenajes en zonas verdes y espacios libres no pavimentadosConsultar: Luis Jesús Arizmendi Barnes. Instalaciones Urbanas. Infraestructura y planeamiento. Tom II. Infraestructura hidráulica y de evacuación de residuos. Librería Editoral Bellisco. Madrid. 1991.

El agua de escorrentía tiende a arrastrar partículas del suelo y a erosionarlo, los suelos menos erosionables son los más permeables y menos disgregables, la ejecución de sistemas de drenaje incrementa la permeabilidad de los suelos.

Con respecto a saneamiento de superficie, los sistemas de drenaje subterráneos presentan menos gastos de mantenimiento.

Los sistemas de drenaje se organizan por gravedad de diferentes modos, pero siempre hay que establecer un colector principal a donde van a dar los diferentes grupos de drenes.

Se pueden distinguir varios sistemas diferentes:Consultar: Luis Jesús Arizmendi Barnes. Instalaciones Urbanas. Infraestructura y planeamiento. Tom II. Infraestructura hidráulica y de evacuación de residuos. Librería Editoral Bellisco. Madrid. 1991Consultar Normas Tecnológicas.Consultar: Luis Jesús Arizmendi Barnes. Instalaciones Urbanas. Infraestructura y planeamiento. Tom II. Infraestructura hidráulica y de evacuación de residuos. Librería Editoral Bellisco. Madrid. 1991

  • Drenaje en espina de pez (el colector central de gran pendiente y menor sección asegura la circulación rápida del agua minimizando el riesgo de atascos).

  • Drenaje por zonas.

  • Drenaje longitudinal (para terrenos con pendientes inferiores al 5%).

  • Drenaje Transversal (el colector central de gran pendiente y menor sección asegura la circulación rápida del agua minimizando el riesgo de atascos).

Los sistemas de drenes subterráneos están formados por:Consultar: Luis Jesús Arizmendi Barnes. Instalaciones Urbanas. Infraestructura y planeamiento. Tom II. Infraestructura hidráulica y de evacuación de residuos. Librería Editoral Bellisco. Madrid. 1991

  • Drenes.

  • Colectores.

  • Arquetas (separadas a distancias entre 30 a 100 m).

  • Arquetas de ventilación.

  • Tuberías de ventilación.

  • Cámaras de salto.

  • Pozos de confluencia.

  • Instalaciones elevadoras (cuando sea necesario).

  • Estanques o balsas de retenida (centenares de metros en superficie con profundidades de 1 y 2 m - Método Racional).

  • Depósitos de retención.

La profundidad a la que se deben situar los drenes viene determinada por la existencia de una capa impermeable sobre la que descansan los drenes (40 a 50 cm, como mínimo 100 a 120 cm. como máximo).

A mayor profundidad del dren le corresponde una mayor separación entre drenes.

 

Separación de los drenes en función de su profundidad y de las características del terreno
Tipo de terreno Profundidad 0.80 a 0.90 Profundidad 1.00 a 1.20
Arcilla compacta 7 a 9 m. 9 a 10 m.
Tierra arcillosa 8 a 10 m. 10 a 11 m.
Tierra arcillo-limosa compacta 10 a 11 m. 11 a 12 m.
Tierra arcillo-limosa ordinaria 11 a 13 m. 12 a 14 m.
Tierra arenosa 13 a 15 m. 14 a 16 m.
Tierra turbosa 20 a 40 m. 30 a 50 m.

El dren subterráneo se ubica en una zanja donde se coloca un lecho de material filtrante de 10 cm. de espesor (rodeando al dren) y 25 cm. de espesor por encima del dren.. Los drenes son tubos porosos (de hormigón para grandes diámetros en colectores ), con juntas abiertas o tuberías con perforaciones (de PVC y PE) para pequeños diámetros en drenes. Es frecuente asignar a los drenes secciones que varían entre los 50 mm. a los 300 mm.

Las tuberías de ventilación de los sistemas de drenes se deben ubicar en los extremos superiores de los drenes.

Cuando se asignan diámetros a los drenes se debe tener en cuenta lo que a continuación se expone en la siguiente tablaConsultar: Luis Jesús Arizmendi Barnes. Instalaciones Urbanas. Infraestructura y planeamiento. Tom II. Infraestructura hidráulica y de evacuación de residuos. Librería Editoral Bellisco. Madrid. 1991.

 

Cuadro de características hidráulicas de los drenes
Diámetros de las conducciones Pendientes recomendables en % según los valores de la velocidad
Velocidad mínima (0.2 m/seg.) Velocidad media (1 m/seg.) Velocidad máxima (1.5 m/seg.)
5 cm 0.25 5.5 15
10 cm 0.10 2.5 6
15 cm 0.05 1.4 3.5
20 cm 0.04 1.05 2.5
25 cm 0.03 1.00 2.0
30 cm 0.02 0.85 1.7

Los drenes pueden tener longitudes de 100 a 150 m (nunca longitudes superiores a los 200 m).

