INICIO de editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arquitectónica  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

 Web Institucional www.ulpgc.es  ETS Arquitectura www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa web

  Boletín dCA

Descarga / FTP


Inicio Colecciones  C158 La Construcción en el Período Bizantino Medio.
C Rama Construcción
C1 Rama Historia de la construcción
C15 Rama Arquitectura Bizantina
C151 Rama La contribución Justiniana
C152 Rama Los Períodos Históricos de la Arquitectura Bizantina
C153 Rama El entorno arquitectónico y constructivo previo a Justiniano
C154 Rama La idea de Arquitectura en la Etapa de Justiniano
C155 Rama Reconstrucciones bajo el mecenazgo de Teodora
C156 Rama Planta de la Iglesia Bizantina
C157 Rama Análisis de los Elementos Constructivos
C158 Rama La Construcción en el Período Bizantino Medio.
C159 Rama La Construcción de la tardía Arquitectura Bizantina.

 

El capítulo de La Construcción en el Período Bizantino Medio se desglosa en los apartados: LA CONSTRUCCIÓN EN ARMENIA, LA CONSTRUCCIÓN DEL RENACIMIENTO BIZANTINO EN CONSTANTINOPLA Y EN LA  GRECIA  MACEDÓNICA.

LA CONSTRUCCIÓN EN EL PERÍODO BIZANTINO MEDIO.

Buena parte de los tratadistas, que desde la Historia de la Arquitectura estudian este período, llegado a este punto, suelen agrupar a "Armenia y Grecia" en un único apartado, y aunque, sería más exacto expresar, para esta vinculación, "Armenia y Macedonia", quizás esto se haga así, en pro de que el lector no tenga que recurrir a la búsqueda de mapas históricos que le definan los límites de aquéllas antiguas regiones.

 

 


Nosotros, a pesar de que no pretendemos ahondar, más allá de lo que el rigor nos obliga, en la precisión geográfica y de entender que nuestro trabajo tiene otros fines, en los que las corrientes o herencias constructivas juegan un papel más importante que la propia coincidencia, como resultado final del hecho arquitectónico, no hemos aceptado dicho binomio, en virtud de que, en materia de oficio constructivo, la vinculación más inmediata de Macedonia fue siempre con Constantinopla. La capital del Imperio fue siempre el gran foco de recepción y propagación tecnológica de toda la etapa bizantina.  

Tampoco estamos convencidos de que sea conveniente esta asociación y, menos aún, de que sea necesario vincular tan claramente estas dos localizaciones, Armenia y Grecia, tan distantes en el espacio; a pesar de que es obvio que ambas regiones tuvieron su mejor desarrollo edificatorio en el siglo X y que ambas, decidieron mantener, en sus iglesias, la pequeña planta de cruz inscrita, y de valerse de la trompa para resolver el paso de la planta cuadrada al cimborrio poligonal. Estos pueden ser los argumentos que justifiquen la vinculación que estamos cuestionando. No obstante, la seria construcción pétrea de Armenia y la minuciosa construcción en ladrillo de la Grecia macedónica nos obligaría, enseguida, a dividir este punto en dos apartados.  

Armenia. Planta de la Iglesia de la Santa Cruz de Aght´amar.El período conocido como Renacimiento Bizantino y mejor definido por la Historia General como "Imperio Medio Bizantino", conectado muy rápidamente con la arquitectura bizantina tardía, puede entenderse como el tiempo que transcurre entre la última parte del siglo VIII y los inicios del siglo XIII. 

Un mínimo encuadre en el mapa político del entorno no distraerá, excesivamente, la atención de nuestro sectáreo trabajo. El siglo IX se define como el de las invasiones europeas. Los árabes que habían ocupado todo el Norte de Africa, y que consecuentemente habían tomado, la bizantina ciudad de Alejandría, habían hermanado con España, llegando hasta la margen Sur del Ebro. Tras la muerte de CarlomagnoCarlomagno, Rey de los francos, que había nacido el año 742, fue coronado rey el año 768 y reconocido como el único Emperador de Occidente. Luchó en España contra los musulmanes e incorporó a toda Italia a su Imperio, tras derrotar a los lombardos y dividirla en Ducados. Extendió sus dominios desde el Sur de los Pirineos hasta Sajonia (Dinamarca) y llevó sus fronteras por el çDanubio hasta Dalmacia, ya dentro del Imperio Bizantino y a las puertas de Gracánica y Garicin Grad. Murió el año 814, dejando un sistema legal y administrativo nuevo <Leyes Capitulares> para la Europa medieval., las invasiones vikingas habían llegado hasta Italia tras rodear la Península Ibérica. Persia había sido ocupada, arrasada y dominada, hasta la desaparición, por los árabes que habían tomado en Asia Menor hasta Antioquía; aunque Ctesifonte, se mantenía, religiosamente tolerada, como centro cristiano. Los turcos se habían hecho fuertes en Bulgaria, en la frontera Norte de Macedonia, desde donde continuamente asediaban a Constantinopla. En medio de todo esto, Basilio II, emperador bizantino de la dinastía macedónica, logró acabar, interiormente, con las luchas iconoclastas, y obtuvo el respeto de sus fronteras frente a sus nuevos vecinos.  Se propuso, o soñaba, con restablecer el gran Imperio bizantino. Surge así un nuevo florecimiento del arte bizantino o "Segunda Edad de Oro de Bizancio". 

