INICIO de editorial.dca.ulpgc.es

Departamento de Construcción Arquitectónica  |  Escuela de Arquitectura
Universidad de Las Palmas de Gran Canaria   |   Redacción

 Web Institucional www.ulpgc.es  ETS Arquitectura www.cda.ulpgc.es

Colecciones

Mapa web

  Boletín dCA

Descarga / FTP


Inicio Colecciones  C111 La construcción en Caldea, Asiría y Babilonia
C Rama Construcción
C1 Rama Historia de la construcción
C11 Rama Arquitectura Pre-romana
C111 Rama Arquitectura Mesopotámica
C1111 Rama Periodos históricos       
C1112 Rama Expansión de la construcción
C1113 Rama Características fundamentales
C1114 Rama Los materiales y elementos
C1115 Rama La decoración en arquitectura
C1116 Rama El entorno social tecnológico
C1117 Rama La construcción persa

 

La presente ficha se desglosa en el apartado de: LA CONSTRUCCIÓN EN CALDEA, ASIRIA Y BABILONIA.

LA CONSTRUCCIÓN EN CALDEA, ASIRIA Y BABILONIA.

En la pequeña área definida por los ríos Tigris y Eufrates Períodos históricos: *Babilónico.(2.400/1330) *Asirio (1275/722) *Neobabilónico ó Caldeo (612/580). *Persa (312a.C./651d.C.)  y *Judío.  El año 722 a.C. Sargón II destruye Israel y construye su palacio en Korsabad, a 16 Km. de Nínive. Geografía y aspectos cronológicos: *4000a.C.-Caldea en el bajo Eúfrates y delta Tigris-Eúfrates, ciudades principales: Ur, Eridú, Uruk, Umma y Lagash. *2800a.C.-Acadios, invasores semitas, no introducen modificaciones en la construcción. *1800a.C-Casitas, pueblo  de  las  montañas,  que  introducen  la  escritura cuneiforme y el ladrillo con relieve decorativo. *1600a.C.-Hurritas e Hititas, Período Babilónico, los hititas descubren el hierro 1.300 a.C..  *730a.C.-Asirios, bajan, y aliados con caldeos, originan el Período Neo-babilónico. *606a.C.- Medos, destruyen Niníve y queda excindido el Imperio Asirio. *538a.C.-Imperio Persa-Aquemenide. *312a.C.- Persa-Seleucida. *225d.C.- Persa-Sasánida. *651d.C.- Fin del Imperio Persa que cae bajo los árabes de Mahoma. se desarrolló, desde el inicio del IIIer milenio a.C., una construcción en ladrillo de un grado tecnológico que puede calificarse de sofisticado.

En muchas ocasiones hemos leído que los pueblos que orientaron su construcción hacia el ladrillo fueron aquellos que no encontraron en su entorno materiales más inmediatos, tales como la piedra o la madera.


Es posible que los primeros investigadores y arqueólogos, impresionados por las enormes masas de ladrillo de los Ziggurats y de otras construcciones mesopotámicas, encontraran una justificación inmediata del uso del ladrillo en la ausencia, a primera vista, de piedra y en la falta de bosques que les proporcionara madera de calidad o de adecuada capacidad estructural. Tell, montaña artificial, del Ziggurat de Ur en Caldea

Este uso del ladrillo secado al sol, por carencia de piedra y de madera, sigue repitiéndose en muchos textos actuales, sin mayor argumentación, mientras podemos comprobar que el enorme Ziggurat de Assur, la gran montaña asiria de ladrillos, descansaba sobre varias hiladas de grandes sillares de piedra caliza local bien escuadrados y que toda la ciudad se afincaba al pie de una leve colina de la misma piedra. Si admitimos que este momento, anterior incluso al cuarto milenio, constituye el origen más temprano de las civilizaciones, podremos comprender fácilmente que los medios de extracción de la piedra, la disposición de las herramientas capaces de manipularla y el transporte de la misma, así como la organización necesaria para ello, precisaban momentos tecnológicos más desarrollados. Otro tanto podríamos decir de la manipulación, nada inmediata, de la madera.

