INICIO de editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arquitectónica  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

 Web Institucional www.ulpgc.es  ETS Arquitectura www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa web

  Boletín dCA

Descarga / FTP


Inicio Colecciones  C1131 La Construcción Prehélenica.
C Rama Construcción
C1 Rama Historia de la construcción
C11 Rama Arquitectura Pre-romana
C113 Rama Arquitectura Griega
C1131 Rama Construcción Prehelénica
C1132 Rama Las Ciudades
C1133 Rama El Templo y su construcción
C1134 Rama El Templo y su evolución
C1135 Rama Evolución de los órdenes
C1136 Rama Acabados y decoración
C1137 Rama El edificio público
C1138 Rama El entorno social

 

La presente ficha de La Construcción Prehélenica se desglosa en los apartados de: LA VIVIENDA EN EL PERÍODO ARCAICO, LOS PALACIOS CRETENSES, LA VIVIENDA EN LAS ISLAS CICLADAS Y LA CONSTRUCCIÓN DE LA CASA GRIEGA.

LA CONSTRUCCIÓN PREHELÉNICA.

Recientes excavaciones llevadas a cabo cerca de Sesclo en la provincia de Tessalia (1961-1963), han fechado la existencia de viviendas, al menos, hacia 6.500 años a.C., momento que coincide con el que se fija para la aparición de la cerámica en el entorno griego. Se trataba de construcciones aisladas que se cubrían con pieles de animales sobre una estructura de choza, de ramas muy ligeras.

 


Casa-Megaron. Muros de adobe enfoscado, sobre zócalo de mampuestos.Casa con cubierta vegetal y muros en base a un tapial armado de ramas.En el área de Macedonia y hacia 6.200 años a.C. aparece la vivienda de traza más sedentaria o afincada. Disponía de una gran habitación cuadrada, ligeramente rectangular, con esquinas redondeadas, como única estancia (5x6 m2. aproximadamente). La cubierta vegetal, protegida o aglomerada con barro, se conformaba a cuatro aguas y era soportada por un pórtico longitudinal de troncos, un conjunto de pares, apeados, y correas que debieron ser muy endebles, pues no han soportado el paso de la historia. Ello hace que estos datos pertenezcan más a la especulación que a hechos confirmados. Los muros de barro contenían, en su interior, una estructura de ramas muy bien entrelazadas, probablemente de laurel, cuyos espesores solían alcanzar 50 centímetros.

Hacia 4.500 años a.C. la planta de la vivienda toma forma claramente rectangular, con una antesala o vestíbulo de entrada a través de la cual se accedía a la gran y única estancia donde se localizaba el fuego u hogar, en un poyete que lo separaba del suelo. Con ello, se constituía el mégaron y se ponía la auténtica semilla del templo griego. Estas edificaciones orientaban su entrada hacia el sur y, en ocasiones, se protegían de un porche soportado por dos troncos o columnas de madera. Se accedía por una puerta estrecha que se protegía con un pequeño escalón que servía de control del espacio interior, pues el suelo, se acondicionaba con un lecho de hojas secas. Este peldaño, incluido en el muro no se perdió ni siquiera en el tiempo de la construcción de los grandes templos.

Para estas fechas, la cubierta abandonaba la forma de pabellón o "a cuatro aguas", siempre más rural que urbana y se mostraba con piñón frontal, aunque pronto tomó esta forma, tanto en el frente como en el fondo, de manera que la cubierta se resolvía a dos aguas. Los materiales en base a endebles troncos y ramas ligeras, resolvían, aún, la impermeabilización con elementos vegetales y barro. La pendiente del tejado se hizo más tendida, con lo cual se suavizó la horizontal de la cumbrera y aunque los muros seguían siendo de tapial y, ocasionalmente, de adobe, se protegían en su arranque del suelo con un zócalo de piedra en aparejo irregular de pequeños mampuestos aglomerados con barro.