1.- LA CONSTRUCCIÓN EN ARMENIA.

La vieja Armenia unas veces creída por los persas, parte de su imperio y otras, igualmente estimada por los gobernantes de Constantinopla, como bizantina, siempre supo, alojada en su Cristianismo, mantener una cierta independencia.  

Santa Cruz de Aght´amar. Sillería con labra decorativa, en su exterior.Desde el siglo VII, frente a las grandes iglesias propuestas por Constantinopla, propias de la riqueza de un fecundo imperio y bajo un modelo nada fácil de repetir, Armenia ofrecía un tipo de iglesia cuya planta y cuidada ejecución hemos desarrollado en distintos puntos de este mismo capítulo. Se trataba de una pequeña iglesia con planta de cruz griega inscrita en un rectángulo, bien definido exteriormente, y en cuyo interior, el espacio central se hacía más recogido y empinado, elevándose hasta manifestar una torre central a modo de cimborrio. Aspecto actual de los restos de la Catedral de Ani. Armenia.

Toda la construcción se realizaba en piedra caliza local. Una sillería entre gris y marrón, de medianos y grandes sillares, muy bien escuadrados y casi sin mortero en sus juntas. Los gruesos muros que encerraban en su interior un núcleo de ripios, mostraban al exterior la labra decorativa que hemos descrito en el punto que, anteriormente, hemos dedicado al estudio de las fábricas de la construcción bizantina. Las naves se cubrieron con bóvedas, también pétreas, de cañón, y la torre o cimborrio se resolvió mediante cúpula. Generalmente sobre ella, se superponía un pabellón tan empinado y cubiertos con tejas tan lisas, que puede tenerse como un chapitel. 

Durante los siglos X y XI, la construcción armenia encuentra un gran reconocimiento en base a la coincidencia de un gran número de geniales arquitectos locales, entre los cuales es bien conocido el muy citado Trdat (Tiridate), que puede tenerse como uno de los precursores de las formas de la construcción gótica, pues por primera vez aparecen en la construcción, en la Catedral de Ani, levantada hacia el año 900, elementos como, arcos apuntados descargando, y coincidiendo, en haces de pilares y arcadas ciegas. 

Quizás el elemento más singular y que mejor puede caracterizar a la construcción de las iglesias armenias de este tiempo, es la labra sobre sus planos de fachadas, de una delicada arquería ciega, con finas arquivoltas y no menos delicadas columnas. Así lo muestra la Catedral de Ani, ya citada anteriormente, y el cuerpo alto o cimborrio poligonal de dieciséis lados de la iglesia de San Gregorio, dotado de delgados y esbeltos huecos sobre los fondos de los planos neutros de esta arquería labrada en dicho cuerpo alto. La planta de esta iglesia responde a una cruz griega de brazos muy atrofiados o cortos. También podemos ver, en los restos de la rotonda iglesia del Redentor, de inexplicable estabilidad, una magnífica arquería labrada sobre los muros exteriores de Iglesia de San Gregoria, cerca de Ani. Armenia.los cApunte del aspecto de los restos de la Iglesia del Redentor, cerca de Ani. Armenia.uerpos, alto y bajo, de que constaba esta iglesia. En todos los casos, estas "arcuaciones" o arquerías decorativas se mostraban, observadas desde lejos, como si las iglesias que estamos describiendo, estuvieran envueltas en un peristilo o arquería real. La construcción mejor conservada de estas iglesias es la de la Santa Cruz de Aght'amar, la cual fue levantada hacia el año 914 sobre una planta de cruz de brazos prolongados, los cuales sobresalen del potente cuerpo central.  Este cuerpo central se prolonga y define como un fuerte cimborrio de dieciséis lados, en el que los huecos se disponen extrañamente distribuidos. En el cuerpo de entrada a la iglesia, sobre el que se coloca un "cupulín" con columnas, se abren huecos que muestran arcos apuntados bien señalados, con dovelas pétreas alternadas en su colorido. Sobre la magnífica sillería de las altas fachadas de la iglesia se labraron cenefas de impostas y relieves de la calidad que ya hemos comentado en puntos anteriores.

