INICIO de editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arquitectónica  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

 Web Institucional www.ulpgc.es  ETS Arquitectura www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa web

  Boletín dCA

Descarga / FTP


Inicio Colecciones  C1142 La vivienda.
C Rama Construcción
C1 Rama Historia de la construcción
C11 Rama Arquitectura Pre-romana
C114 Rama Arquitectura Etrusca
C1141 Rama La cultura
C1142 Rama La vivienda
C1143 Rama La tumba
C1144 Rama Construcción del templo
C1145 Rama La ciudad
C1146 Rama Las murallas y puertas
C1147 Rama La actividad constructiva

 

La presente ficha se desglosa en el apartado de: LA VIVIENDA.

LA VIVIENDA.

La primitiva casa etrusca dispuso de una o dos habitaciones consecutivas, probablemente a imagen de la cabaña micénica de esquinas redondeadas. Esta tipología la alternaron con el liwán y muy pronto evolucionaron hacia ésta última que era la casa tipo de Anatolia y que disponía de tres habitaciones precedidas de un vestíbulo descubierto.

 


Grupo de casas etruscas (Siglo VII a.C)Más tarde, los etrusco hicieron del patio la pieza fundamental de la casa flanqueandolo con habitaciones laterales. De esta forma quedaron puestas las base no sólo de la casa etrusca con atrio o toscán sino, también de la casa atrio romana.

El concepto etrusco de la muerte y su patética familiaridad con ella, manifestada no sólo en la pintura sino en todas sus manifestaciones artísticas, ha suplido la falta de datos que de su forma de residencia existe. Así la tumba, que fue realizada a imagen de la vivienda, ha sido el documento principal para la reconstrucción teórica de la casa etrusca. Excavaciones recientes llevadas acabo en Vulci (localizada cerca del mar y sobre el Río Fiora), en Volsinii (Bolsena), en Rosselle y en Acquarosa en Viterbo, han puesto al descubierto cimentaciones de casas con atrio y tres habitaciones que han venido a certificar la semejanza entre la vivienda y la tumba.

Para el año 400 a.C. la vivienda etrusca quedaba consolidada para servir de modelo a la residencia, que en Pompeya, evolucionaría hacia la consagración de la casa romana. De esta manera una casa etrusca de familia acomodada se organizaba a partir de un pasillo de entrada, que atravesaba una primera crujía donde quedaban localizados unos cubículos "tabernas" para tiendas y negocios con Planta y Sección de la casa etrusca (Siglo II a.C).acceso desde la calle. Este pasillo llevaba a un espacio rectangular amplio "atrium", a cuyos lados se ubicaban, simétricamente, dos o tres dormitorios. Sobre el fondo se localizaban tres habitaciones adosadas por sus costados, de las que la central "tablinum" era claramente mayor y servía como espacio de recepción y relación. Las dos laterales más pequeñas "alae" albergaban la cocina y los servicios, y servían de paso al pequeño jardín que se disponía detrás de la casa. Toda la vivienda se ventilaba e iluminaba a partir del espacio central, para lo cual, su cubierta mostraba un gran hueco "concluvium" por el que penetraba la luz, el aire y el agua de lluvia de la cubierta que era recogida en el "impluvium", una cisterna o estanque de poca profundidad (unos cuarenta centímetros) y una superficie en planta ligeramente mayor que la del concluvium.

La cimentación fue el elemento constructivo que más disfrutó de la piedra, se realizaba mediante sillares de grandes dimensiones correctamente escuadrados, colocados en seco. En otros casos de la construcción doméstica, se realizaban con grandes mampuestos calzados con tierra arcillosa. En ocasiones, la cimentación se realizó, igual que los muros de carga, es decir, con ladrillos secados al sol (adobe), pero en todos los casos, en su coronación o en el arranque de los muros, se colocaban unas primeras hiladas de mampuestos de piedra tosca.

Los muros de la vivienda, inicialmente se levantaron en piedra, en una mampostería muy irregular de pequeños mampuestos reforzados con madera y aunque no concibieran otro material para la necrópolis y aunque, en base a los restos encontrados, se ha dicho siempre que el etrusco construyo con la piedra local, no fue la piedra sino el ladrillo el material más utilizado por los constructores etruscos, que pronto levantaron sus muros con hiladas de adobe. En todos los casos, los muros quedaban revestidos con barro.

Generalmente las viviendas se localizaban entre medianeras o unidas por más de uno de sus costados, pero, aún en los casos en que esto no era así, pocas y pequeñas ventanas se abrían en los muros exteriores, iluminándose y ventilándose exclusivamente, como ya hemos señalado al describir la función del concluvium, cenitalmente y a partir del atrio.

Los etruscos que desde muy temprano se adiestraron en el trabajo de la madera y que dominaron la construcción de los armazones de techumbre de origen lidio y fenicio, reservaron estas estructuras de cubrición para el templo, en tanto que la cubierta de la casa, quizás por pura concepción de modestia, la resolvían en cobertizo, es decir, a un agua. Ello, a pesar de que al cubrir parte del patio generaban una cubierta de doble crujía que les llevaba a desaguar hacia dos vertientes, una hacia el concluvium y otra hacia el exterior de la casa. Pero como hemos dicho, no resolvían el encuentro de las dos vertientes en caballete o lima coincidente, sino que prolongaban el muro central evitando la cumbrera común. Para ello tenían que elevar el muro intermedio, por encima de la altura que demandara el faldónCasa etrusca hacia el siglo II a.C. cuyo alero terminaba en el compluvium. Esto les permitía crear una artesa central de recogida de lluvia que se embalsaba en el impluvium.

Desde el punto de vista de novedad o singularidad constructiva a señalar en la casa etrusca, hemos de citar el sistema que constituían las dos grandes vigas paralelas que a modo de puente soportaban la cubierta del atrium y que descargando sobre los muros salvaban la luz entre ellos sin soportes en las esquinas del impluvium. Esto, a diferencia de la casa griega que como sabemos situaba soportes o columnas en las esquina del patio. Esta estructura fue conocida, ya en tiempo de los romanos, como el "Cavoedium tuscanicum" Esta estructura o enorme viga que atravesaba el atrio, es el elemento que más ha definido y caracterizado a la casa etrusca..

El conjunto de pares o vigas inclinadas que resolvían el plano inclinado quedaban entregadas en el muro central y apoyadas en las vigas del citado puente, así como en los muros perimetrales. Estas vigas inclinadas se colocaban muy próximas, a una distancia no superior a cuarenta centímetros. Sobre estos pares de maderas se recibían las tablas que componían la tablazón continua y sobre ella, la teja cerámica plana con cobija o cubrejunta angulosa ligeramente curvada. Esto último se deduce del sistema de cobertura empleado en el templo.

En cuanto a la decoración de la casa etrusca, es fácil de imaginar y argumentar que toda ella fuese un alarde decorativo propio de un sistema aristocrático social y religioso. El lujo y lo superfluo debió llenar la morada del etrusco. Los muros se emplastecían para ser pintados y recargados de placas cerámicas decoradas e incluso engalanado con elementos metálicos. El bronce, la plata y el oro debió ser frecuente en la decoración de la casa etrusca, donde los candelabros, platos, sillones y toda clase de mobiliario llenaban casi por completo la capacidad del espacio.


Actualizado 04/03/08

   © Contenido: Francisco Ortega Andrade|