Ya por el año 3.000 a.C., en Sesclo y Dimini, las casas, aunque exentas, se adosaban por muros de cercas de mampostería enripiada, cerrando patios para el ganado. Empieza así a dibujarse la vida en comunidad de pequeñas poblaciones. En ambos asentamientos se ha encontrado un mégaron que debió disponer de mayor solidez y proporciones que las de las pobres casas de su entorno, en el cual debieron centrarse las celebraciones o reuniones comunitarias. Las citadas cercas dibujaban calles o servidumbres y, las que componían el borde de estos asentamientos adquirían espesores y alturas superiores. En ellas, se levantaban torres cuadradas y potentes, con lo que puedePlanta del Palacio de Festo (levantamiento parcial). Creta. suponerse que estamos ante las primeras fortificaciones. En Troya el mégaron tomó mayores dimensiones y se alargó fuera de lo frecuente, pero dejemos aquí este punto para tomarlo en el que nos ocuparemos del estudio del templo.

En el período comprendido entre los años 2.000 y 1.700 a.C. se produce la llegada y afincamiento de los indoeuropeos, que debieron ocasionar una invasión poco violenta y que aunque favoreció al establecimiento de la lengua y quizás al desarrollo de la cerámica, poco o nada aportó a la arquitectura y a la construcción. De esta manera, la cronología nos obliga a dirigir nuestro estudio, en esta fecha y materia, a Creta y a algunas de las islas del Egeo, donde tras admitir un origen un tanto oscuro para el nacimiento de la arquitectura, se estima que la misma se desarrolló a dos niveles muy distintos. Por un lado, la pequeña vivienda diseminada por la ladera sureste de la isla (asentamientos en la montaña de Vassiliki), y por otro, los magníficos palacios que se constituían como el microcosmo de la vida social y política.

Los primeros niveles de Cnossós y de Festo, que mantienen idénticas tipologías y formas constructivas, se datan, según la arqueología reciente, con anterioridad a 2.000 años a.C. y ello, en base a reconstrucciones observadas sobre los restos arruinados y calcinados que debieron soportar el gran cataclismo de 1.700 años a.C.; después de esta fecha, fueron reconstruidos y ampliados, probablemente por Dédalo, gran conocedor de las artes de construir egipcias. Se inicia entonces una apasionante actividad hasta que, de nuevo, el fuerte terremoto y entrada en erupción de la isla de Thíra (Santorini) ocurrido en 1475 a.C., asolara a casi todo el archipiélago y destruyera los celebres palacios cretenses. Sólo Cnossós tuvo nuevas reconstrucciones parciales sobre sus ruinas. Estas fueron llevadas a cabo por manosCreta. Palacio de Malla antes de 1740 a.C. muy diversas, venidas de la Grecia Continental y de otros lugares, generándose un híbrido que nos permite afirmar que, después del citado desastre, Cnossós nunca fue lo que había sido en el período anterior.

Si los grandes palacios de Cnossós, Festo, Malia y Zacro, tuvieron alguna inspiración externa, ésta deberíamos buscarla en la Mesopotamia de Hammurabi y en el Palacio de Mari, del cual sabemos que disponía de más de 260 habitaciones desarrolladas en torno a grandes patios. Por otro lado, la relación comercial de Creta con aquella ciudad, a través de Siria, es un hecho constatado.

Los palacios cretenses eran complejos asentamientos, ordenados en torno a un gran patio rectangular de grandes proporciones, cuyo eje principal se orientaba en la dirección en que se visualizaba el mar y el campo. En Cnossós el patio era de 26x52 m2., y el conjunto edificado ocupaba un cuadrado de 150 m. de lado. El eje mayor del rectángulo coincide con la dirección Norte, levemente girado al Este, orientándose el menor en la dirección en que las vistas dominan el precioso valle y el mar en su fondo, pues el Palacio Minóico se emplaza en una colina situada al Norte de la Isla. En el patio se realizaban los actos ceremoniales y se han justificado sus dimensiones en base a que, en él, se practicaban determinadas fiestas populares y el salto del toro. Esta estampa fue muy frecuente en la decoración mural de la casa cretense.

