INICIO de editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arquitectónica  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

 Web Institucional www.ulpgc.es  ETS Arquitectura www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa web

  Boletín dCA

Descarga / FTP


Inicio Colecciones  C1144 La construcción del templo etrusco.
C Rama Construcción
C1 Rama Historia de la construcción
C11 Rama Arquitectura Pre-romana
C114 Rama Arquitectura Etrusca
C1141 Rama La cultura
C1142 Rama La vivienda
C1143 Rama La tumba
C1144 Rama Construcción del templo
C1145 Rama La ciudad
C1146 Rama Las murallas y puertas
C1147 Rama La actividad constructiva

 

La presente ficha se desglosa en el apartado de: LA CONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO ETRUSCO.

LA CONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO ETRUSCO.

El templo es la construcción etrusca que más se separa de la arquitectura griega o al menos del templo griego de la etapa helénica. No obstante no es fácil negar que pueda tener relación con el mégaron, a pesar del aire lidio u orientalizante de los primeros templos toscanos.

 


Desde luego, el templo etrusco, nunca tuvo vocación de dotarse de peristilo ni nunca se presentó como una pieza exenta que quisiera mostrarse como elemento volumétrico para ser rodeado. Sólo en contadas ocasiones se sirvió de columnas laterales (Júpiter Capitolino en Roma) y nunca dejó de potenciar su muro de fondo. En ninguna ocasión duplicó su fachada como ocurriera con el templo anfipróstilo griego, y su podio nada tenía que ver con el estilobato helénico. El edificio había perdido fondo respecto al templo griego y la parte ocupada por la cella o cellas más aún. Se manifestó claramente como un edificio unidireccional y frontal de única fachada, pues, sus alzados laterales no fueron tratados más que como costados.

Vitruvio nos proporcionó un magnifico material para el conocimiento del templo etrusco, ya que de estos, sólo nos quedaron escasos restos de podios y cimentaciones, así como algunas maquetas o pequeños modelos realizados en terracota. El arquitecto romano del siglo primero expone en su obra "Los Diez Libros de Arquitectura" lo siguiente:

"La proporción de los templos toscanos en largo y ancho será de seis a cinco. Dividiráse la longitud por el medio, y la parte de adentro será para las naves: la de afuera hacia el frente será para las colunas. Dividase también la anchura en diez partes, de las quales se darán tres a cada lado para las naves laterales, sean separadas con pared, ó seanlo con colunas: las otras quatro partes serán para las naves del medio. El espacio exterior en el pronáo se arreglará de colunas de modo, que haya dos en los ángulos enfrente a las antas de las ultimas paredes: dos en enmedio enfrente de las paredes que estan entre las antas y la nave de enmedio: y finalmente, entre las antas las primeras colunas se irán colocando otras en sus puestos." Libro IV, Capítulo VII "De las proporciones de los Templos á la Toscana. Los Diez Libros deTipos característicos de plantas de templos etruscos. Arquitectura. Vitruvio.

La planta que se ha generalizado del templo etrusco puede encontrar como prototipo la que disponía el Templo de Juno Sóspita en Lanuvium. Donde una doble fila tetrástila de columnas componían el pronaos que ocupaba casi la mitad de la planta y presidía al conjunto compuesto por tres cellas iguales que se alineaban sobre el muro del fondo. De esta tipología de triple cella se nos ofrecen, también, el templo de Belvedere en Orvieto y el de Júpiter Capitolino en Roma. Este último fue el más grande de todos los templos etruscos. No obstante, los etruscos no levantaron sus templos bajo un modelo de planta única, por el contrario, es difícil encontrar dos templos que puedan definirse como perteneciente a un mismo tipo y aunque siempre se dotó de un amplio pronaos, construyeronTemplo etrusco. templos de una sola cella con la misma frecuencia que lo hicieron de tres cellas, para divinidades distintas. Otro tanto podríamos decir del tamaño de su planta que no respondió a ningún tipo de modulación. De una sola naos encontramos los templos de Veyes y Vulci. No obstante, dentro de esta tipología, es frecuente que nos encontremos con la cella abrigada por alas laterales conformadas por muros que se prolongan hasta el frente del pronaos o hasta la mitad de este. De esta última forma nos encontramos el templo de Fiésole en Florencia, ya en la etapa helenística, y el de Portonaccio en Veyes. En otras ocasiones, estas alas que abrigaban a la cella, se constituían por una fila lateral de columnas que terminaban integrándose en el pronaos. De este trazado podemos ver el primer templo de Pirgo. El propio Júpiter Capitolino, que hemos reseñado como de tres cellas, se adornó de columnas laterales según esta última tipología. El templo de Júpiter construido hacia el año 506 a.C. (mitad del siglo VI a.C.) debió presentar casi una altura de 40 m. en una planta de 64x55 m2.Restos de un templo etrusco del siglo III a.C. en Fiesole.

Las características principales de los templos etruscos fueron las dimensiones que tomaba el pronaos, el cual había aumentado sus proporciones respecto a la cella y la pesada cubierta con sus grandes aleros. En Pirgo, donde encontramos también el templo que hemos referenciado en el párrafo anterior como de cella única abrigada de columnas laterales, el Santuario mostraba un pronaos tetrástilo que marcaba un potente porche, desde el cual se accedía a las tres cellas que, adosadas, se alineaban sobre el fondo del santuario. En este templo se daba culto a las tres divinidades: Tim, Uni y Menerva, que más tarde los romanos transformarían en: Júpiter Juno y Minerva. El Santuario de Pirgo levantado 470 años a.C., próximo al mar y a unos 13 Km. de Cervetri, fue saqueado y fuertemente lesionado, cien años más tarde, por la flota griega de Siracusa (año 384 a.C.).Restauración de alzado de un templo etrusco.Restauración de alzado de un templo etrusco.