Si la construcción Armenia no tuvo mayor difusión o aceptación inicial, pudo ser debido a su arrogante propuesta de ejecución totalmente en piedra. Pero asumidas sus formas por la gran mediadora que fue Constantinopla, con su capacidad de asumir y transformar cualquier proceso edificatorio, dejándolo listo para su difusión, se propagó, no sólo en Macedonia, sino por otros muchos puntos del Imperio. 

2.- LA CONSTRUCCIÓN DEL RENACIMIENTO BIZANTINO EN CONSTANTINOPLA Y EN LA  GRECIA  MACEDÓNICA.

En ocasiones se quieren buscar los argumentos inmediatos para justificar la relación directa entre dos localizaciones concretas que usaron formas arquitectónicas y también modos constructivos, similares o comunes. En el caso de la etapa del Cristianismo, incluyendo como tal al arte bizantino, esto no es nada difícil dada la movilidad de estas migraciones. Recordemos que el armenio Romano Lecapeno fue coronado emperador bizantino el año 919. Así, para ver la relación entre la planta de las iglesias armenias y la que se adoptó durante este período medio en la parte Occidental de Grecia, no se requieren grandes esfuerzos, ya que fácilmente puede verse que entre ambas existen vínculos obvios. No obstante, entendemos que estas plantas llegaron a esta parte de Grecia de la misma forma que hubiesen llegado a cualquier otro punto del imperio, donde se generara una actividad constructiva considerable, pero desde luego, pasando por Constantinopla.  Planta (s. X) y sustitución de las columnas (s. XIII). Fenari Isa Camii. Constantinopla

Apunte del estado actual de la Fenari Isa Camii. Constantinopla.De esta manera, varias rutas pueden encontrarse, desde finales del siglo VII, para esta transmisión de formas que quedaron abiertas por la presencia de maestros constructores armenios que trabajaron en Nicea y en Nicomedia; en Constantinopla y en Preslav, así como en Salónica y en Arta. A partir de estos puntos, era fácil que se establecieran modelos suficientes como para que, a principios del siglo X, encontrásemos en la Panagia de Skripou el mismo concepto espacial que en la Catedral de Ani, y que veamos en las iglesias de Hosios Lukas y en la Nea Moni de la isla de Chios, formas propias de Armenia, empleadas trescientos años antes en Santa Ripsimé de Vagharshapat.

Más fácil será comprobar las relaciones entre las plantas de las iglesias de este período, si tomamos como elemento de conexión la  Fenari Isa Camii y, desde luego, la Bodrum Camii  levantadas, ambas en Constantinopla en tiempo de Trdat y del emperador Lecapeno, y desde estas iglesias capitalinas justificamos la Panagia Calkeon, los Santos Apóstoles y Santa Catalina, todas en Salónica, y la tardía Parigoritisa de Arta, entre otras muchas, que muestran coincidencias evidentes. 

La pequeña iglesia situada más al Norte del Monasterio de Constantino de Lips "la Fenari Isa" fue construida hacia el año 908. La planta respondía a una cruz griega en la que el espacio central, siendo el mayor de su planta no llegaba a cuatro metros. Dicho espacio se definía por cuatro columnas marmóreas, que fueron retiradas, o no repuestas, tras una  reconstrucción posterior al siglo XIII, de forma que la triple arquería, de pequeños vanos, que salvaba la luz de dicho espacio central y la de los brazos colindantes de la cruz, quedó sustituida, por dos arcos pétreos, paralelos al eje de la iglesia y de luz igual a la suma de los tres antiguos arcos. No obstante, esta esbeltísima iglesia que debió construirse con materiales de derribo o procedentes de otras construcciones, puede tenerse como una auténtica joya y el más claro ejemplo de la aparición de las iglesias de salón en Constantinopla. 