Con un trazado de sorprendente ortogonalidad se desarrolla una planta, constituida por un complejoPlanta del Gran Palacio Minoico (1800 a.C.) agregado de espacios cuánticos con circulación de laberinto. Rampas de acceso de fácil control y largos pasillos con fuertes cambios de iluminación y contrastes, llevaban a corredores laterales que pasaban bordeando locales en batería. Sólo el mégaron de concepción abierta, constituido por planos virtuales de gran permeabilidad, creaba un hito referencial de posición. La columna es el elemento propio para la creación del espacio mágico que debía rodear al Santuario, al Tálamo y al Salón del Trono. Así, el mégaron cretense se abría a dos caras y se servía de vestíbulos o atrios, de manera que la sala del tesoro era un auténtico santuario y, a la vez, un trono vigilante.

La edificación tomaba, en general, la altura de dos plantas, aunque en determinados puntos encontraba hasta cinco niveles. Disponía de amplias escaleras que se desarrollaban en tramos distintos y se iluminaban lateralmente por pozos de iluminación. En el nivel del patio se emplazaban tiendas o locales comerciales, talleres artesanales y domésticos, salas de recepciones, santuarios, etc., donde el transeúnte encontraba una actividad que le marcaba el regusto de volver a encontrarse con aquel ambiente cosmopolita. El cretense de la época debió ser romántico e ingenioso y ello se impone en toda la arquitectura Minoica. Hombre misterioso en su interior, no recurre a edificios religiosos mayores y reduce lo íntimo a pequeños espacios a la vez que se muestra abierto al refinamiento y a la elegancia. Se recoge en un trono pequeño después de acceder a él por amplias escaleras con majestuosa llegada. Del mismo modo, gustaba de celebraciones y ceremonias públicas. Sin duda, y como ya hemos dicho, el salto del toro y otros divertimentos lúdicos, que pudo convocar una concurrencia de hasta 100.000 personas, justifican la razón del gran patio.Vista del Palacio de Cnossos después del terremoto de 1475 a.C.

Desde el punto de vista del análisis constructivo, se hace notoria la superposición e influencia de los elementos y las técnicas de egipcios y asirios. Así, son asumidos los revestidos interiores y las formas de pintar y decorar de los egipcios, pero la sensibilidad, el ingenio y, desde luego, la calidad de sus yesos, hace que la decoración mural cretense se convierta en un museo de auténticos frescos.

La estructura de estos palacios era adintelada y se alternaban los muros de fábrica de piedra con los soportes de igual material, así como con las columnas y vigas de madera. Lo que más sorprende al arqueólogo y al historiador es el hecho de que la columna tome la forma invertida (de pata de mueble). La columna invertida es la forma más inmediata de soporte derivada del árbol, donde la parte alta se cortaba en punta para clavarla en el suelo y la horqueta de la raíz o callado se aprovechaba para recibir y encajar a la viga. A nosotros, lo que más debe sorprendernos es la facilidad con que pasaban de la estructura mural a la de soportes y vigas. Así lo hacían a lo largo del recorrido vertical del muro, es decir, cuando necesitaban iluminar escaleras o corredores a través de los patios o pozos de iluminación.

La columna tenía que recoger al ábaco y a la pesada viga mediante un, no menos importante, capitel doble-tórico circular, y así, trasladar el peso mural a un sillar en el que se realizaba un agujero o caja circular que servía para zunchar el pie de la columna y donde ella depositaba sus esfuerzos. Respecto a los soportes, aparece por primera vez el pilar en "doble T" cuya forma permitía que, en el cajeado del alma, se Cnossos. La Gran Escalera.alojara la puerVista del pórtico de acceso.ta al abatirse sobre él. Esta solución fue, más tarde, muy usada por la arquitectura árabe y, formalmente, constituye la base de la circulación por los propíleos. Aquí podemos observarla en los pórticos que se anteponen a la Sala del Trono y a la Gran Escalera en la planta del Palacio de Cnossós.

Las fábricas que conformaban los muros de los palacios eran de piedra, mampuestos aglomerados con barro, y tomaban expresiones o categorías muy diversas. En general, se trataba del aparejo de pequeños mampuestos tomados con barro y colocados manteniendo hiladas.