Aún tenemos un ejemplo más cercano en el que comprobamos como la tradición constructiva se define por uno u otro material en base a parámetros menos inmediatos, pues tampoco fue la piedra el material más apreciado por los etruscos, a pesar de que en sus tholos monumentales la tallaran para labrar el mobiliario de sus tumbas excavadas. No obstante, podemos decir que para la arquitectura de los vivos estos fueron verdaderos amantes del arco de medio punto y maestros de la construcción de ladrillo, a pesar de que la inagotable cantera de caliza (Carrara) estaba a dos pasos de su asentamiento, en la Toscana italiana.Estela de Ur-namu realizada en piedra caliza. Altura 4,5 m.

Por otro lado, con poco que nos adentremos en el estudio de este pueblo veremos que el sumerio entendió que los elementos fundamentales de la riqueza natural de la Baja Mesopotamia estaban en el limo aluvial, en el betún y en el junco.

Las creencias religiosas del sumerio estaban, desde el origen, vinculadas a la montaña. Así veremos como la construcción de sus primitivos y diminutos templos, debían emplazarse en la cima de una plataforma. Para ello, articular una gran masa arcillosa de cierta representatividad debía presentarse como inmediata y, por esta misma razón, no debe sorprendernos que el molde de fabricar ladrillos, junto con el azadón para labrar la tierra y la rueda se tengan como los primeros inventos del pueblo sumerio y que aparezcan así en las primeras tablillas votivas. Está constatado que el ladrillo, secado al sol, fue inventado por los sumerios con anterioridad al periodo arcaico, predinástico.

Otro tanto podríamos argumentar para hacer comprender el valor del barro argamasado, en la obtención del hábitat, elemento fundamental para la estabilidad de la primitiva vivienda de junco del sumerio del Delta.

Así, la primitiva tradición constructiva se fue consolidando en base al adobe y su evolución tecnológica debió girar en torno a la mejora y perfección de calidad de la pieza prismática. Las estelas relivarias nos muestran, reiteradamente, al rey como constructor, seguido de sus obreros, portando las herramientas del albañil y la cesta de los ladrillos. De entre estas estelas hemos de destacar la afamada Estela de Ur-namu, realizada en piedra caliza de 4'5 m. de altura, en la que en el cuartel Ziggurat de Choga Zanbil (cerca de Susa)segundo se presenta Ur-namu como rey constructor, con la piqueta al hombro haciendo libaciones ante la divinidad lunar (Nannar) que le ofrece la vara de medir y la cuerda enrollada del arquitecto, simbolizando su deseo de que el rey construya un templo. En los pasajes siguientes el monarca aparece llevando al hombro las herramientas del constructor y la cesta de los ladrillos, mientras unos trabajadores suben por las escalas llevando el mortero a otros que colocan los ladrillos.

Consolidada así la tecnología del ladrillo (adobe), que resolvía el arco e incluso la bóveda de las conducciones hidráulicas, es posible que fuera la propia tradición constructiva la que no diera paso al uso de la piedra, por la dificultad de trabajarla y acarrearla más que por ausencia de ella. No obstante, la piedra y la madera, que como hemos dicho requerían otros medios de trabajos y de especialización, estuvieron presente desde los períodos más arcaicos en la cultura mesopotámica, desde muy temprano las puertas de las casas fueron de madera. En el Museo de Bagdad podemos ver, entre otras piezas, la estela de Warca, mostrando los arqueros en la caza del león, labrada en granito y abundantes cuencos, ricamente decorados, labrados en piedra arenisca.

Más tarde, cuando la tecnología entendió a la piedra como material resistente a las deformaciones del suelo y adecuada para combatir la humedad del subsuelo y el deterioro del pie del muro, ésta, pasó primero a la cimentación y después a los zócalos de los edificios.

Los museos alemanes, franceses, británicos y desde luego los estadounidenses están llenos de ricos bajorrelieves, labrados tanto en piedra caliza como en diorita o en precioso alabastro, procedentes de las distintas etapas Algunos asentamientos del entorno mesopotámico.mesopotámicas, no faltando en ninguno de ellos, un par de las enormes placas de caliza gris, mostrando los potentes toros alados de cinco patas que protegían los zócalos y enmarcaban las puertas de los palacios asirios.

Todo lo anterior, viene a confirmarnos que no fue la piedra el primer material que se utilizó en la edificación, al menos en la arquitectura doméstica, y que las razones del uso de un determinado material depende tanto de sus posibilidades de trabajabilidad como de su proximidad al lugar de asentamiento.


Actualizado 25/01/08

   © Contenido: Francisco Ortega Andrade|