Cuando la duración de las precipitaciones es inferior a los 5 minutos suele suceder que la totalidad del agua caída es absorbida por el terreno. Cuando las lluvias duran más tiempo el agua caída comienza a correr sobre el terreno.

Para determinar los volúmenes de aguas de escorrentías que se pueden producir se utilizan diferentes métodos de cálculo entre los que cabe destacar el Método Racional cuya aplicación se explica en la presente página Web.

Consultar: Luis Jesús Arizmendi Barnes. Instalaciones Urbanas. Infraestructura y planeamiento. Tom II. Infraestructura hidráulica y de evacuación de residuos. Librería Editoral Bellisco. Madrid. 1991Utilización de Depósito de Retención. Barcelona.DEPÓSITOS DE RETENCIÓN.

Los Depósitos de Retención se destinan a almacenar grandes volúmenes de aguas de tormenta, cuando ello se hace necesario, para después proceder a su desagüe paulatino a la red de alcantarillado, cuando las precipitaciones han remitido y es posible hacerlo.

Con esta operación de almacenamiento y posterior vertido es posible incrementar el tiempo de duración del vertido, minimizando los efectos catastróficos que podrían producirse de no contar con estos elementos, en el supuesto de que se produzcan avenidas de pluviales extraordinarias.

Los lagos y los estanques pueden servir también para realizar la misión asignada a los Depósitos de Retención, pero el uso de los depósitos cerrados de hormigón armado en el subsuelo de las calles, plazas, parques públicos, etc., facilita el emplazamiento de los mismos en puntos críticos de las redes de alcantarillado como pueden ser:

  • Delante de las Estaciones de Bombeo en el sentido de circulación de las aguas.

  • Delante de las E.D.A.R.

  • Consultar: Luis Jesús Arizmendi Barnes. Instalaciones Urbanas. Infraestructura y planeamiento. Tom II. Infraestructura hidráulica y de evacuación de residuos. Librería Editoral Bellisco. Madrid. 1991Consultar: Luis Jesús Arizmendi Barnes. Instalaciones Urbanas. Infraestructura y planeamiento. Tom II. Infraestructura hidráulica y de evacuación de residuos. Librería Editoral Bellisco. Madrid. 1991Los Depósitos de Retención deben de disponer de un elemento de rebose que permita una fácil evacuación por gravedad a cause natural de los caudales excedentarios.

    Los Depósitos de Retención, también pueden disponer de un aliviadero de crecidas en su extremo superior de manera que el agua en el Depósito (cuando se utiliza sistema sanitario), entre lo suficientemente mezclada (1/5 de aguas residuales por 4/5 de aguas de lluvias), para que no presenten una carga contaminante significativa.

    ESQUEMAS TERRITORIALES DE EVACUACIÓN DE AGUAS.

    Aunque no se pueden plantear unas normas generales para la evacuación de aguas de los núcleos urbanos, si se está dando una tendencia generalizada a separar las aguas pluviales de las aguas residuales para relizar la sistemática depuración de estas últimas antes de proceder a su vertido final en cauce natural.

    También, tal como se viene señalando, se recurre al uso de Aliviaderos de Crecida y de Depósitos de Retención para no desaguar toda el agua de un modo inmediato.

    El uso de Depósitos de Retención se intensifica con el vertido de aguas pluviales, tal como se puede apreciar en los esquemas que se adjuntan.

    PENDIENTES.

    Las pendientes que tiene las conducciones se determinan teniendo en cuenta las cotas de rasante inicial y final de los diferentes tramos de tuberías. Se consideran como valores rasantes los que se corresponde a los de la cota inferior del tubo que son los puntos de apoyo de las tuberías sobre el lecho de arena.

    Interesa por obvios motivos económicos (reducción de movimientos de tierras y uso de maquinarias) que las pendientes de la solera de las conducciones mantenga valores similares a las pendientes longitudinales de la red viaria.

    La organización de pendientes en viales y espacios públicos es similar al contemplado en las cubiertas de los edificios (sistema de limahoyas y limatesas).

    En la red viaria se pueden admitir hasta pendientes del 2 % y el las zonas ajardinadas pendientes del 4% para evacuar las aguas superficiales.

    Tanto las redes de pluviales como las redes de residuales deben mantener los valores de pendientes que se adjuntan en la siguiente tabla:

    TUBERÍAS PENDIENTES %
    Desagües de edificios (Albañales) 2 a 1
    Diámetros de 200 a 300 mm. (Alcantarillas) 2 a 1
    Diámetros de 300 a 600 mm.(Alcantarillas y Colectores) 1 a 0,5
    Diámetros de 600 a 1.000 mm.(Colectores) 0,5 a 0,2

    PRACTICA DE DIMENSIONADO DE RED DE SANEAMIENTO.

    La práctica de dimensionado de Red de Saneamiento se enuncia y resuelve parcialmente en la ficha: I242

    DIAPOSITIVAS.

     


    Actualizado 24/05/10

    ©  Contenido: Pablo Adelto Hernández Ortega