En ocasiones, trata de tomar mayores pretensiones mediante la ejecución de la mampostería poligonal, siempre mejor compuesta y con menor carga de aglomerado de barro fluido. Estas fábricas se reforzaron con maderos horizontales y verticales a modo de encadenados mecánicos, con un sentido tan claro de su función, que para nuestras construcciones de fábrica, sólo hemos cambiado la madera por el hormigón. Estos refuerzos de madera se colocaban de forma que las esquinas de la edificación quedaban protegidas y los huecos recercados. Las escuadrías de los maderos eran tan importantes como las propias vigas, y la mampostería, tenía tanta carga de aglomerante de barro, que todo quedaba fundido en una fábrica que más parecía Vista Interior de la Gran Escalera.una argamasa que una mampostería. Se pone así de manifiesto la influencia fenicia donde, como en el templo de Jerusalén, la madera se conjuga con el adobe y los mampuestos en una fábrica estructural muy trabada. En Cnossós se alternan las mamposterías descritas anteriormente con una sillería a hueso de grandes sillares bien aristados. Esta se observa en los lugares más nobles, en las partes bajas de la edificación y en las antas y peldaños de las suntuosas escaleras. Las antas y pretiles laterales de las escaleras, son formas que pueden tenerse como originarias o propias de la construcción cretense, pues siempre fue una arquitectura de grandes huecos por los que se asomaba al paisaje y controlaba la llegada de piratas y navegantes.

En cualquier caso, en general, la obra de fábrica pétrea se revistió de pasta de yeso o de mortero de cal para protegerla y decorarla, y sólo la sillería más cuidada se dejaba vista, en un alarde de calidad. No se tenía a la piedra como un material noble, pero sí se tenía como tal, a la piedra trabajada hasta el nivel de labra del sillar aristado. Hemos podido leer que "..sólo las casas de los ricos, mantenían sus fachadas de piedra desnuda".

La pasta de arcilla fluida era el material utilizado como mortero de agarre o de aglomerado de los mampuestos, y raramente se utilizó el mortero de cal para este uso, el cual quedó reservado para el revestido exterior. El material frecuente para el revestimiento interior de los locales era el yeso, que se trabajaba con verdadera maestría. De su calidad, puede decirse que muchos de ellos se han comportado como verdaderos estucos.Detalle de los cuarteles de refuerzo de la mampostería de Cnossos.

El palacio, como buena construcción mediterránea, resolvió su cubierta mediante azotea. En muchos casos, sobre gruesas vigas cruzadas en dos direcciones ortogonales, que ensanchadas, creaban un techo que permitía pasar el problema a un segundo plano, donde los vanos se acortaban y los entramados podían aglomerarse en una losa plana constituida por una argamasa, donde es fácil encontrar el mortero de cal.

No podemos pasar a otro punto sin reseñar aquí, que el nivel que se había diseñado y alcanzado para el saneamiento de los palacios, estaba muy por encima de lo que era habitual en la vivienda diseminada y también esto hace pensar en la influencia asiria, pues toda la edificación estaba recorrida por una gran cloaca subterránea, que proporcionaba un magnífico sistema de saneamiento El saneamiento de las ciudades fue una constante desde los pueblos más a antiguos. Así, este servicio se plantea desde muy temprano en tanto que el abastecimiento de agua, como servicio público, habría de esperar hasta mucho más tarde..

Ya para el año 1.500 a.C., la vivienda en las islas y fuera de los grandes palacios, había encontrado una forma totalmente urbana. Es decir, se acomodaban entre medianeras, alineaban sus fachadas y consolidaban calles y servidumbres. Los focos más desarrollados fueron Malia (Creta) y Acrotiri (Santorini). La casa se desarrollaba en dos plantas e incluso se remontaba con unDetalles de la estructura de una vivienda en las Islas Cícladas de 1500 años a.C.l ático.

En la planta baja se emplazaban los talleres artesanales, las tiendas y los usos más públicos. La planta alta y el ático se reservaban para las habitaciones más privadas. En materia de construcción, de la mampostería enripiada y poligonal se pasó a la sillería y de aquí al ladrillo secado al sol.

Para estas fechas, la fábrica de adobe era la forma de construcción más frecuente y aunque se ha dicho que los muros eran de ladrillos, las piezas prismáticas, de aquella época, no habían sido cocidas y el grado de vitrificación que se ha observado en algunas de aquellas piezas, es debido a los sucesivos incendios que debieron soportar los edificios a lo largo de la historia.

