INICIO de editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arquitectónica  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

 Web Institucional www.ulpgc.es  ETS Arquitectura www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa web

  Boletín dCA

Descarga / FTP


Inicio Colecciones  C1146 Las murallas y las puertas de las ciudades etruscas.
C Rama Construcción
C1 Rama Historia de la construcción
C11 Rama Arquitectura Pre-romana
C114 Rama Arquitectura Etrusca
C1141 Rama La cultura
C1142 Rama La vivienda
C1143 Rama La tumba
C1144 Rama Construcción del templo
C1145 Rama La ciudad
C1146 Rama Las murallas y puertas
C1147 Rama La actividad constructiva

 

La presente ficha se desglosa en el apartado de: LAS MURALLAS Y LAS PUERTAS DE LAS CIUDADES ETRUSCAS.

LAS MURALLAS Y LAS PUERTAS DE LAS CIUDADES ETRUSCAS.

Los etruscos construyeron sus murallas bajo el modelo micénico, pero con los mismos planteamientos de improvisación que les caracterizaban. Las primeras fueron construidas mediante una mampostería poligonal ligeramente aglomerada, siempre con piedra local (así la podemos ver en la cerca de Fiésole en Florencia), pero pronto pasaron a levantarlas de fábrica de ladrillo.

 


Puerta del Arco de Volterra.Puerta de Viterbo (Falerii Novi). Siglo III a.C.Puerta del Arco de Volterra.Se trataba de un ladrillo secado al sol o de muy poca cochura, con grandes dimensiones en su tabla, casi cuadrado y de poco espesor. Con todo ello, resultaba una fábrica muy seria y compacta. Restos de cercas etruscas, muy fragmentados, son algunas de las pocas cosas, de origen etrusco, que aún podemos ver en distintas ciudades de La Toscana y que son ciudades que hoy se definen como medievales. De la manera en que hemos dicho, la podemos observar en la muralla de Perusia (actual Perugia).

Hacía el final del siglo III a.C. los etruscos decidieron fortalecer y emblematizar las puertas de entrada de sus ciudades, esto llevó consigo una mejora cualitativa en las fábricas de las murallas, que ahora se construyeron con una sillería muy bien labrada, al menos en un amplio entorno de las puertas. Los sillares se escuadraban perfectamente en todas sus caras y mantenían aristas vivas, y aunque no tenían igual altura ni dimensión, se componían o concertaban de manera que conformaban hiladas horizontales. Se trataba de una fábrica a hueso, enripiada con lajas. Un buen ejemplo lo encontramos en los bastiones que flanquean La Puerta del Arco, en Volterra. Sutrium, Falerii, Tarquinia, Campania, Perusia (Marzia y del Arco), Volterrae (Porta all'Arco) y Viterbo fueron, entre otras, ciudades que tomaron puertas de significativa monumentalidad.Elementos que acompañaban al arco en su decoración. Puerta Marzia en Perugia.Puerta marzia en Perugia.

Recordemos que al tratar, en este mismo capitulo, del arco, lo dejamos aplazado hasta el estudio de las puertas de la ciudades etruscas. Pues bien, el arco de medio punto ha sido el principal motivo para que le dedicáramos el presente trabajo a la construcción etrusca que, inevitablemente, se ha prolongado más allá de lo previsto. Los dos ejemplos que, a nuestro entender, se prestan mejor al análisis de los elementos constructivos que introdujeron los etruscos en estas magnificas construcciones y que pasaron a formar parte, primero, de la Arquitectura Romana y posteriormente de toda la Arquitectura Neoclásica, son las Puertas de Viterbo y la del Arco en Perugia. Esta última conocida como "El Arco de Augusto" por las superposiciones que este emperador introdujo sobre la puerta original; prolongó los bastiones laterales y levantó, sobre el friso de triglifos jónicos de la construcción etrusca, un arco de medio punto dotado de arquivolta y cegado en su fondo. Hoy, sobre la torre izquierda se conserva una logia renacentista con arquería atirantada sobre delgadas columnillas de mármol.

La Porta de Viterbo dispone de un ancho de hueco El hueco de paso constituido por el arco etrusco dispone de una altura libre en la clave, igual a dos veces la luz o amplitud del arco, medida a la altura de la Imposta. con capacidad para el paso de carruajes. Su muro está constituido por grandes sillares de toba calcárea perfectamente escuadrados, de iguales dimensiones (apróx. 80x50x40 cm.), asentados o colocados a hueso y mostrando una magnífica sillería elaborada en un aparejo que, en ladrillo, diríamos de soga-tizón ya que, en cada hilada, se alterna la cara mayor con la menor. Sobre las seis hiladas que componen verticalmente al muro, se asienta la "imposta", una piedra plana salediza que marca los estribos o el arranque del arco de medio punto. La imposta constituye uno de los elementos constructivo que aparece por primera vez en la construcción del Mediterráneo Occidental. En este caso dicha imposta presenta una nacela con listel o filete superior y ,sobre ella, como acabamos de exponer, arranca el arco de medio punto conformado por diecinueve dovelas radiales, todas iguales, (nueve a cada lado de la clave). Estas dovelas que tienen 26,5 cm. en su cara de intradós, 43,4 cm. en la de extradós y algo más de un metro de longitud de la cara radial, son recorridas en su extradós por la "arquivolta", una piedra plana salediza que, igualmente, se asoma con listel y nacela dibujando un arco paralelo al intradós del hueco.

La imposta servía, por un lado, para absorber o disimular las imperfecciones del encuentro entre el intradós del arco y el telar del muro. Por otro lado, para preparar mejor el asiento del salmer o primera dovela del arco y, fundamentalmente para apoyar la cimbra durante la construcción. La arquivolta es un elemento puramente decorativo, cuya misión es la de disimular las irregularidades del encuentro entre las piedra de las hiladas del muro y las dovelas del arco. En la Porta all'Arco de Volterra se marca fuertemente la imposta pero no aparece la arquivolta, con lo cual, se encuentran en vivo las hiladas del muro con las dovelas del arco y todo se muestra menos elaborado, o más puro y primitivo. Pero volviendo a la Puerta de Viterbo, el arco se muestra descargado por encima de sus riñones dado que la cerca no se eleva por encima de esta cota. Carga al arco en riñones y contrarresta o absorbe los empujes laterales del arco en los estribos. La cave o dovela de cierre se muestra decorada por un rostro humano que interrumpe el paso de la arquivolta. En Volterra, la clave y también los salmeres, se decoran con abultados rostros. En Perugia no aparecen estas decoraciones sobre las dovelas, sinPuerta del Arco de Augusto. Perugia. embargo en la Puerta Marzia estos rostros aparecen en las enjutas.

Tanto El Arco de Augusto, en el que el arco etrusco se alza sobre muros de sillares de travertino, levantados en esbiaje, como la Puerta Marzia, ambas en Perugia, se adornan con imposta, arquivolta, pilastras laterales y friso de triglifos o columnillas jónicas. Con todo ello nace "el alfiz" o rectángulo que encierra al arco y "la enjuta" o triángulo curvilíneo definido por la arquivolta y el alfiz. Toda esta riqueza de elementos utilizados por los etruscos en las puertas de sus ciudades, como hemos apuntado anteriormente, pasaron a la Arquitectura Romana y de aquí al Renacimiento y a toda la Arquitectura Neoclásica. También se ha dicho que en estas puertas de Perugia encontraron su origen los Arcos de Triunfo de la construcción romana.


Actualizado 05/03/08

   © Contenido: Francisco Ortega Andrade|