INICIO de editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arquitectónica  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

 Web Institucional www.ulpgc.es  ETS Arquitectura www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa web

  Boletín dCA

Descarga / FTP


Inicio Colecciones  C1431 La construcción Sasánida.
C Rama Construcción
C1 Rama Historia de la construcción
C14 Rama Arquitectura Persa-Sasánida             
C141 Rama La herencia Aqueménida        
C142 Rama El "Iwan" como el Legado Parto
C143 Rama La etapa Sasánida
C1431 Rama La construcción Sasánida    
C1432 Rama Edificios de la Arquitectura Sasánida   
C1433 Rama Elementos decorativos e influencia en la arquitectura Bizantina

 

El capítulo de La construcción Sasánida se desglosa en el apartado: LA CONSTRUCCIÓN SASÁNIDA.

LA CONSTRUCCIÓN SASÁNIDA

La etapa sasánida es, desde el punto de vista de la construcción, el período de mayor investigación de toda la arquitectura persa. Junto con la arquitectura romana, proporcionó, a través de la arquitectura bizantina y musulmana, una variedad de elementos y sistemas constructivos, superior al que ha podido ofrecer cualquier otro momento histórico.

 


La trompa. Elemento más propio de la construcción sasánida.Como veremos inmediatamente, a pesar de la enorme brillantez de la arquitectura aqueménida iniciada por Ciro y Darío, y de la importante fuente que ésta supuso como modelo para la construcción sasánida, no puede, en materia de innovación y de investigación constructiva, equipararse a la que se desarrolló en esta última etapa de la construcción persa. Auguste Choisy comenta en su "Histoire de L'Architecture" que la arquitectura romana y la sasánida se funden para producir la Arquitectura Bizantina; nosotros, limitándonos al estudio de las formas de construir, nos manifestamos totalmente de acuerdo con lo expresado por el profesor francés y en razón de ello hemos creído necesario extendernos en este capítulo, poco estudiado en otras ocasiones.Construcción por niveles en la Arquitectura Sasánida.

Como hemos visto, la propuesta aqueménida más importante fue la cubrición aterrazada derivada de la arquitectura adintelada de sus grandes salas, repletas de columnas, y de sus pórticos perimetrales, abiertos al exterior. La arquitectura parta propuso para su período edificatorio el "iwán" cubierto por la bóveda de medio cañón, la asunción de las formas clásicas y la manera romana de construir.

La arquitectura sasánida a pesar de mostrar sus techos completamente abovedados, siguió dotando a sus edificios de terrazas almenadas, asumió el iwán con total fidelidad, aunque para ello recupero la directriz elíptica para su bóvedas y dejó a un lado la técnica constructiva romana, para adecuar el modelo constructivo a los materiales y medios que, tajantemente, le imponía su localización geográfica y su modelo económico. Con todo, constituye una magnífica síntesis de las tradiciones y sucesos, internos y externos, por las que pasó el Oriente Medio en su último tramo o etapa de transición de la antigüedad tardía a la etapa medieval.

Si Roma investigó sobre el espacio arquitectónico y elementos constructivos, tales como la bóveda de aristas, el rincón de claustro y la cúpula de grandes dimensiones, la construcción sasánida lo hizo sobre las formas constructivas y sus posibilidades de adecuación a los medios y sistemas constructivos propios y heredados, originando la trompa, la bóveda elíptica o la cúpula de igual directriz como formas mecánicamente idóneas en su contexto edificatorio.

La construcción en ladrillo del potente plano que constituye la fachada del Palacio de Ctesifonte ha hecho que en muchos textos nos encontremos, a la arquitectura sasánida, definida como una construcción arquetípica del citado material cerámico. No obstante, en muchas ocasiones, el material básico que conformó sus muros, sus arcos y en ocasiones hasta sus bóvedas, fue la mampostería ordinaria, de mampuestos relativamente pequeños, sin ninguna labra y con gran cantidad de mortero de cal en sus juntas; un agregado o argamasa muy compacta, aparejada muy irregularmente. Podemos ver como hasta los arcos de los nichos de Firuzabad están aparejados con lajas de piedras.Sistemas de contrarrestos internos en la construcción sasánida.

Varios calificativos podríamos atribuirle a la construcción de este período, con el único propósito de establecer una síntesis resumida de su forma de hacer la construcción. Recurren a la "construcción por niveles mecánicos", un elemento arranca de otro constructivamente terminado y estructuralmente equilibrado; de esta forma, el cruce de dos cañones que tanto le gustaba a los constructores romanos con el fin de introducir sus magníficas bóvedas de aristas, es evitado a toda costa, por la construcción sasánida. Esto se comprenderá más fácilmente analizando el salón de columnas del pequeño Palacio de Sarvistán. Son maestros en el "tratamiento del contrarresto interior u oculto"; cualquier muro tenía la doble función de definir el espacio al cual conformaba y, a la vez, tenía que contribuir al contrarresto de los elementos vecinos; por ello, al observar la planta de sus edificios, no debe sorprendernos que algunos muros interiores tomen espesores mucho mayores que los que poseen los muros perimetrales. Esta cualidad que fue asumida directamente por la arquitectura bizantina, es fácil de imaginar en una construcción abovedada que no muestra contrafuertes al exterior. Dominan y conjugan a la perfección el uso de la "trompa, la bóveda de cañón corrido y la pequeña cúpula"La grandeza innovadora de la arquitectura sasánida puede imaginarse fácilmente considerando la ruptura de la tradición que supuso desechar el sistema adintelado de los aquemenidas y desarrollar la riqueza arquitectónica que proponía el espacio abovedado. Su legado a la arquitectura bizantina y a la construcción occidental aún no se ha reconocido suficientemente. sobre el espacio cuadrado, pero todo ello lo veremos seguidamente.

Actualizado 28/03/08

   © Contenido: Francisco Ortega Andrade|