Planta de la Bodrum Camii y del edificio enterrado o cripta que le sirve de plataforma.Apunte del estado actual del Myrelaion de Constantinopla. Bodrum Camii. (s. X)La iglesia dispone de cabecera tripartita, con tres ábsides poligonales, con antecámaras y nártex, pero incluyendo todas estas estancias, se inscribe en un rectángulo de 16x21 m²., y por encima de su cubierta se manifiestan cinco cimborrios que se corresponden con sus cuatro capillas localizadas en las esquinas de la cruz de su planta y con el espacio central. Este último, siendo el mayor y más alto, se cubre con una bóveda esférica cuyo diámetro no alcanza ni cuatro metros. 

La fábrica de sus muros es de enorme interés y, además del delicado aparejo que ya hemos citado en puntos anteriores, se constituye por una sillería en la que, aunque sus sillares son irregulares y poco aristados, las verdugadas de cuatro hiladas de ladrillos, le confiere un magnífico aspecto. Con todo, a nuestro entender, conserva los elementos más singulares y valiosos de que dispuso la Fenari Isa Camii; nos referimos a las piezas monolíticas, de mármol, con que se resuelven los esbeltos parteluces de las ventanas gemelas, de tres vanos, y de las ventanas del ábside. Todos los elementos verticales están delicadamente labrados con finísimos motivos sasánidas por los que parece no haber pasado el tiempo. 

Si hemos sido breves en la descripción de la Fenari Isa Camii, aún trataremos de serlo más al estudiar la Iglesia del Myrelaion de Constantinopla o "la Bodrum  Camii" en razón de no prolongar excesivamente este trabajo. Esta iglesia que debió ser construida unos diez años más tarde que la que acabamos de describir, hacia el año 920, junto a la residencia de Lacapeno, de origen armenio, tiene una planta muy similar a aquélla; es decir, cruz inscrita con espacio central definido por cuatro columnas, cabecera tripartita con antecoros antepuestos a los ábsides, capillas en las esquinas de la cruz griega y nártex. También son similares las dimensiones de su pequeña planta, que se inscribe en un rectángulo de 11x16 m²., y su notoria esbeltez. Sección en perspectiva del Myrelaion de Constantinopla. Bodrum Camii.

Lo más singular del Myrelaion de Constantinopla es que se encuentra situado sobre un podio creado por otro edificio, resuelto con muros pétreos que muestran claramente su voluntad de servirle de cimentación, con la particularidad de que, esta cripta, resuelve su espacio central con columnas de la misma categoría que las que luce el edificio superior. Es bastante evidente, por su trazado, que no se trata de una iglesia colocada sobre otra preexistente. La razón de este podio se ha justificado en virtud de que Lecapeno quería que la altura del emplazamiento fuese la misma que la cota del terreno sobre el que se emplazaba su palacio.  

La fábrica de la cripta o construcción que proporciona el basamento o plataforma está constituida por una sillería tosca que cada cinco hiladas pétreas intercala un fajeado de cuatro hiladas de ladrillo. La construcción que emerge sobre el podio es toda de ladrillo de hiladas alternadas ocultas. 

Toda la construcción se cubre con bóvedas de aristas, por conformación de lunetos. El espacio central, dispone de un diminuto cimborrio de tres metros de diámetro, y se cubre con una bóveda gallonada, cuyos profundos gallones arrancan desde el nacimiento del cimborrio, lo cual es una singularidad. El espacio central del nártex constituye otra excepción, ya que, extrañamente, se cubre con bóveda de cañón, paralelo a la fachada. Planta de la Panagia Calkeon de Salónica.

Al exterior, se muestra como un conjunto muy recio, con fuertes pilastras circulares a modo de seudocolumnas "patas de elefantes" adosadas. Por encima de la cornisa emergen los piñones de los brazos de la cruz con arcos que por sus proporciones, mantiene la huella clara de la arquitectura de Constantinopla. 

La Panagia Calkeon, terminada ya entrados en el siglo XI en Salónica, desde su cimientos hasta la cubrición de sus cimborrios es una obra claramente constantinopolitana, a pesar de su refinada ejecución y buena conservación. No sólo su planta, que tendríamos serias dificultades para hacer constar sus diferencias respecto a la de la Bodrum Camii, sino que, con su gruesas pilastras circulares a modo de "patas de elefantes", si nos la presentaran vista por su lado Oeste, nos parecería, incluso, superpuesta sobre un edificio inferior. Su planta, es una cruz inscrita que dispone de un cuadrado central definido por columnas y como las iglesias que acabamos de ver en Constantinopla, cada una de sus tres naves dispone de ábside, en su cabecera. 