La cubierta era plana y se integraba con el cerramiento en total continuidad. Sobre un entrevigado muy poco separado, se conformaba un plano horizontal de piezas de adobe, sobre el cual se tendía tierra o arena aglomerada con la arcilla fluida.

En todos los casos, la fábrica se armaba y reforzaba con gruesos maderos y, de igual manera, se recercaban las puertas y ventanas abiertas en los muros. Estos huecos seguían siendo de grandes dimensiones, como heredados de la construcción cretense. El mortero de cal era el material con el que, mediante gruesas capas, se revestían las fachadas. En el interior, la pasta de yeso era el material adecuado para recibir la decoración pintada. Más tarde, estos yesos se cambiarían por estucos y, Creta, puede sentirse maestra de la técnica que, a través de Roma, llegó Estructura de una casa de 900 años a.C.a todos los puntos de Occidente.

Con la invasión de los Dorios hacia 1.100 años a.C., la cultura del Egeo que se había extendido desde Asia Menor hasta Sicilia, sufre un período de destrucción, que más que un parón, ocasiona un retroceso en la historia, de más de quinientos años. De manera que hacia el año 900 a.C. y en el tema de vivienda, las estructuras de chozas con cubierta vegetal, de armazones de ramas, levantada sobre muros de adobe tosco, vuelven a ser los elementos propios de la construcción de la vivienda. Volvía a disponer de una sola estancia que ahora solía ser de 3,50x5,00 m2.. El muro de adobe tomaba una cimentación muy ligera, pero se reforzaba, en su base, con un zócalo de mampuestos de piedra tosca. El armazón de la cubierta era también muy ligero, generalmente de ramas de laurel, y se cubría con brezo. Asimismo, las casas construidas hacia el año 780 a.C. en Zagora (Andros) y otras muchas islas, encontraban soluciones constructivas que habían sido superadas en Santorini 800 años antes.

Para el año 200 a.C. puede decirse que la casa griega que había sido adoptada en la moderna ciudad de Priene, y probablemente inspirada en las casas levantadas en Ur, unos 2.000 años antes, se consolida como la vivienda tipo. En ella, se inspiraría más tarde, la casa romana. La casa griega, se desarrolla en torno a un patio cuadrado o ligeramente Planta de la casa griega de 300 años a.C.rectangular, centrado, de unos 30 m2., Interior de una casa de 780 años a.C.y circundado de columnas, al menos en dos de sus lados. Buena parte de la edificación disponía de dos plantas y, la casa, tomaba una superficie construida comprendida entre 200 y 400 m2.

En algunos casos, los muros perimetrales externos eran de fábrica de piedra, pero por lo general, ya todos los muros eran de adobe, es decir, ladrillos aún sin cochura. Columnas y pies derechos sobre zapatas de madera soportaban las vigas de los pórticos del patio y de la galería alta que, a su vez, descargaban una viguería bien escuadrada y colocada a intereje no mayor de un pie, capaz de admitir el apoyo de la longitud de un ladrillo, para formar la primera hoja o capa del forjado.

En viviendas y palacios, durante la etapa minoica, fue muy frecuente la decoración mural, pinturas de clara influencia egipcia, en la que, como allí, dominaban los rojos y los negros resaltados por el blanco y otros colores claros. Aquí, la decoración del paño buscaba, de forma completa la composición del conjunto y quedaba terminada por la dimensión del tema y la presencia de los bordes que la recuadraban, lejos de la individualidad de los elementos. Como ya hemos señalado, los palacios minoicos presentaban, en su decoración, frescos de magnífica ejecución. En la etapa micénica, ya con pleno dominio de las herramientas de hierro, se alternaban la piedra esculpida, con la pintura mural y con los revestimientos y envoltorios de chapa de cobre. Los trabajos en piedra no buscaban su potencialidad en la profundidad del grabado para resaltar el contraste de luz-sombra como ocurría en el Arte Egipcio, sino que la arista, se redondeaba en tanto que se pintaban los fondos, dejando así constancia de la influencia asiria y manifestando su gusto por la masa y el valor del conjunto compositivo.Interior de una casa noble con atrio.

 


Actualizado 26/03/08

   © Contenido: Francisco Ortega Andrade|