El templo etrusco sin ser una construcción con intención o vocación de verticalidad, transmitió este deseo, con su podio, al templo romano que la potenciaría de manera definitiva. Se remontó o colocó sobre el citado podium y, para acceder a éste, antepuso una amplia escalinata con la que remarcaba su deseo de manifestarse como edificio de una fachada única o principal ocultando al máximo su trasera y, como acabamos de señalar, desvitalizando a sus alzados laterales.

El podium se mostraba potente y bien definido, construido en sillares pétreos bien escuadrados al menos en el perímetro y en las áreas de asentamiento o descargas de los muros y columnas, recibía a la amplia escalinata "in antis" que se colocaba frontalmente ocupando casi la totalidad del podium. Ambos elementos potenciaban el eje longitudinal del edificio. La escalinata accedía al pronaos porticado que ocupaba casi la mitad de la planta del basamento. Este porche dotado de columnas quedaba abrigado por la cubierta general del templo, que se adelantaba respecto a la línea frontal del mismo sin mostrar discontinuidad entre el citado porche y la nave. Para señalar la entrada, el pronaos tomaba un tejadillo que quedaba abrigado por la cubierta general e introducido dentro del tímpano.Capiteles etruscos de traza jónica u oriental.

Los muros se levantaron de ladrillos secados al sol y era la parte menos cuidada y resistente del edificio y desde luego no estaba en concordancia ni con la solidez del basamento ni con la potencia de la cubierta. Por tanto no hemos de extrañarnos de que algún arqueólogo haya afirmado, a juzgar por las proporciones de los restos, que el templo etrusco fuera construido de madera.

La columna, cuando la sustituyeron por el pilar, la emplearon sin estrías y dotada de basa ática y aunque en un principio utilizaron un capitel dórico El capitel dórico dotado de un baquetoncillo tórico en su parte inferior, pero labrado en la misma pieza del capitel, y no en el fuste de la columna, daría más tarde origen al Orden Toscano. bastante empobrecido y disminuido en su equino, el capitel que definió a la columna del templo etrusco fue el capitel jónico de volutas en las diagonales y al que incorporaron cuatro rostros humanos colocados en los planos entre-volutas.

Armazón etrusco de cubierta.La puerta o puertas de entradas a las cellas, igual que hemos visto en la tumba excavada, se adornaban rodeándose de un baquetón continuo o listel mixtilíneo, colocado a unos treinta centímetros de la arista frontal del hueco y potenciando así la presencia de la entrada. Este recercado de las jambas y del dintel, que mal llamamos alfiz pues éste pertenece al arco, acompaña al diseño de la arquitectura desde aquellos días.Friso del frontis de un templo etrusco.Friso del frontis de un templo etrusco.

La pesada y desproporcionada cubierta volaba sobre el porche a la vez que sacaba amplios aleros laterales. Sus faldones discurrían con total independencia de las partes en que quedara dividida la planta del conjunto. Aunque seguidamente volvamos a la cubierta, señalaremos aquí como factor compositivo y conceptual, la enorme diferencia que existía entre el frontis o tímpano del templo griego que era una parte de la estructura vertical del muro en el cual descargaba la cubierta, y el tímpano del templo etrusco que era una parte intrínseca de la cubierta, sin función estructural o como vacío frontal del armazón soporte de misma, y desde luego, integrado en ella. Es decir, el triángulo decorativo que marcaba las vertientes del tejado, era, en el templo griego, un frontis mural, en tanto que en el templo etrusco constituía un tímpano de plementería de la cubierta. Friso canalón de un templo etrusco.

A diferencia del soporte de la cubierta del templo griego que se constituía mediante pares de tablones acostados en carreras longitudinales, las cuales eran apeadas por pilarillos de madera y donde la viga horizontal no ejercía funciones de tirante. En el templo etrusco el soporte de la cubierta estaba constituido por una autentica estructura de cuchillos o armazones planos de pares y tirantes. En la cabeza de dicho tirante se recibían los pares que se apretaban en clave. Estos cartabones se colocaban muy próximos, en torno a 50 cm. unos de otros, y se arriostraban mediante tablillas longitudinales sobre la que se completaba la tablazón continua. Sobre ésta, se colocaban las tejas de arcilla del mismo modo que hemos señalado para la cubierta de la vivienda y de igual forma que lo vimos para el templo griego.Antefijas de un templo etrusco.Antefijas de un templo etrusco.

La cubierta era el elemento más recargado de decoración. Un potente friso a modo de banda formada por placas de terracota en bajo y medio relieve se colgaba del alero, sobre todo del que volaba sobre el frontis que constituía la fachada principal. Sobre el tejado se colocaban estatuillas figurativas humanas y desde luego no faltaban antefijas de rostros engalanados. Todos estos relieves y figuras de terracota se pintaban de muy variados y llamativos colores.


Actualizado 05/03/08

   © Contenido: Francisco Ortega Andrade|