Planta de la Panagia de Skripou.Planta de la Nea Moni en la Isla de Chios.Que renaciera, en la Grecia macedónica, una vez aceptado el modelo armenio o constantinopolitano, una mezcla tan propia de la fusión de las raíces helenísticas con las formas derivadas de las propuestas de Justiniano y que ella tuviera tanto valor plástico como para que, una vez más, Constantinopla se mostrase noblemente receptora, puede comprenderse fácilmente si se piensa que desde que Constantino fundara Constantinopla y comenzara a tomar cuerpo el Imperio romano de Oriente, Grecia, los Balcanes y la mayor parte de Asia Menor, se vieron obligados a mantenerse como provincias exteriores y a poner sus mejores artesanos al servicio de la capital. Más duro sería el período de dominación turca. Así, un pueblo educado para el arte, se vio durante más de diecisiete siglos trabajando para unos y otros. Durante el período señalado, sólo algunos focos sin cohesión, afloraron al arte. No obstante coincidiendo con el debilitamiento de Constantinopla, ocasionado por la amenaza constante de los árabes y por la posterior llegada de la Cuarta Cruzada, con el saqueo de venecianos y franceses, se produjo en la Ática: Castoria, Arta, Skripou y en Atenas y sus alrededores, una magnífica y minuciosa construcción que los griegos parecen, aún, no querer tener como suya y que sigue pendiente de que un estudio, pormenorizado, la saque definitivamente a la luz. Planta del Katholikon, en Hosios Lukas.

Nosotros que sólo podremos describir aquí, ligeramente, el Catolicón (iglesia de San Lucas) en Hosios Lukas, citaremos sólo algunas de las construcciones dignas de este Período.

Para el comienzo del siglo IX ya se había terminado la construcción, en Salónica de Santa Sofía y probablemente estaría a punto de acabarse la iglesia de la Dormición o Panagia de Skripou. Esta última, construida en piedra con labra decorativa en sus fachadas, se tiene como el mejor ejemplo, si se quiere vincular la construcción de Grecia con la de Armenia. Al final del siglo X se construyó la iglesia de la Theotokos en Hosios Lukas y, en esta misma fecha, se levantaron en Monte Athos, (isla del Norte del Egeo), la iglesia de Caries y el Catolicón, en dicha isla, cuya cúpula es digna de reseñar. Pero fue el siglo XI el momento de la mayor actividad constructiva de Atenas y sus alrededores, durante el cual se levantaron: la Panagia Licodemo; el Monasterio de Dafni, uno de los conjuntos más refinados de la arquitectura bizantina; la Panagia Gorgoepicoos, una joya de la labra en piedra de construcción; San Soter; los Santos Teodoros y la Capnicarea, en el centro de la actual Atenas. 

En este mismo siglo, el año 1045 se levantó la modélica Nea Moni La Nea Moni de Chios es también conocida como El Katholikon de Chios. Su construcción comenzó el año 1042 y se consagró en 1055 bajo el patrocinio de Constatino IX "Monomachos". Sus fábricas, incluyendo los arcos, son una muesta de la construcción local y propia de una isla, se alternan la piedra en mampuestos con la fábrica de ladrillo en una obra mixta sin gran concierto. Parece que quiso ser una iglesia de proporciones moderadas sobre la que, estando muy avanzada su construcción, se decidió recuperar la arquitectura de Constantinopla, colocando un alto cuerpo octogonal que puede calificarse de un enorme y desproporcionado cimborrio. Este cuerpo se adorna con esbeltísimos ventanales cuyos arcos y arquivoltas dibujan un alero ondulante en la, no menos enorme bóveda. Por tod, existe una gran dicotomia entre el cuerpo bajo y el alto y, en toda la iglesia, parece recogerse influencias armenias, caucasianas y constantinopolitanas., en la isla de Quio (Chios); en Castoria se levantaron las iglesias de la Kumbelidiki y de la Anargyroi, cuyas fábricas, fuertes y adornadas, ya hemos reseñado como obra minuciosa de albañilería. También en esta fecha se construyó junto a la iglesia de la Theotokos de Hosios Lukas, el conocido y muy citado, Catolicón (Katholikon) o iglesia de San Lucas.    

El Katholikon de Hosios Lukas.El Katholikon de Hosios Lukas, situado al Sur de la preexistente iglesia de la Theotocos y extrañamente maclado a ella, se levantó sobre la tumba del apóstol, la cual congregaba a gran número de fieles, en razón de su fama como lugar de curaciones y milagros. Es muy posible que fuera el monumento más importante que se construyó en Grecia durante el período bizantino y, sin duda, el más interesante de los que han llegado a nuestros días. 

Su planta responde a una cruz inscrita en la que todos sus brazos parecen querer disponer de tres cortas naves. No obstante, la fuerte compartimentación mediante pórticos a modo de fuertes canceles y la gran interrupción que impone el espacio central, cuadrado, sobre dichas naves, así como las pequeñas dimensiones de las naves laterales con tribunas, hace que el esquema quede un tanto desdibujado. Espacialmente aún es más difícil comprender que realmente tanto esta iglesia como la del Monasterio de Dafni, responden al modelo que acabamos de definir. Por esta razón algunos autores han querido ver en ellas una forma distinta y las definen como de "octógono inscrito", cuando desde su interior el octógono no se percibe de ninguna manera, y los nichos de rincón, cubiertos coApunte del Katholikon de Hosios Lukas.n las medias "bóvedas baídas" que hemos visto en el punto 7.2 de este mismo capítulo, aquí son excesivamente altos y no pueden tenerse más que como una forma de resolver el problema de la transición del espacio cuadrado al cimborrio poligonal. Esta forma o nichos de rincón prestando dicha función, a pesar de su singularidad, no es nada novedosa, ya se conocían desde al menos ocho siglos antes y la vimos en el palacio sasánida de Bichapur. Su particularidad estriba en que admite bien la colocación de mosaicos.  

Volviendo al interior del Katholikon, la fuerte subdivisión a que hemos hecho referencia, junto a los pórticos tripartitos que se interponen entre el espacio central cubierto con cúpula y los pequeños espacios, coronados con bóvedas de aristas, que le rodean, generan un halo de misterio, de manera que pasar de un lugar a otro, a través de los arcos de profundos intradoses, hace que se pierda cualquier relación de subordinación de espacios. 

Mecánicamente, sus muros se encuentran tan perforados que pueden tenerse como una estructura de fuertes soportes, bien contrarrestados por los profundos arcos y por las pequeñas bóvedas de aristas que, perimetralmente, circundan al espacio central. En estos pequeños espacios, así como en el nártex, es fácil descubrir el módulo estructural bizantino heredado de la arquitectura sasánida y, en su aspecto y esbeltez, puede admitirse el vínculo que se quiera y cualquier relación con Armenia. Constructivamente, lo más sorprendente es su magnífica ejecución, siendo particularmente relevante la calidad de sus mármoles, de gran belleza y combinación decorativa, y la manera de ejecutar estos perfectos aplacados.  Atenas. Iglesia de Nuestra Señora de la Pronta Atención Panagia Gorgoepicoos.Planta de la Parigoritissa. Panagia de Arta.

Desde el exterior, además de señalar su magnífica fábrica de ladrillo donde abunda la serreta, fajeando horizontalmente al edificio, a modo de verdugada, queremos entretenernos en destacar la delicada composición de la entrada dispuesta en la fachada Sur, la cual, aunque encorsetada entre desproporcionados contrafuertes de mampostería irregular, se alza como el mejor exponente de la obra minuciosa y de la elegante composición de las que fueron objeto las construcciones griegas de este período, que deberíamos cerrar con el estudio del Monasterio de Dafni y que no haremos en virtud de la similitud con este Catolicón de San Lucas y por no alargar este capítulo excesivamente.

Más tarde, en el período denominado como "Tardobizantino" ya para el siglo XIII, se desarrolló en Arta, entre Castoria y Skripou, una gran actividad que dio como fruto la construcción de la iglesia de Santa Teodora; la Panagia de Arta; la singular Parigoritissa, cuyo cimborrio ya hemos comentado en el punto dedicado a "trompas y pechinas" y, finalmente la iglesia de San Basilio. Durante este mismo período, otros focos destacaron por su actividad edificatoria, imponiendo a sus construcciones rasgos peculiares. Entre ellos, no podemos omitir la ciudad de Mistra, al Oeste de Esparta, en el Peloponeso. En esta ciudad se construyeron las iglesias de los Santos Teodoros y la Pantanassa, o Panatassa, y algo más tarde, la iglesia de la Afentiko, cuyas cubiertas de tejas son dignas de ser estudiadas, como ya hemos señalado anteriormente. También, por esta misma fecha tardía, se levantó en Salónica, la magnífica iglesia de Santa Catalina.

Actualizado 14/03/08

   © Contenido: Francisco Ortega Andrade|